ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Al canadiense Derek Drouin le bastó con festejar su victoria olímpica en salto de altura Foto: Getty Images

RÍO DE JANEIRO.—En ninguno de los ciclos olímpicos del presente siglo y milenio fue asediado tanto como en este 2013-2016 el primado mundial absoluto de 2.45 metros impuesta por Javier Sotomayor, Príncipe de las Alturas, en 1993.

Sin embargo, se mantuvo incólume. Salió airoso. No lo atacaron en la culminación de la etapa. Ni siquiera vencieron quienes fueron más amenazantes.

Desde que Duncan McNaughton ganó el desempate a Bob Van Osdel, de Estados Unidos, y al filipino Simeon Toribio, todos vencedores de la varilla en 1.97 metros de altura, Canadá no se colgaba una medalla de oro masculina en este salto.

Fue conquistada hace 84 años en Los Ángeles 1932, primera y única hasta que el martes 16 de agosto, en los Juegos Olímpicos Río 2016, Derek Drouin convirtió sueño en realidad y el país de la hoja de maple volvió de nuevo a lo más alto del podio.

Drouin no es ningún improvisado. Obtuvo bronce en la edición olímpica anterior de Londres 2012, con 2.29. Volvió a broncearse en el Mundial de Moscú 2013, con 2.38. Es el vigente campeón mundial de Beijing 2015, con 2.34. A sus 26 años ha añadido a su palmarés el cetro olímpico, con 2.38, su mejor marca de la actual temporada.

Interesante resulta que consiguiera retornar hacia América la corona de esta especialidad. Javier Sotomayor (2.34) y el estadounidense Charles Austin (2.39) las disfrutaron seguidamente en Barcelona 1992 y Atlanta 1996. Después aparecieron los europeos. También llama la atención la persistencia de sus respectivas primacías, la mundial de 2.45 y todavía más la olímpica de 2.39 de Austin.

La explosión del presente ciclo se adelantó en el año 2014. Contrastó por preceder una sequía prolongada de estrellas. En esos doce meses, nada menos que un sexteto de saltadores accedió al impresionante muro de 2.40 en 16 ocasiones al aire libre (12) y bajo techo, varias de ellas continuadas con intentos tan infructuosos como inquietantes sobre 2.45 y 2.46.

Noten los antecedentes. Hasta 1999 Sotomayor rebasó 2.40 metros en 21 oportunidades. Otros siete apenas lo consiguieron once veces y sin ir más allá de 2.42.

Entre los años 2000 y 2009 apenas hubo tres 2.40, uno de ellos a la cuenta del carismático sueco Stefan Holm. En el 2013 el catarí Mutaz Essa Barshim consiguió la misma altura y el ucraniano Bohdan Bondarenko voló dos veces sobre 2.41.

El progreso amenazador del 2014 lo encabezaron Barshim, 2.43 y 2.42, Bondarenko (2.42) y el ruso Ivan Ukhov (2.41), secundados por otro ucraniano, Andriy Protsenko, otro ruso, Aleksei Dmitrik, y el propio canadiense Drouin, ambos con 2.40. Creció la expectación.

Luego mermó. En el 2015, solo el catarí sonrió desde ese nivel. Dos veces 2.41 y un 2.40. Precisamente es el más ponderado por Sotomayor, cuando lo instaron a opinar en medio del asalto colectivo a su 2.45.

En el ruedo olímpico carioca estaban todos, menos los rusos debido a la suspensión de su Federación. Entonces, en el momento culminante, ninguno salta al máximo logrado.

El catarí, único que repitió este año el 2.40 en la preparación, fracasó con 2.38 y terminó plateado en 2.36. El ucraniano Bondarenko, el más espigado de todos, renunció al 2.36 y la táctica salió mal porque falló 2.38 dos veces. Inútilmente trató de arreglarlo en un postrer esfuerzo de 2.40. Y bronce le correspondió con 2.33, igual rendimiento que Protsenko, cuarto lugar

Ya campeón en 2.38, Drouin vio la varilla en 2.40 y como de compromiso le dedicó un intento antes de despedirse. No pareció interesarle derribar el 2.39 olímpico. Mucho menos el 2.45 mundial. Vaya usted a saber por cuál causa. Los otros ni se acercaron.

Sotomayor estaba invitado para comentar en la televisión. Pero igual Michael Johnson laboraba para la BBC y el sudafricano Van Niekerk fue despiadado con su marca.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rey dijo:

1

21 de agosto de 2016

03:55:39


Creo que para superar 2.45 tiene que llegar un atleta bravo y consistente como el Soto es decir para quien los 2.40 sean practicamente cotidianos. Una anecdota interesante creo que existe un solo atleta que haya perdido una competencia saltando 2.39 se trata del sueco Patrick Sjoberg ,resulta que el Soto habia fallado dos veces esa misma altura y a ese punto perdia aun superandola, entoces pidio 2.40!!! para su ultimo intento y...."se hizo la luz" !!! realmente dificil creer que venga otro mejor.

Luis G. Casals Santos dijo:

2

22 de agosto de 2016

08:41:34


No fue 2.40 sino 2.41 y con eso le gano, el sueco declaro que se habia olvidado que competia contra Sotomayor al que era muy dificil vencer, eso ocurrio durante un mundial bajo techo.

Leonel Rojas Silot dijo:

3

23 de agosto de 2016

08:51:48


no creo que exista atleta en el mundo de hoy que le pueda tirara ese record mundial comenzando por el 2.43, estan duros, primero hay que estabilizar un año por encima de 2.40 como lo hizo javier Sotomayor para después pensar en tirarle a esa marca, también hay que tener las condiciones físicas, técnicas, buen preparador y el talento todo eso no viene junto, y coincide pocas veces en un siglo en una misma persona el recordista cubano es único

Chakal dijo:

4

23 de agosto de 2016

11:14:48


Para nadie es un secreto que la marca de 2.45 del Principe es la marca en el atletismo la mas dificiles de superar dicho por muchos especialistas del tema, no obstante en estos ultimos años se a visto un incremento en los saltadores que osan llegar a tirarle a los 2.40, estoy seguro que pasaran muchos años mas antes de que llegue alguien y logre igualar porque superar solo otros Sotomayor.