ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
El judoca Alex García dio muestras de superación.
Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial

RÍO DE JANEIRO.—Ya hemos dicho que los Juegos Olímpicos, co­mo competencia cumbre del deporte mundial y expresión máxima en la carrera de aquel que decidió enrolarse en la alta competición, no se parecen a nada. Son cuatro largos años soñando y en solo minutos lo que se acarició en la almohada puede convertirse en la peor pesadilla.

Sin embargo, en esta suerte de meca atlética, las motivaciones también crecen hasta niveles insospechados y a nuestro modo de ver, son ellas las que multiplican a estos hombres y mujeres, que sobre sus hombros cargan la representación de 206 nacionalidades participantes en el escenario olímpico.

Los podios de premiaciones son la mayor recompensa por tanto esfuerzo, pero cuando un deportista llega a esta exigente instancia y justo en ella, entre los más grandes del mundo y donde se concentran las más caras aspiraciones, pone en las pistas o en las canchas, lo mejor de su currículo o lo sobrepasa, entonces es retribuido con el aplauso que solo son capaces de ge­nerar los buenos competidores. Aun­que no llegue a la ceremonia de los laureles, porque aquí no hablamos de medallas.

En la comitiva cubana en estos XXXI Juegos Olímpicos, hay varios que han merecido esa gratificación porque justo aquí escribieron sus más heroicas páginas. Nivaldo Díaz y Ser­gio González con su quinto puesto sembraron en la élite al voleibol de pla­ya de la isla antillana. Nada en ese deporte ha sido mejor que su presencia en esta cita.

Alex García, entre los mastodontes de más de 100 kilogramos del judo enseñó su nombre dentro de una nómina de extraclases y alcanzó la disputa de las preseas bronceadas. Nunca antes había volado tan alto. Sus compañeras Dayaris Mestre y Yalennis Castillo no estaban en ningún plan medallista de quienes hicieron los cálculos, pero la manera en que se entregaron sobre el tatami, las hicieron merecedoras, también con su quinto lugar, del reconocimiento del respe­table.

Adrián Andrés Puentes Pérez tra­jo sus mejores flechas a Río para lidiar en otra encumbrada competencia, la de tiro con arco, pero delante de todos los Robin Hood del mundo, tiró unos inéditos 556 puntos para salir con récord nacional. Y las ciclistas Arlenis Sierra, en la ruta, y Marlies Mejías, en el ómnium del velódromo, firmaron las mejores actuaciones de sus pruebas en la historia de los Juegos Olímpicos.

La pesista Marina de la Caridad Rodríguez Mitjan, la capitalina del municipio de Marianao, no fue me­nos. Jamás había levantado 216 kilogramos de total, pero fue en esta ciudad donde registró ese peso que le valió el octavo escaño.

Y claro que así como hay satisfacción por esas presentaciones, otras quedaron por debajo. De Ángel Four­nier esperábamos más en el remo, incluso su aval lo estaba ubicando en una posición medallista, aunque sabíamos que era muy difícil, pero la última posición, prácticamente sin argumentos, lo dejó a deber. La representación más amplia de Cuba acá es la del atletismo, pero se va como la más ineficiente: 43 atletas, una medalla y solo cuatro entre los ocho primeros.

Hacemos la salvedad por los polifacéticos Yorgelis Rodríguez, en el heptatlón, y Leonel Suárez, en decatlón. Este con dos bronces, en Beijing 2008 y Londres 2012, había estado muy alejado de las lides y aquí cristalizó en siete de los diez eventos, sus mejores marcas de la presente temporada.

Después de sus actuaciones en la Serie Mundial de Boxeo, con dos cetros y una segunda plaza, pocos pensábamos que nos quedaríamos sin lauros en alguna división. Fueron cuatro las categorías en las que no se avanzó hasta las preseas. Incluso, algunas en las que se llegó al premio de tercero, no bastan para las expectativas bien fundadas y amparadas en su abolengo. Por ejemplo, Lazarito Álvarez y Argilagos. El propio jefe técnico de los pugilistas fue más que claro: “esperaba mucho más…”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ivonne Denisse dijo:

6

22 de agosto de 2016

09:51:35


Me gustó mucho el artículo...justo en su medida. Realmente estamos acostumbrados a tener una posición de élite en el deporte y hoy los análisis son otros, sin para nada criticar años anteriores. Somos un país en desarrollo...lejos del primer mundo. Miren el medallero...es verdad que cerramos en el lugar 18. Pero una isla del Caribe, asediada por un férreo bloqueo, aplicando un perfeccionamiento de su modelo económico para salir adelante y que tenga un lugar 18 a NIVEL MUNDIAL...yo me siento muy orgullosa de ello...que pudimos y podemos hacer más, es cierto, pero seamos realistas. Y considero que nuestros narradores deportivos, a los cuales aplaudo, también deben reflexionar que ya no son las narraciones de décadas anteriores. Las expectativas deben ser más realistas y bien fundadas, sino el televidente o radio oyente se cree o aspira a algo que realmente no podrá ser...ejemplo vivo: Yarisley Silva...