ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: El País

El Congreso de Diputados de España aprobó este miércoles la ley que oficializa la abdicación del rey Juan Carlos a favor de su hijo Felipe y rechazó una propuesta de referendo para decidir entre monarquía y república.

La propuesta, presentada por el Gobierno, recibió 299 votos a favor, 19 en contra y 23 abstenciones, mientras siete diputados se ausentaron en el momento de la votación.

Previamente fue rechazada la propuesta de referendo con 301 votos en contra, 26 a favor y 21 abstenciones.

La sucesión a favor del Príncipe de Asturias, quien reinará con el nombre de Felipe VI, deberá ser ratificada el próximo día 17 por el Senado, tras lo cual se procederá el 19 de junio a la proclamación del nuevo monarca, reseña Prensa Latina.

En la sesión plenaria se dieron dos debates, el primero referente al procedimiento y en el que se fijó la posición de cada grupo sobre la tramitación urgente y la lectura única del proyecto. En tanto, el segundo debate fue directamente del contenido y contó con la intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El presidente del gobierno español, defendió la figura del Rey, además de recordar que la forma política de Estado no está en el orden del día, España es una Monarquía Parlamentaria", en respuesta a quienes exigen la convocatoria de un referéndum sobre la monarquía.

El proceso fue avalado por los partidos Popular (PP) y Socialista Obrero Español (PSOE, que controlan más del 80 por ciento del Congreso de Diputados, y otras organizaciones menores.

Dos diputados del PSOE rompieron la disciplina del partido y se abstuvieron en la votación de la ley que oficializa la sucesión, en tanto votaron en contra Izquierda Plural y varios partidos regionales. El presidente del gobierno y del PP, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, argumentaron su voto a favor con el respeto a la Constitución de 1978 y el carácter de estabilidad que le atribuyen a la Casa Real.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, en tanto, defendió un referendo para sustituir con las urnas, dijo, el derecho de sangre que sustenta la sucesión monárquica.

La jefatura del Estado la hereda un señor como si fuera propiedad privada; ¿Y el pueblo que opina? ¿No dice la Constitución que la soberanía reside en el pueblo?, expresó Lara, quien consideró que la sucesión intenta sostener una dinastía decrépita.

La propuesta del referendo cuenta con el respaldo de 62 por ciento de los españoles según una encuesta reciente y es apoyado desde el anuncio de la abdicación por manifestaciones públicas en más de 60 ciudades españolas.

Partidos de la izquierda española pedían un referendo para decidir la continuidad de la monarquía. Foto: El País
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Onesimo Mejía dijo:

1

11 de junio de 2014

10:22:24


Así es como se hace respetar la constitución y las leyes aplauso

Pablo LML dijo:

2

11 de junio de 2014

11:45:17


En España, partidos políticos como el PP, Psoe, PNVasco y CIU, cuando votan algo, no hay un voto individual de diputado por diputado; es el voto del partido pues se impone una disciplina que se paga si se incumple, con multas económicas. Además de pensar que en España hay una mayoría que quiere monarquía, este traspaso de poder se pactó con dos personas, uno el líder del PP y el otro, el líder del PSOE. Los demás diputados de cada partido, a callar y a obedecer. ¿Por qué se han dado prisa en hacer esto ahora? Sencillamente porque se avecina una primavera a la española, que seguramente, enmendará esta democracia imperfecta que tiene el país. Cuando en Cuba alguien mira a las democracias europeas como modelos a seguir, que sepan que también es para no seguir.

frank mcdallas dijo:

3

11 de junio de 2014

12:14:57


Espana tiene en estos momentos historicos, la oportunidad de salir hacia delante eliminando esa partida de mantenidos que pueden hacer lo que le plasca con inmunidad absoluta. Eso es un atraso de la edad media.

Armando Cardona dijo:

4

11 de junio de 2014

20:46:12


Pablo LML, cada país tiene el modelo político y parlamentario que mejor se ajusta a sus circunstancias. Es como todo, el modelo español tiene cosas que acaso puedan ser de aplicación en otros lugares y otras cosas que quizás no. Yo personalmente disfruto mucho el debate político español, tanto dentro como fuera del Congreso de Diputados, se nota un verdadero intercambio de opiniones diversas entre representantes de diferentes corrientes sociales y políticas. También creo que se debe dar paso al referéndum sobre la monarquía, eso no le hace ningún daño a nadie, excepto que se tema un triunfo --poco probable según las encuestas-- del movimiento hacia una tercera república. Para Cuba es impensable una monarquía constitucional, pero en España hay una larga tradición monárquica, aunque creo que a la larga desaparecerán todas las monarquías porque en el fondo el modelo republicano es más democrático. No obstante, decidirlo les toca a los españoles.

Karel dijo:

5

12 de junio de 2014

01:57:24


En 1931, tal y como el Primer Ministro le dijo cariacontecido al rey Alfonso: ¿Qué Ud. quiere, Su Majestad, si España se acostó anoche monárquica y se despertó republicana esta mañana? El rey se vio obligado a abdicar (sin sucesor, simplemente abdicar), y después de una bravata extemporánea y medieval, abandonó el tablado político. Comenzaba la II República. A eso siguieron las medidas republicanas de Azaña y en su contra la reacción. En 1934 llegó, con el triunfo temporal de las CEDA, el llamado Bienio Negro, que eliminó muchas de las medidas modernizadoras y democráticas. Pero en 1936 el Frente Popular (coalición de izquierda) obtuvo una mayoría abrumadora y las reimplantó. Regresó Azaña al poder, para después tomarlo Largo Caballero y al final Negrín, ya en plena Guerra Civil. Ese mismo año se alzaron Franco y su funesto "general radio" contra la República, con el apoyo descarado y masivo de los fascistas italianos y los nazis alemanes. Mientras, las potencias occidentales clamaban la "no intervención", o sea, dejen que los fascistas se encarguen de esos insumisos españoles y los masacren a su gusto. Sólo la Unión Soviética hizo algo (muy incompleto y con mucho sectarismo partidista, algo típico del estalinismo) a favor de la asesinada II República Española. La monarquía actual es la herencia "moderada" y "suavizada" del franquismo, les guste o no, y fue el propio Franco quien preparó ese régimen. La intentona golpista de entonces, "abortada" por el propio rey, siempre pareció una maniobra teatral. Ahí empezó el sistema de dos cabezas, que al final son una sola. El Partido Socialista Obrero Español tiene un nombre muy bonito que es sólo eso, el nombre. De obrero tiene lo mismo que tengo yo de cosmonauta, o sea, nada. Para qué hablar del PP, que llevó al poder a un gobernante de corte fascista y rabioso como Aznar. Es un clásico modelo bipartidista de "democracia representativa", o sea, en representación de los clanes millonarios de España y aún en contra de España y a favor de transnacionales que extienden sobre ella sus tentáculos. La opinión verdadera está en las calles, y tiene tres colores: gualda, oro y violeta, y son colores que vienen desde la época de Riego, época heroica, al igual que la heroica aunque trágica época de Majadahonda, Manzanares, Belchite y Guadalajara. La democracia de los millones nunca será democracia verdadera porque lleva en sí implícita la desigualdad de oportunidades reales. El otro ingrediente de peso está en la larga dominación de los medios sobre una población sometida a una avalancha permanente de propaganda deformada y mucha banalidad comercial. Sucede que cuando una población tiene una relativa bonanza, se adormece y deja que la exploten. Pero cuando la ultraderecha aprieta las tuercas al pueblo, entonces la reacción llega, más temprano quie tarde. Por ahora, la abdicación de Juan Carlos es sólo pasar el collar del gato a otro gato. Una familia real, incluso en tiempos de imperialismo globalizado, es un anacronismo ofensivo para los cerca de 5 millones de desempleados que hay en España (quizás me quede corto). Para qué hablar de la "pensión" de la Infanta... ¡Viva la III República Española! Y que venga con paz, por favor.