ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El incombustible Di María selló el agónico triunfo de la albiceleste. Foto: FIFA

Es lo que hay. A golpe de prórrogas —y qué prórrogas— sigue vibrando este Mundial en el que nadie parece estar a salvo de nadie, sin importar las estrellas que tengan jugando en el campo o lleven cosidas en su camiseta los llamados “equipos grandes”. Sufre Brasil, palidece Alemania y transita Argentina por un vía crucis en cada partido, aferrada a los milagros que pueda obrar Messi.

Precisamente uno de los grandes problemas para el DT Sabella es que la dependencia de la Pulga ha terminado convirtiendo a la albiceleste en un equipo monotemático, porque sin muchas ideas en el centro del campo ni un armador que conecte a los delanteros, el seleccionador pretende que el “10” ejerza de me­diocampista y delantero al mismo tiempo para resolver los encuentros con algún gol maradoniano. Y eso lo hace previsible.

Así que el experimentado técnico de Suiza, Ottmar Hitzfeld, no tuvo que romperse demasiado la cabeza para buscar una fórmula que contrarrestara su juego. “Vamos a demostrar que podemos parar a Messi”, había advertido el día antes y lo cierto es que para lograrlo le bastó con desempolvar una vieja táctica de-sarrollada por los propios suizos y el técnico austriaco Karl Rappan en el Mundial de Francia 1938: el catenaccio.

En ese sentido, incrustó al dúo Behrami-Inler delante de la zaga como si fuera otra pareja de centrales para embotellar al genio argentino, sabiendo además que la fragilidad defensiva de su rival le brindaría oportunidades y a punto estuvo de funcionarle el plan durante la primera mitad, si Xhaka no se hubiera estrellado en Romero y Drmic no hubiese dilapidado un mano a mano en las dos jugadas con que Shaqiri desnudó las falencias de la retaguardia albiceleste.

Si algún mérito tuvo Argentina entonces en la segunda parte fue el de enjaular a su adversario, aunque con más empuje que juego solo atinara a inundar el área helvética de pelotazos —ma­yormente con centros de Rojo y Lavezzi—, mientras sus escasos disparos entre los tres palos los desbarataba Benaglio.

Arrastrada a la prórroga, comenzaban a desesperarse los gauchos, cuando un fallo, el único quizás que cometió en todo el juego, condenó a Suiza, que se veía ya en la tanda de penales: un balón perdido en el centro del campo le llegó a Messi, que por un momento se encontró libre de marcadores-calcomanía, prendió el turbo con espacios por delante y, echando un vistazo de reojo, encontró al mejor socio posible: el meritorio Ángel Di María, que ayer demostró científicamente po­seer cuatro pulmones y remató con el gol la gran faena que se había gastado.

Ni aun así pudo respirar tranquila Ar­gentina, que vio incrédula cómo Dzemaili cabeceó al poste en el descuento, y en cuartos acabará topándose a Bélgica.

Los Diablos Rojos también sentenciaron su pase, aunque igual debieron librar su Odisea para superar a Estados Unidos y quebrar, sobre todo, la resistencia de un portero en estado de gracia, porque sin duda el barbudo Tim Howard terminó erigiéndose en la figura del choque con un auténtico recital de atajadas.

Acabó perforando el equipo del técnico Marc Wilmots su valla, porque después de probarlo decenas de veces, la irrupción de Lukaku acabó revolucionando su ataque. Pero no por ello se esfumó la impresión de que el conjunto del DT Klinsmann pudo haberse llevado el triunfo o al menos forzado los penales, si Wondolowski no hubiera protagonizado un fallo clamoroso y Dempsey hubiese definido una bonita jugada de estrategia en otra prórroga de locos.

Resultados. Octavos: Argentina, 1 - Suiza, 0 (Di María, min. 118); Bélgica, 2 - Estados Unidos, 1 (De Bruyne, 92; Lukaku, 104 – Green, 107).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ramon dijo:

1

2 de julio de 2014

03:35:03


Muy buen analisis en este articulo. Pero si nadie, no solo Argenbtina es invulnerable en la defensa, tambien los belgas deberan cuidarse del ataque màs potente de èste mundial, ayer si los americanos hubieran tenido màs suerte en el area le habrian empatado, demostrando que la defensa belga no es como la Suiza de ayer ò el Iran que se encontrò anteriormente el equipo argentino y que de algun modo supo superar. es asi los mundiales se ganan asi, no siempre batiendo al rival 3-0 ò 5-0 , todos estos equipos que llegan a la fase final de un mundial todos sus integrantes juegan ò en europa ò en las ligas del suramerica , asi que no hay enemigo pequeño. Asi que si la Argentina no brilla como a alguno gustaria verla, es porque como rivales hay equipos que aunque nunca han obtenido una Copa del Mundo estàn muy bien preparados y sus jugadores tiene un alto nivel tecnico. Pero a partir de ahora en los 4tos de final se verà quien de verdad pugnarà por el titulo. veremos.

Reynier dijo:

2

2 de julio de 2014

07:01:28


Otro juego de rompe corazones. Aquí en Sao Paulo la ciudad fue invadida por más de 70 000 torcedores argentinos que ya habían pasado arrasadoramente por Río y por Porto Alegre. Se les veía cntentos pero no satisfechos. Saben que si logran pasar sobre Bélgica, la historia en semifinales será muy difícil cuando enfrenten presumiblemente a Holanda, que, junto a Colombia, son los que a mi modo de ver, han brillado en el mundial.

José Antonio dijo:

3

2 de julio de 2014

10:48:07


Visto lo visto hasta ahora en este mundial, tengo la impresión de que me equivoqué en mi pronóstico particular (creo que todos los aficionados al fútbol nos hicimos nuestro propio pronóstico). Mis favoritos, en este orden eran: Brasil, España, Alemania, Argentina, Francia y Holanda. Tras la gran decepción de España solo quedan los otros cinco, pero no en el orden en que yo los imaginaba. Ya no veo a Brasil como el gran favorito, tampoco a Argentina por encima de Francia u Holanda. Es más, si ambos (Brasil y Argentina) quedan eliminados en cuartos o semifinales, francamente a mí no me extrañaría. ¿Cuáles son mis favoritos a día de hoy para campeón y subcampeón del mundo?: Alemania y Holanda. Claro que lo más duro del mundial empieza ahora y quizás termine tragándome mis propias palabras. Pero analizo en función de lo que veo y por más que me duela y me pese, no veo a Brasil ni Argentina como favoritos. Quizás uno de los dos (me inclino por Brasil, aunque con dudas, pero menos que con Argentina) llegue a subcampeón y mucho tendrá que sudar la camiseta para ello, pero francamente no lo veo como campeón. Eliminada bochornosamente España de este mundial, por afinidad cultural, histórica, idiomática y de sangre me gustaría que el campeón y subcampeón fueran latinoamericanos (vale, sí, soy un europeo bastante raro, lo reconozco y por eso prefiero que gane un país latinoamericano antes que un europeo, excepto España, claro, pero ésta no cuenta). Si los dos favoritos de Latinoamérica patinan y no llegan a la final, parodiando a Casablanca puedo decir: todavía nos queda Colombia, para mí la gran revelación latinoamericana de este mundial....

luis marcelo rodriguez dijo:

4

2 de julio de 2014

15:05:28


todo hasta la suerte esta conspirando para que ARGENTINA SEA CAMPION. ya en brazil los brazileros le llaman al palo que para la pelota en la porteria de argentina, "EL PALA DE DIOS", ademas no olvidemos que ese equipo esta inspirado, unido y son muy alegres, eso determina mucho en cada deporte, ademas DI MARIA jugara mas confiado de ahora en adelante con la relajacion de haber echado un golazo, ahora es aun mas peligroso, solo falta que se incorpore el pipita HIGUAIN al ataque y argentina sera imparable

Arnold dijo:

5

2 de julio de 2014

15:57:44


Yo creo que Argentina puede ser el campeón si su defensa fuera sólida,si Leo Messi dirigiera el ataque cerca de la puerta , Di María controlara el centro del campo junto a Mascherano y Gago.