ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Tras cruzar la línea de meta, la boricua cayó desmayada, sin fuerzas para dar un paso más. Foto: enviado especial, Ricardo López Hevia,

BARRANQUILLA. – Si en una carrera de 25 vueltas a la pista cometes un mínimo error táctico, entonces lo vas a pagar muy caro, sobre todo si las fallas llegando al final, cuando ya las piernas no responden, cuando una gota de sudor pesa una tonelada, cuando ya empiezas a perder la vista.

Y justo eso fue lo que le sucedió a la corredora puertorriqueña Beverly Ramos, quien dominaba sin contratiempos la extenuante carrera de los 10 000, hasta que en la vuelta 22 entendió mal un mensaje y pensó que le que restaban solo dos pistas, cuando en realidad le faltaban todavía tres. Ese simple detalle acabó con sus sueños de dominar el duelo de los diez kilómetros contra la mexicana Patricia Úrsula Sánchez, a la postre monarca con un sensacional remate de más de 200 metros, el cual le valió para rubricar un nuevo récord de los Juegos (33:41.48 minutos).

Beverly Ramos dominó la carrera de los 10 000 metros con paso seguro, pero al final quedó sin fuerzas. Foto: enviado especial, Ricardo López Hevia,

«Estoy dolida. Para mí la emoción de la carrera que llevaba era de ensueño, con una ventaja que cualquiera diría que se tiene que caer.  A veces digo que dando tu mejor esfuerzo no es suficiente. Pero me tuvieron que ganar con mi mejor esfuerzo», dijo la boricua en declaraciones que recoge El Nuevo Día.

Beverly llevaba paso seguro cuando le restaban 400 metros, pero después de la penúltima curva comenzó a disminuir el paso, prácticamente caminaba, y la gente en la grada, sorprendida, veía como la mexicana Sánchez recortaba una descomunal diferencia con zancada segura. Era cuestión, Beverly iba a ser cazada, porque su ritmo y su candencia desaparecieron, al punto de entrar en un trance de descoordinación total.

«La sensación era de cansancio extremo, dolor en el cuerpo, mareo, pérdida de conocimiento. Honestamente no sabía si podía llegar a la meta porque no podía ver. No sé ni cómo lo pude manejar. No es el final que queremos, pero sí estoy satisfecha de que di cada gramo y cada caloría que tenía mi cuerpo. Lo dejé en la pista hoy. Que se sientan orgullosos de mí en Puerto Rico», añadió la puertorriqueña un par de horas después de la prueba, cuando recobró algo de fuerzas.

Su llegada a la meta, ya vencida por la azteca, fue dramática, pues al cruzar la línea se desplomó, desmayada, una imagen lamentable, pues tenía todas las papeletas para llevarse el oro, pero un mínimo error de cálculo liquidó sus aspiraciones.

De cualquier manera, Beverly entró anoche en la historia de los Juegos Centroamericanos y del Caribe como la única atleta que ha logrado medallas en 1 500, 3 000 con obstáculos, 5 000 y 10 000 metros en distintas ediciones de la lid regional.  Sus primeras preseas las consiguió en Mayagüez 2010, donde se llevó el título de los 5 000 y los 3 000 steeplechase, y el bronce en los 1 500.

En Veracruz 2014 repitió en la modalidad con obstáculos, y ahora en Barranquilla ha completado su vitrina de lauros en las pruebas de fondo de la pista con la sufrida plata en los diez kilómetros. Pero su historia no termina aquí. A pesar del desgaste y las exigencias, Beverly correrá los 5 000 metros el martes.

«Me voy levantar y nos vemos en los 5 000 metros con muchas más fuerzas. La gente sabe de lo que soy capaz y lo que ejecuté. Mi carrera de hoy dejó una historia. Pero quiero cambiarla, que la gente hable de los 10 000, pero que luego hablen de Beverly la heroína, de cómo se levantó, se recompuso y dio más gloria para el país», sentenció la boricua.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

felix diaz dijo:

1

30 de julio de 2018

13:19:37


Realmente una "heroina"....se veia desde q le faltaban 3 vueltas q ya ella estaba sintiendo el rigor de ese paso endemoniado q llevaba, a tal extremo q ella pregunto al pasar por la meta cuantas vueltas faltaban como sintomas q se estaba agotando.Ese agotamiento fisico se le hizo mental y empezo a perder concentracion y le pasaron la cuenta...como deciamos los fondistas en la ultima vuelta...cara palida te esta esperando en la recta final....y esa cara palida la estaba esperando a ella...Pero el esfuerzo , la entrega y la valentia de esta atleta merece los mejores elogios...Felicidades por tu plata Beverly...bien merecida. Gracias.