ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Foto: Calixto N. Llanes

BARRANQUILLA. – Si de quebrar hitos hablamos en el atletismo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, no podemos dejar de mencionar al mexicano Diego Del Real, primer campeón azteca del martillo desde la cita de 1946, y a la costarricense Andrea Vargas, primera mujer de esa nación que sube a lo más alto del podio en la historia del atletismo en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Vargas, de 22 años, dominó sin grandes contratiempos las vallas cortas, al punto de ser la única capaz de bajar de los 13 segundos (12.90). La tica consiguió su mejor marca personal y superó a la haitiana Vanessa Clerveaux (13.07) y a la jamaicana Jeanine Williams (13.11), la primera muy floja en el cierre tras ser la segunda de mejor reacción en la partida, y la otra lastrada, precisamente, por las dificultades en el bloque arrancada.

La corona de Vargas es tan solo la segunda de Costa Rica en la historia del atletismo en los Juegos, tras la conseguida hace ocho años por el corredor Nery Brenes en los 400 metros de Mayagüez 2010. Tanto revuelo levantó el éxito de la vallista que el presidente de su país, Carlos Alvarado, la felicitó por un mensaje de Whatsapp.

«Muchísimas gracias por ese oro, muchísimas gracias por lo que estás haciendo y por representar así al país, ese oro en 100 metros vallas es un orgullo. La verdad representás a las mujeres, a nuestro país, a los deportistas y me siento muy emocionado de mandarte este mensaje. Un gran abrazo y adelante con todo. Bien hecho, muy bien hecho», versaba el mensaje del mandatario.

Foto: Calixto N. Llanes

Vargas respondió agradecida y aseguró que la competencia fue muy reñida, en la cual triunfó gracias a su preparación. «Sabía que iba a ser una competencia muy fuerte, que probablemente no podría obtener una medalla, pero nada más de creer en el trabajo de mi entrenadora, que es también mi madre, de todo el apoyo de mi familia y la verdad que muy contenta y con mucha satisfacción de poder lograr el oro», sentenció la velocista.

Otro que rompió un maleficio de décadas fue Diego Del Real, quien acabó con la sequía de títulos del país azteca en el martillo masculino. No solo hubo que esperar 72 años para que se repitiera la gesta, también hubo que esperar a que los Centrocaribe regresaran a Barranquilla, al parecer una ciudad mágica para los martillistas mexicanos.

Del Real mandó el implemento hasta los 74.95 metros, récord de los Juegos, y lo más impresionante, lo hizo en el penúltimo intento, justo después de que el cubano Reinier Mejías lo pusiera a prueba con un 73.28, válido a la postre para el segundo lugar. Ellos fueron superiores al monarca defensor, Roberto Janet, dueño de un 73.11.

Foto: Calixto N. Llanes

«Venia por el título y no salió el resultado. Me faltó un poco de ritmo y técnica, lo que me impidió alcanzar mi mejor marca, que es por encima de 74 metros, aunque no superior a lo que hizo el mexicano. El martillo cubano viene bastante bien, con gran apoyo de los entrenadores, gente con experiencia. Ahora hay que mirar adelante, pensar en los Panamericanos, en el Mundial… no voy a parar hasta que no coja una medalla grande», precisó Mejías, quien repitió su plata de hace cuatro años.

«Vine a defender el oro de Veracruz, pero las lesiones que he tenido durante todo el año me afectaron. Por ejemplo, poco antes de venir para acá afronté molestias en una rodilla y estuve sometido a un tratamiento de células madre, lo cual me sacó del ritmo obtenido en una base de entrenamiento en México. Esos son detalles, pero me voy con la satisfacción de que lo intenté», sentenció Janet.

Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
Foto: Calixto N. Llanes
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.