ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Si bien la Comunidad de Estados Latinoa­mericanos y Caribeños (Celac)  se ha fortalecido como bloque y dado importantes pasos en aras de la unidad de la Patria Grande, su III Cumbre en Costa Rica, la próxima semana, deberá llamar a acentuar su integración ante nuevos retos y obstáculos, e intensificar su lucha contra la pobreza.

No es una revelación que los sectores más conservadores  y siempre anexionistas de la propia región, alentados desde Estados Unidos y Europa, ven con recelos el avance logrado por Latinoamérica  y el Caribe en los últimos años, fruto del “(…) andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”, como escribiera el Apóstol de la independencia cubana José Martí en su ensayo Nuestra América, pu­blicado en 1891.

Tampoco son noticias los asiduos pujos de los enemigos de la Patria Grande de dividirla, y desestabilizar a las naciones que la conforman, para impedir a toda costa un mayor fortalecimiento de la Celac.

Para nada son casuales la guerra económica impuesta a Venezuela, las acciones subversivas contra Argentina, Ecuador, Brasil y Bolivia, por citar los más atacados, y las campañas mediáticas de que son blancos sus respectivos gobiernos progresistas, defensores a ultranza, junto a Cuba, de la unidad de Nuestra América.

Los contrarios a la Celac pretenden distraer la atención de su objetivo principal, la integración definitiva de la Patria Grande, tratando de generar conflictos nacionales, perturbando el orden interno en diferentes países, y creando eventuales conflictos entre pueblos vecinos.

Esas viejas prácticas de los adversarios de Latinoamérica y el Caribe se han acrecentado en respuesta a los nuevos vientos frescos de independencia, soberanía y unidad que so­plan desde el Río Bravo hasta la Patagonia, y que para algunos son huracanados porque per­judican su hasta muy poco tiempo dominio imperial.

Enfrentar tales retos y sortear los obstáculos que de seguro le serán interpuestos, además de los complejos problemas económicos, sociales y medioambientales que vive actualmente la humanidad, serán las tareas prioritarias que tendrá la Celac en lo adelante para evitar retrocesos.

Su cercana III Cumbre en Costa Rica deberá respaldar a las naciones que hoy son agredidas, apoyar el proceso de negociaciones hacia el fin del conflicto en Colombia, para que la Patria Grande mantenga su premisa de ser una zona de Paz, demandar el cese definitivo del bloqueo a Cuba, y abogar por una mayor cooperación en la lucha contra la pobreza, las enfermedades y por el derecho fundamental de sus pueblos a una vida digna.

Está más que corroborado que los neoliberales y opresores no tienen cabida  ya en Nuestra América, y que únicamente con la unidad de los pueblos y gobiernos cualquier  pretensión  de volver a los pasados tiempos de ignominia serán derrotados.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Francisco Valdés Medina dijo:

1

24 de enero de 2015

09:00:33


Esa Maxima de que(...) Nuestra ämerica ha de andar en cuadro apretado como la plata en las raices de los Andes y de que (...) Los árboles han de ponerse en fila para que no pase el gigante delas siete leguas... Me lleva a recordar un intento de himno que se le ocurrió a un compañero de estudio en los años 60, Su nombre y espero que me perdone usarlo sin consultarlo : Sergio Benitez. escribio, como un himno de América Latina, algo de lo que recuerdo de su composición decia(...) América Latina despierta despierta; Rompe las cadenas de tu esclavitud; Se acavará se acavará la explotación del hombre por el hombre; Y América Latina será simbolo de Paz, Ya la CELAC se declaro Zona de Paz, Ya la nuestra América ha despertado y ya lucha por erradicar el hambre que provoca la explotación desmedida del hombre por el hombre Ojalá te llegue este comentario Sergio donde quiera que te encuentres. puedes sentirte feliz y con sano orgullo .290 Valdés Medina