ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Foto: Ricardo López Hevia, enviado especi

RÍO DE JANEIRO.—El sexto lugar de los muchachos del relevo 4x400 y su registro por debajo de los tres minutos hicieron de momento olvidar las desdichas del atletismo cubano en estos Juegos Olímpicos Río 2016, deporte que cerró en la noche sabatina las actividades en la pista y el campo, restándole en la mañana dominical la maratón varonil en circuito externo.

William Collazo, Adrián Chacón, Osmaidel Pellicier y Yoandys Lescay prometieron la víspera que iban a “bajar duro” y cumplieron con ellos mismos y con su feliz entrenadora Eloina Kerr. La actuación es la segunda mejor de Cuba en Juegos Olímpicos, después de la plateada de Barcelona 1992, y antecediendo al séptimo puesto de Montreal 1976.

En cuanto al registro de 2:59.53 clasifica como el cuarto mejor de Cuba en todos los tiempos en finales y el quinto en total, pues en la época de Roberto Hernández y Norberto Téllez ellos se platearon en la pista catalana con el record cubano vigente de 2:59.13 y en semifinales habían marcado 2:59.51. Las otras dos finales mejores fueron las del Mundial Roma 1987 (2:59.16) y la de los Juegos Panamericanos 2011 en las condiciones de altura de Guadalajara (2:59.43) con un equipo totalmente renovado del que solo permanece Collazo.

Estados Unidos (2:57.30) y Jamaica (2:58.16) se llevaron los dos primeros lugares, con Bahamas llevándose el bronce gracias a 2:58.49. Entre las mujeres, las estadounidenses corrieron en 3:19.06, Jamaica en 3:20.34 y Gran Bretaña marcó 3:25.88.

Mohamed Farah, britanizado como Mo, volvió a ser intocable en los 5 000 metros planos y se convirtió en el fondista estrella de los juegos con el doblete de 5 000 y 10 000 metros, la misma que logró en Londres 2012. Aguantó el remate del estadounidense de origen keniano Paul Kipkemoi Chelimo (luego descalificado junto al etíope Muktar Edris y el canadiense Mohammed Ahmed, todos por pisar el borde interior de la pista), y su tiempo de 13:03.30 fue suficiente sobre el etíope Hagos Gebrhiwet (13.04.35) y el veterano Bernar Lagat (USA-13.06.78)

Thomas Rohler, de Alemania, estuvo asustando hasta que finalmente madrugó con 90.30 en el quinto intento al keniano Julius Yego, cuyo 88.44 de apertura amenazaba con dar otra sorpresa en el lanzamiento de la jabalina, como en Londres 2012 cuando se impuso el juvenil trinitario Kershorn Walcott, ahora bronce con 85.38 amparado en cuatro años más de preparación e igual competitividad.

La española Ruth Beitía le dio la primera medalla de oro histórica a su país con tres saltos efectivos en alturas discretos de 1.88, 1.93 y 1.97. Ni ella ni otra concursante pudo con la altura de 2.00 y de esa manera concluyó la lid olímpica más floja de los últimos tiempos, con plata para la búlgara Milena Demireva y bronce para la croata Blanka Vlasic, también en 1.97.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jordan dijo:

6

22 de agosto de 2016

13:50:24


Saludos cordiales: Como casi siempre Ramòn tiene razòn, jaja. Sòlo le agregarìa que para mi modesto entender una buena actuaciòn es superar o cuando menos acercarse a los tiempos o marcas en la competencia fundamental y sobre todo si son JJOO o Campeonatos Mundiales.Afectos