ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: AP

Un mandatario que propone y un Con­greso que se opone. Así ha transcurrido la presidencia de Barack Obama en Estados Uni­dos. El escenario podría volverse aún más polarizado ante la toma de posesión esta semana de un órgano legislativo mayoritariamente republicano.

Durante su primer periodo en la Casa Blanca Obama intentó trabajar de conjunto con el Capitolio, pero tuvo que enfrentar a un grupo de legisladores que pusieron sus intereses personales por encima de los deseos del pueblo estadounidense, e incluso por encima de los intereses hegemónicos del Estado.

Ahora que ni siquiera cuenta con el apoyo de la mayoría demócrata en el Senado, Oba­ma tendrá que usar sus facultades ejecutivas para hacer avanzar su agenda y cumplir las promesas pendientes.

En este contexto, el tema de las relaciones con Cuba se presenta como uno de los campos de batalla en Washington para este año.

Muchos demócratas, algunos republicanos, sectores de negocios, la opinión pública y la inmensa mayoría de los países del mun­do, apoyan el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba.

Pero no habrá normalización mientras exis­ta bloqueo, y, como consecuencia de le­yes co­mo la Helms-Burton, eliminarlo depende del Congreso, lo cual podría convertir el asunto en un laberinto de votaciones.

Vale aclarar que aunque los republicanos son por lo general más conservadores, los partidos en Estados Unidos no son ideológicos sino electorales. Así, al interior de cada uno pueden coexistir varias tendencias.

Por ejemplo, entre quienes apoyaron activamente a Obama durante las negociaciones con Cuba está el senador republicano Jeff Flake. No basta saber que un legislador sea republicano o demócrata para imaginar sus posiciones.

Para ser más precisos hay que estudiarlos caso a caso. Algunas de las declaraciones que se pueden rastrear hasta el momento dan pistas sobre la guerra que se avecina.

El presidente de la Cámara de Repre­sen­tantes, John Boehner, dijo que las relaciones con Cuba “no deberían ser revisadas, mucho menos normalizadas”.

Como era de esperar, las reacciones contrarias más altisonantes fueron las de los legisladores de origen cubano, con los argumentos de rutina.

El senador Marco Rubio, uno de los posibles aspirantes a la candidatura republicana para las elecciones generales del 2016, dijo que el anuncio de Obama era una “concesión a la tiranía cubana”.

La congresista Ileana Ros-Lehtinen advirtió que “la Casa Blanca intenta normalizar las relaciones con Cuba sin la aprobación del Congreso; puede ser una violación directa de la ley Helms-Burton”.

Su colega Mario Díaz-Balart dijo que “el presidente Obama no duda en apaciguar y ofrecer concesiones a una dictadura brutal que se opone a los intereses de Estados Unidos en cada oportunidad”.

Por su parte, Bob Menéndez, también de origen cubano aunque demócrata, declaró en una entrevista reciente con CNN que cree difícil la aprobación por parte del Senado de un futuro embajador para La Habana.

Con el paso del Congreso a manos republicanas Menéndez perdió su puesto al frente del Comité de Asuntos Exteriores, aunque sigue siendo parte de él. El nuevo líder de ese grupo, Bob Corker, fue más moderado en sus declaraciones, y solo dijo que estaría “examinando de cerca” las implicaciones de la nueva política de la administración hacia Cuba.

Al interior del Congreso no solo actúan legisladores sino representantes de sectores económicos y lobbies, algunos de los cuales apoyan el avance hacia una futura normalización de las relaciones.

“La comunidad empresarial en Estados Unidos da la bienvenida al anuncio”, dijo el presidente de la Cámara de Comercio, Tho­mas J. Donohue, quien visitó La Habana el año pasado. Agregó que la apertura al diálogo y a los intercambios comerciales traerá beneficios mutuos.

Del tema cubano no solo se estará hablando en los pasillos del Capitolio, sino que ya ha empezado a formar parte de las adelantadas campañas presidenciales para las elecciones generales del 2016.

Así, el exgobernador de Florida, Jeb Bush, dijo que en lugar de levantar el bloqueo él preferiría reforzarlo.

El senador Rand Paul, uno de los líderes del Tea Party, ha expresado poco sobre el tema, pero sus posiciones en política exterior tienden a parecerse a las de su padre, el excon­gresista Ron Paul, quien se pronunció en reiteradas ocasiones contra el bloqueo.

Por su parte, la probable aspirante a la candidatura demócrata, Hillary Clinton, ha insistido en que está a favor de la normalización de las relaciones.

Mientras, habrá que seguir de cerca durante los próximos meses lo que se avizora como un año de acción en Washington.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Filipe Santiago dijo:

1

9 de enero de 2015

02:48:10


El Pueblo de cuba es generoso y victorioso y merece un lugar en la historia y en la gloria, El mundo internacional apoya la inquebrantable lucha de su Pueblo, Hasta la Vitoria Siempre F Santiago, Republica de Angola-Caimaneros

sergio linietsky rudnikas dijo:

2

9 de enero de 2015

09:09:41


Es posible que no haya problema alguno. Todo depende como los topicos sean presentados, analizados y desmenuzados. Depende de Quien sea nombrado Embajador de Los Estados Unidos en Cuba y quien sea nombrado Embajador de Cuba en Los Estados Unidos. Depende de La Camara del Comercio de Los Estados Unidos. Depende de Jose Serrano y Charlie Rangel. Depende de demostrar que Cuba es un Pais Amigo que se actualiza. Depende de invitar amistosa y diplomaticamente a factores que si vieran por sus propios ojos pudieran tener opiniones mas coherentes y progresivas. Se necesita actualizacion por todas partes, despues de 54 anos de Guerra es dificil entrar en una discusion sensata. Yo diria se requiera de Amor. --Se requiere tener en cuenta que la Guerra y La Clandestinidad no ayudan a Nadie. No seria dificil demostrar que Cuba no es un espejismo, con una nueva actitud aunque no sea dificil comprenderlo se pudiese lograr unanimidad total en el Congreso si se proyecta con Buena Fe los mejores intereses de Cuba y Los Estados Unidos.

Roberto dijo:

3

9 de enero de 2015

10:33:34


Hay que tener cuidado,el gringo no dejara de querer apoderarse de Cuba y destruir los logros de la revolucion. El CONGRESO de los ESTADOS UNIDOS es tan cruel,criminal y brutal como los genosidas del mundo.

wilber dijo:

4

9 de enero de 2015

11:42:27


soy optimista, sin dejar de percibir, que habran obstaculos a esa normalizacion, despues de tantos años de confrontacion politica y de agresion, mas en ese congreso cuya mayoria ahora es republicana, existen muchos de ellos que estan a favor de normalizar y levantar el bloqueo hacia cuba. Si se logra normalizar y levantar el bloqueo contra cuba, eso tambien repercutira en la solucion de muchos confictos antiguos q aun existen como el conficto en colombia, palestina, india y paquistan y otros. porque muchos se miraran en ese espejo.

Isabel dijo:

5

9 de enero de 2015

11:48:15


Con mucho agrado recivimos todos los cubanos de la Isla la buena nueva de las relaciones de Cuba con los EEUU, ojala que el congreso Amaricano entienda que por solo un grupo minoritario de cubanos arrepentidos no analicen que las cosas pueden cambiar para ambos paises, no puede ser que solo esas personas manejejen una nación, donde están las personas de bien, las que analizan, las que saben que los cubanos somo y seremos fieles a la causa, Isabel