ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Francia conquista su segunda Copa del Mundo. Foto: Getty Images

Y llegó la final, el partido número 64 tras un mes de fútbol y más fútbol. Sobre el césped del estadio moscovita Luzhniki dos equipos con realidades bien distintas. Francia, con un plantel joven y redondo; Croacia, integrado por hombres de experiencia, forjados a puro coraje. El duelo de la finalísima, el que todos desean jugar, estuvo a la altura de las expectativas, siendo Francia la dueña absoluta y merecedora de Moscú.

Dos años atrás, en la Eurocopa 2016, los galos, en su propia casa, vivieron el trago ingrato de la derrota cuando el portugués Éder «apagó» con su gol en el tiempo extra a la Ciudad de la Luz. De ese fracaso aprendió «Les Bleus», no podía ceder otra vez ante un plantel de menor pegada. El 4-2 conseguido este domingo frente a Croacia reflejó la contundencia y solidez de Francia en toda la Copa Mundial de Fútbol Rusia 2018.

Hubo abundancia de goles para deleite de los aficionados, pero también dijo presente el buen fútbol, la valentía y el talento. Los 22 protagonistas regalaron un choque de altura con Francia justificando su grandeza, mientras Croacia, como un gladiador, se resistió hasta el final para aceptar la inmerecida derrota.

Advertimos antes de comenzar el Mundial que los galos disponían de tres armas de lujo para ser campeones. La velocidad de Kylian Mbappé, la habilidad de Antoine Griezmann, y el despliegue físico de Paul Pogba. Ellos tres aparecieron en el momento más trascendental para llevar la añorada copa a lo alto de la torre Eiffel.  

Lo de Mbappé pinta en serio y será para largo rato. El joven jugador que aún no cumple 20 años de edad no tuvo nervios para entrar al partido y, a golpe de velocidad, martilló a la lenta zaga croata, la cual no encontró fórmulas para detenerle sobre el campo. Su gol al minuto (65') reafirma que es un futbolista en ascenso y que lo tiene todo para tallar su nombre al lado de los grandes de este deporte.

Si tenemos que señalar a una figura que hizo un mundial en ascenso ese tiene que ser Paul Pogba. No comenzó bien, pero hizo un trabajo superior en cada encuentro. Para la jornada cumbre dejó la vida sobre la cancha, cuando los croatas tenían el dominio de la zona medular. Peleó por el control del balón y lo distribuyó con criterio a sus colegas. Su diana al 59' ofreció la tranquilidad que buscaba su técnico Didier Deschamps.

Griezmann ha sido catalogado como un futbolista no apto para los grandes escenarios, según vaya a saber el criterio de qué «especialista». El fino atacante vendió una falta de Marcelo Brozovic que nunca existió y de la cual nació el primer gol, al tocar el balón con la cabeza sutilmente Mario Mandzukic (18') rumbo a su meta. Veinte minutos después, Griezmann certificó la ventaja desde el punto penal y se exorcizó frente a sus propios demonios.

Croacia olvidó las tres prórrogas jugadas en este Mundial. Tomó el control del partido desde el inicio, aunque le faltó mesura a su ataque frente a una ordenada defensa azul. No se cansó de pelear aún cuando estuvo 1-4 debajo. Buscó e intentó con fuerza y garra hacer un milagro que flotó durante unos efímeros minutos en el cielo del estadio Luzhniki.

Los goles de Iván Perisic (28') y Mand­zukic (69') mostraron el talante de una plantilla que remó casi siempre a la contra, para terminar llevándose el aplauso y la admiración de millones de personas al sacar fuerzas cuando todas las quinielas advertían que no existía energía para encarar otros 90 minutos.    

Las palmas para el entrenador Deschamps, por redondear su equipo con los hombres que consideró, a pesar de excluir estrellas como Karim Benzema, Anthony Martial o Kingsley Coman. El estratega no optó por el fútbol ofensivo, prefirió apegarse a un pragmatismo que le permitió responder según las necesidades demandadas en cada duelo, con eso bastó para resolver cada apuro, gracias al equilibrio de sus jugadores.

Así y todo, Francia deja la sensación de que tiene más, mucho más en sus botines y, con 15 de los 23 futbolistas por debajo de los 25 años de edad, peleará en los próximos cuatro años todo título que se le cruce por el frente. ¡Vivre les Champions!

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.