ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Neymar desesperó a los defensas de México con su fútbol y su «teatro». Foto: Reuters

No hubo casualidad. El ansiado quinto partido para México en copas del mundo tendrá que esperar cuatro años más, porque en la cita de Rusia 2018 el seleccionado de Brasil les propinó este lunes una sólida derrota por 2-0, en la ciudad de Samara y les robó un sueño que sigue siendo una inmensa quimera.

Existía cierta expectativa para el referido duelo, atendiendo a que los aztecas han obtenido buenos resultados en los últimos años frente a diversos equipos del gigante sudamericano. Sin embargo, en el Mundial de las sorpresas, Brasil no permitió ser la nueva víctima y desplegó un partido contundente frente a su rival.

Con un juego práctico y muy seguro, el pentacampeón del mundo mostró su cartel como máximo favorito a la conquista del añorado trofeo. El punto más alto para la verdeamarelha estuvo en su línea defensiva, al cerrar espacios a los delanteros mexicanos y dominar casi todos los balones por alto. El dato es elocuente: durante 90 minutos México solo atinó a un remate entre los tres palos de Brasil.

La superioridad individual y colectiva entre un plantel y el otro fue un factor determinante en el resultado definitivo. Brasil no tuvo nervios, a pesar de que le prestó la pelota a su rival durante los primeros 25 minutos del compromiso. Ese pequeño regalo de la canarinha no lo supo traducir en ventaja México y lo terminó pagando bien caro.

Sobre la media hora despertó el conjunto del entrenador Tite y la dupla Neymar-Willian comenzó a trabajar por ambas bandas. Cada vez era mayor el peligro de Brasil, solo el portero Guillermo Ochoa –de gran actuación en el evento– interponía sus manos salvadoras para ahogar el grito de gol brasileño.

El trabajo paciente y metódico del pentacampeón cobró sus frutos, y no podía ser de otra forma que con los dos mejores hombres sobre la cancha como protagonistas. En el minuto 51, Neymar se gastó un pase de lujo a Willian y este penetró por la banda izquierda mandando un centro por bajo que el propio Neymar se encargó de convertir en gol con la puerta vacía.

El orden ya se había instaurado, pero Brasil seguía progresando. El segundo gol se imponía para ganar en tranquilidad, porque los mexicanos, aunque sin ideas, seguían empujando para dar la sorpresa. En el 88', el delantero Roberto Firmino finiquitó el encuentro con la segunda diana.

Brasil jugó a su ritmo. Tuvo un rival incómodo, pero lo supo mantener a distancia. La verdeamarelha se mostró suelta sobre el césped, a pesar de no desplegar todas sus armas. Los jugadores Philippe Coutinho y Gabriel Jesús no estuvieron en su día, aunque en una plantilla donde abunda el talento es muy difícil no encontrar al protagonista indicado. La candidatura está lanzada, Brasil va por la Copa, pero antes tendrá que sacar del medio a la poderosa Bélgica.

BÉLGICA ENTRE LUCES Y SOMBRAS

Casi llega otra sorpresa a la Copa del Mundo, sin embargo, al final la magia de Bélgica salió a flote para protagonizar la remontada en el último suspiro del trepidante encuentro en el que los europeos le ganaron por 3-2 a Japón.

Los hombres de la tierra del sol naciente llegaron a esta instancia por la aplicación del Fair Play (juego limpio), ya que terminaron empatados con Senegal en puntos durante la fase clasificatoria y la misma cantidad de goles a favor y en contra. No obstante, los africanos recibieron más tarjetas amarillas que los asiáticos (6-4).

Ante Bélgica todo hacía presagiar una lluvia de goles en la cabaña que defiende Eiji Kawashima, pero los nipones son un plantel muy ordenado, consciente de sus virtudes y defectos, por lo tanto no podían regalar espacios en el centro del campo para que los ingeniosos volantes belgas crearan un juego dinámico.

El primer tiempo no ofreció muchas opciones claras de gol para ninguna de las dos escuadras. Bélgica entró medio dormida al estadio de la ciudad de Rostov y ese detalle le permitió a su rival poder jugar en igualdad de condiciones.

En ese letargo siguieron los europeos en el inicio de la segunda mitad del match y recibieron dos estocadas del equipo samurái. Un error del defensa Jan Vertonghen al intentar cortar un pase largo le permitió a Genki Haraguchi subir el 1-0.

Ese golpe hizo reaccionar a los belgas, pero Takashi Inui tomó el balón desde fuera del área y asestó un remate seco a la puerta de Thibaut Courtois. El 2-0 se había consumado en tan solo cuatro minutos de diferencia. La escena quedó lista para presenciar la remontada de los «Diablos Rojos» o su estrepitoso fracaso.

El técnico español Roberto Martínez, quien comanda los destinos de Bélgica, movió sus fichas de la banca y dio entrada a Marouane Fellaini y a Nacer Chadli, pilares en los finales del partido. Antes, el propio Vertonghen enmendó su pifia defensiva y puso el gol del descuento con un cabezazo que le provocó un efecto raro al balón para que se anidara en la portería de los asiáticos.

Había vida y los «Diablos Rojos» tenían los recursos para desbordar a sus rivales. Japón fue fiel, se defendió e intentó contragolpear, pero sufría en cada balón que llegaba a su área. La fórmula belga funcionó. Fellaini, con su 1,94 metros, usó y puso la cabeza para decretar las tablas en un partido que ya era dramático.

Bélgica siguió atrás del tercero, pero Japón, a su manera, hacía lo mismo. Tanto era el deseo de los nipones por la victoria que pecaron de ingenuos al no conservar un tiro de esquina. Un error de cálculo les costó el mundial a tan solo 30 segundos de ir a los tiempos extras.

Tras el cobro del saque, Courtois tomó la pelota y entregó a Kevin De Bruyne, para que el «cerebro» belga corriera solo casi 40 metros y cediera a su derecha con Thomas Meunier. El centro del defensa lo dejó pasar Romelu Lukaku y por el segundo palo Chadli perforó la portería japonesa. Fue un contragolpe de libro, de los mejores en el evento. Los jugadores japoneses hincaron su espada sobre el césped en señal de una impensada derrota media hora atrás.   

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jose A Cuervo dijo:

1

3 de julio de 2018

23:58:08


Muy buen escrito, satisface a cualquier lector. Gracias.

Mercedes dijo:

2

4 de julio de 2018

07:33:32


CLARO Q SI B R A S IL CAMPEON y le va a ganar a belgica 2 a 1 y NEYMAR ESTA vez los va anotar los dos goles.Mi hijo es fans de NEYMAR Y POR SUPUESTO YO DE CARAMBOLA ME TOCA.

Alfredo Reyes Aguirre dijo:

3

4 de julio de 2018

11:48:01


Apuesto por Brazil con Neymar al frente, pero tendrá que tener cuidado ante una Belgica que ha demostrado no tener nervios

betty dijo:

4

4 de julio de 2018

14:59:45


espero con ansias el encuentro entre brazil y belgica, para observar como los brasileños se abren paso a la final. ya que es uno de los pocos grande que queda en pie

Miguel Angel dijo:

5

4 de julio de 2018

15:51:11


Considero justo y acertado el comentario periodístico. Coincido en ambos juegos. Me hubiera gustado mucho la victoria de Japón sobre Bélgica, pero no fue posible, el progreso de los nipones es evidente. Mi favorito de siempre es Brasil. Gracias.