ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Foto: Abel Rojas

BARRANQUILLA, Colombia.—Con las riendas en las manos de Idalys Ortiz, multilaureada olímpica y mundial, caminaron hacia el oro cuatro de cinco judocas que compitieron ayer en el colegio Marymouth.

Aun sudorosa tras el esfuerzo que significó derrotar a la boricua Melissa Mojica (más de 78 kg), aunque también muy calmada, ofreció sus impresiones sobre este certamen, «donde han tomado parte los mejores del área, solo que yo me he enfrentado a Melissa en más de 14 oportunidades y perdido en dos. Me preparo a conciencia en lo físico y en lo sicológico, porque un error en cualquiera de las fases del evento resulta fatal», explicó.

La brecha de la productividad la inició Iván Silva, al filo de las 3:30 de la tarde en Cuba.

«Como en la oportunidad anterior, en el clasificatorio para estos Juegos, le gané al dominicano Robert Florentino por wazari (puntuación intermedia inferior al ippon), con una técnica de pie para tocarlo y tocarlo, hasta ganar el combate. Esta, los 90 kilogramos, es la división donde me siento cómodo, únicamente preciso seguir preparándome para rendir igual en los Panamericanos de Lima 2019», dijo Silva, doble titular de los torneos panamericanos de esta disciplina, en Panamá 2017 y en este año en Costa Rica.  

Kaliema Antomarchi (78kg) apenas le dio tiempo al público para que fijara sus pupilas en el tatami, pues con una acción relámpago saldó sus diferencias con la venezolana Karen León. «Ella intentó aplicarme un volteo, y fui yo quien en un contraataque la pegué para llevarme el oro por Ippon, algo que he hecho frente a ella en diversas oportunidades, la última en el Panamericano».

La secuencia victoriosa quedó interrumpida cuando uno de los favoritos de la escuadra, José Armenteros, cedió frente al dominicano Lewis Medina. El quisqueyano, faltando 36 segundos para concluir el combate, le marcó una ventaja a su adversario, a la postre decisiva para adjudicarse el lugar de honor.

Para no dejar dudas de las intenciones cubanas de liderar el medallero de este deporte, Andy Granda (más de 110kg), desbancó por ippon al dominicano José Novoa, una de sus víctimas en el último panamericano.

Ya restablecido y, después de recibir múltiples muestras de reconocimiento por parte de la afición, dijo que subió al tatami con 105 kilogramos de peso. «Quisiera aumentar hasta 110kg, porque aquí en el área todavía tengo resultados favorables, pero en Europa la cosa es diferente».

Sobre el nivel de los competidores acá consideró que existe ya un grupo de países con judocas respetables y mencionó entre ellos a República Dominicana, Puerto Rico, México, Venezuela y Panamá.

Cuba suma en este momento siete medallas de oro, con posibilidades de que este jueves, en los dos concursos por equipos, llegar a nueve, inferior a las 13 de Veracruz 2014.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.