ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Mikhaíl Kamynin, embajador extraordinario y plenipotenciario de la Federación de Rusia 

Rusia es un gran amigo de Cuba, aseguró, en entrevista a Granma Internacional, Mikhaíl Kamynin, embajador del país euroasiático en La Habana al significar el estado de las relaciones bilaterales en la actualidad.

“Nuestros países ocupan posiciones semejantes acerca de los temas claves de la palestra internacional y están defendiendo conjuntamente los principales valores de la humanidad”, dijo el diplomático en alusión a los más de 50 años de restablecimiento de los vínculos fraternos, cumplidos precisamente en mayo último.

Consideró que este tipo de alianza beneficia a otros países porque “somos portadores de valores auténticos y claros, ejemplo que sirve a otros gobiernos y por eso nuestras filas son cada vez mucho más amplias”.

Mikhaíl Kamynin mencionó los diferentes acuerdos bilaterales firmados en los últimos años en materia petrolera e hizo referencia a las corporaciones rusas Rosneft y Zarubezhnetf que tienen convenio con la cubana Cupet (Unión Cuba Petróleo). Ambas compañías desarrollan proyectos de exploración de crudo y prevén la creación de una base logística en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, a 45 kilómetros al noroccidente de La Habana.

Otros intercambios entre los dos países se dan en diversos sectores de la economía, ciencia, educación, farmacia, cultura, turismo, aduana, telecomunicaciones, radiocomunicaciones, espectro radioeléctrico y la actividad postal, entre otros.

“Hay muchos planes de trabajo conjuntos tanto bilaterales como en los bloques integracionistas regionales. Hago referencia también a los acuerdos para las producciones en plataforma marítima. Cuba es el principal importador de los aviones modernos civiles rusos. Tenemos acuerdos y programas de cooperación en diferentes esferas de la vida civil”, dijo Kamynin.

La historia de los nexos ruso-cubanos se remonta a más de un siglo atrás, cuando en 1829 el emperador Nicolás I fundó el primer consulado ruso en la capital habanera. Por aquel entonces se evidenció un creciente interés en efectuar transacciones de carácter comercial.

Tres jóvenes rusos -Piotr Streltsov, Eustafi Konstantinovich y Nikolai Melentiev- combatieron en las tropas mambisas por la independencia de Cuba al lado del mayor general Antonio Maceo.

En julio de 1902 ambos Estados establecieron relaciones diplomáticas plenas como resultado del intercambio de cartas credenciales entre el primer presidente de Cuba, Tomás Estrada Palma, y el emperador de Rusia, Nicolás II. Por esa época ya era una práctica que los rusos adquirieran en la mayor de las Antillas azúcar y tabaco.

Las relaciones diplomáticas entre Cuba y la Unión Sovi ética se iniciaron en octubre de 1942, con una importante proximidad durante el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, en apoyo al país de los soviets en su lucha contra el fascismo y la Alemania de Adolfo Hitler. El Ejército Rojo contó con valerosos cubanos en sus filas y muchas fueron las obras sociales del pueblo caribeño para enviar al frente avituallamiento y otros productos.

Poco después, al desatarse la Guerra Fría entre Occidente y el Este, la dictadura militar del general Fulgencio Batista, bajo la égida de los Estados Unidos, provocó el 2 de abril de 1952 la ruptura de relaciones que serían restablecidas el 8 de mayo de 1960 tras el triunfo de la Revolución. A partir de ese momento devinieron en ejemplo elocuente de cooperación activa y multilateral, basada en la amistad y la simpatía mutuas.

En la década de los 90 tuvo lugar un decrecimiento en la cooperación económica, condicionado por la coyuntura histórica del momento; pero hoy esa etapa se ha superado definitivamente, y las relaciones están basadas en la igualdad de derechos y el beneficio recíproco, o sea, existe una alianza estratégica de provecho para ambos países.

El Embajador concluyó su diálogo recordando la creación de las organizaciones de solidaridad (Ruso-cubana y Cubana-rusa) entre ambos países fundadas por el cosmonauta Yuri Gagarin y el líder revolucionario Ernesto Che Guevara, las cuales “estimulan el espíritu de amistad y fraternidad entre los pueblos de nuestros dos países”.

En diferentes tribunas internacionales el Gobierno ruso ha mostrado su postura contra el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la Isla caribeña. También ha exigido la inmediata liberación de Los Cinco antiterroristas cubanos presos injustamente en cárceles norteamericanas. En la actualidad, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero continúan cumpliendo la injusta sentencia; mientras sus hermanos de lucha -René González y Fernando González- ya se encuentran en Cuba, después de culminar íntegramente sus severas condenas.

En el país euroasiático laboran tres sociedades de amistad, 32 filiales y 30 organizaciones independientes en apoyo a la Revolución cubana, más 26 comités por la liberación de los patriotas cubanos presos en Estados Unidos.

En el Parlamento ruso se aprobaron de forma unánime resoluciones contra el injusto bloqueo y en apoyo a Los Cinco. De ahí las palabras finales de Mikhaíl Kamynin a Granma Internacional: “La solidaridad es un emprendimiento de las realidades, una forma excelente para seguir trabajando conjuntamente en los intereses comunes en beneficio de ambos países”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.