ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Hay dos imágenes que no se borrarán de mi mente en largo tiempo. La primera de ellas, el festejo de un estadio Castelao convertido en marejada Verdeamarela, al compás del festejo de los jugadores de Brasil; la segunda, el abrazo entre lágrimas, el pedido de una ovación por parte del defensa central David Luiz para el crack colombiano James Rodríguez.

Esos dos instantes se fusionaron en uno tras el silbatazo final del árbitro español Velasco Carballo, de pálida autoridad en el césped de Fortaleza y por ende capaz de permitir una friolera de 54 faltas y entre otras consecuencias, la salida de Neymar lesionado.

Pero volvamos a los instantes, esos dos que incluso trascienden el veredicto de 2-1 favorable a la Canarinha, donde la ley del penta campeón pudo más que el orgullo y la fluidez del juego cafetero.

Lágrimas, intercambio de camisetas, la reverencia justa de una torcida que reconoció la sobrada calidad del mariscal de campo cafetero, quien incluso, puede culminar como líder goleador de la Copa, con sus seis goles en cinco desafíos.

El mérito de los dirigidos por Luis Felipe Scolari estuvo en anular la propuesta futbolística de sus oponentes, verse superior en la madeja de encontronazos y balones en el medio campo, ejercer una presión endemoniada y anular las posibles combinaciones de Cuadrado, Ibarbo y Teo con James.

Jugaron los anfitriones, que jugaron, se vistieron de marines y desembarcaban por ambos carriles, controlaron el partido en el periodo inicial y un gol tempranero de Thiago Silva en el minuto siete, vino a confirmar al menos su mentalidad de legión en busca de Esparta, esa esparta de nombre arco rival.

Así finalizó el primer tiempo. Comenzarían los 45 minutos complementarios y con el descanso salieron los dirigidos por José Pekerman con otra mentalidad. Eso sí, de a poco se dejaron imbuir en la propuesta “bélica” de los anfitriones y como Velasco tenía más timidez para sonar su silbato que un cachorro de cervatillo en medio de la pradera africana, la crudeza en cada disputa, en cada entrada, en cada brazuca dividida, se agudizó.

Llegaría entonces un zapatazo divino, salido de las piernas de un David Luiz que salió al Castelao con cuatro pulmones, que daba salida, contrario a Fernandinho, Paulino o el propio Oscar, que subía y bajaba con ímpetu y rizos incombustibles, que acuñó su condición entre los mejores centrales del mundo en la actualidad. Pero ojo, no debía Brasil regodearse en la ventaja de 2-0 que exhibía. Hacerlo fue un error, y Colombia, con la entrada de Bacca en la primera línea ofensiva supo leerlo. Comenzó el asedio, el propio Bacca propició un penal, salida totalmente aparatosa de julio césar, que de no ser por el propio Luiz, e incluso con su atinada presencia, será cuestionada por mucho tiempo, por la sencilla razón de si mereció la cartulina roja y la expulsión. De anidarla se encargó James, quien sino, con sobriedad, sangre fría de crack. Continuó el asedio cafetero, últimos minutos de vértigo, asedio al arco de Julio César, pero la suerte estaba echada.

Los dioses del fútbol les sonrieron al penta, ese que aprovechó el periodo inicial para imponer su ley, ese que derribó al orgullo cafetero, tirado de sus dos centrales, algo que si me preguntaran, reafirma los criterios pragmáticos y de eficacia de Scolari por sobre el jogo bonito, las enormes lagunas de creación en el medio sector brasileiro, la desorientación tan grande de Fred o Jo en la delantera, que más da, y la presión que supieron imprimirle al orgullo, buen juego y ambiciones cafeteras.

Yo, prefiero quedarme con el abrazo, el intercambio de camisetas entre David Luiz y James Rodríguez, las lágrimas y la ovación. En definitiva ellos, para bien del fútbol, tomaron Fortaleza.

 

 

Ficha del partido

Brasil: Julio César; Maicon, Thiago Silva, David Luiz, Marcelo; Fernandinho, Paulinho (Hernanes 86’), Neymar (Henrique 88’), Oscar, Hulk (Ramires 83’); Fred.

Goles: Thiago Silva 7’ David Luiz 69’

Tarjetas: Julio César 78’ Thiago Silva 64’

 

Colombia: Ospina; Armero, Yepes, Zapata, Zúñiga; Carlos Sánchez, Guarín, Victor Ibarbo (Ramos 46’), James rodríguez, Cuadrado (Quintero 80’), Teófilo Gutiérrez (Bacca 70’).

Goles: James penal-80’

Tarjetas: James 67’ Yepes 69’

 

Árbitro: Velasco Carballo

Estadísticas

Posesión: BRA-51%, COL-49%

Disparos a puerta: BRA-12, COL-11

Faltas: BRA-31, COL-23

Fuera de juego: BRA-0, COL-3

Estadio: Castelao

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

yhosvany dijo:

1

4 de julio de 2014

20:01:20


Me quedo con el rodillazo de Zuniga a Neymar, se pierde lo que queda de mundial. Lastima

Reynier dijo:

2

4 de julio de 2014

20:54:38


Muy buen partido para Brasil casi hasta los finales, cuando Zúñiga le propina una falta a Neymar que lo ha dejado fuera del mundial. Ahora el tanque alemán parece infranqueable.

Rene dijo:

3

4 de julio de 2014

22:04:24


A ver... el gesto de la seleccion brasileña ante la colombiana al final del partido .... señores me quito el sombrero con los cariocas... en instante que unos pasa a otro liga y el contrario queda """derrotado""" se demostro un acto de un total respeto y reconocimiento de los brasileros a los colombianos, eso es ejemplo de deporte. estoy seguro que Brasil no penso que los cafeteros le darian ese juego. Bravo por colombia, por nigeria, por argelia, por costa rica... el deporte avanza... y una vez mas Bravo por Brasil!!!, no solo por ganar (en realidad para mi internamente gano colombia, pero el futbol es del que mas goles mete), si no por demostrar sus repetos al contrario

Rene dijo:

4

4 de julio de 2014

22:06:58


A ver no justifico a Zuñiga, el tipo le dio una patada que lo saco de orbita... es verdad.... pero ¿¿¿alguno de ustedes ha estado en un evento de ese tipo mas corriendo a la velocidad que se correa alli por consecuencia los impactos??? no lo justifico, pero si hubiera sido tan a proposito, seguro los brasileños no hubieran terminado abrazodos a los colombianos que fue un acto honorable

Pedro dijo:

5

4 de julio de 2014

22:55:13


Fue una falta gravisima de Zúñiga y el arbitro "malisimo en el partido" ni tarjeta amarilla dio. Resultado Neymar en el hospital con fractura en la 3ra vertebra lumbar. Ahora fuera de la copa y sabra dios cuales consecuencias futuras. Los jugadores brasileños solo se enteraron de esto mucho despues del partido en las entrevistas de la televisión.