ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
De la mano hasta la cima… sobre bielas hasta la cima. Foto: Omara García

BARRANQUILLA.– «Vivir» el ciclismo a más de mil kilómetros de distancia ha sido la mayor tortura, a nivel profesional, de estos XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, básicamente porque en Cali, sede del evento sobre bielas, confluyen varias de las estrellas más emocionantes del deporte cubano en la actualidad.

Arlenis Sierra y Marlies Mejías, dos pedalistas que son referentes de época, resaltan como las líderes de una disciplina que ya ha aportado cinco títulos en Barranquilla, a falta de disputarse este sábado la ruta femenina, especialidad en la cual ellas salen con el favoritismo para entrar a la meta con los brazos en alto.

Uno de los pilares fundamentales de estos éxitos ha sido el entrenador Leonel Álvarez, encargado de trazar las estrategias en la pista del velódromo Alcides Nieto Patiño, escenario de notables actuaciones de Yudelmis Domínguez, Maylin Sánchez y Leandro Marcos, quienes han secundado a Arlenis y Marlies en distintas pruebas.

«Para nosotros el resultado es positivo, porque estamos en unos Juegos Centroamericanos que tienen el máximo nivel en el ciclismo. Aquí México y Colombia cuentan con corredores que se presentan y logran buenos resultados frecuentemente en Copas del Mundo, y también países como Trinidad y Tobago o Venezuela han desarrollado buenos atletas, muy competitivos», precisó el preparador en diálogo telefónico con Granma.

Para Leonel no ha sido fácil armar un equipo que presente resistencia en diversas pruebas y sea capaz de ganar en muchas de ellas, básicamente porque Cuba no cuenta con una selección tan nutrida y, para colmo de males, sufrieron la baja por lesión de Iraida García a solo unos días de viajar a Barranquilla.

«Antes de los Juegos estuvimos en una base de entrenamiento aquí mismo en Colombia, y ahí perdimos a Iraida. Ese detalle nos obligó a reestructurar toda nuestra programación de eventos, las muchachas tuvieron que asimilar otro plan, de manera que pudiéramos cubrir varias modalidades y ser competitivos en cada una de ellas», explicó el entrenador.

«Esto no nos ha impedido cumplir con nuestro pronóstico de cinco oros, pero a nivel cualitativo, podíamos haber roto el récord de la persecución por equipos, y Marlies quizás hubiera participado en el ómnium. Pero con menos efectivos nuestra estrategia se enfocó en garantizar los títulos en las pruebas de mayor fortaleza, sin acelerar a las atletas que tendrían más carga por participar en distintos eventos, tanto en la pista como en la ruta», añadió Leonel.

Uno de los detalles que más incertidumbre creaba para Cuba en estos Centrocaribe era el proceso de reinserción a la pista de Arlenis y Marlies, quienes se han especializado en competencias de ruta con sus clubes profesionales. Al respecto, Álvarez confesó que no es un detalle que le preocupara demasiado, pues ellas tienen su base justamente en los velódromos, lo cual, de paso, les ha permitido desarrollar mucho su sprint en las carreteras.

EL ÚLTIMO RETO

A pesar de que Cuba ha sido dominador de la ruta femenina en el ámbito panamericano durante los últimos tres años, el examen de esta prueba en los Juegos tendrá algunas particularidades que igualan un tanto las fuerzas y las posibilidades de victoria de todas las escuadras.

En el Valle del Cauca se correrá este sábado una carrera plana, con pequeñas elevaciones y algún paso superior, exigencias menores para lo que están habituadas Arlenis y Marlies, monarca en las calles de Veracruz hace cuatro años.  

«De entrada, en la ruta vamos con cinco atletas, una menos que el resto de los equipos. Esto nos complica un tanto el panorama, porque, todos se van a centrar en seguirnos y nosotros debemos ser los encargados de neutralizar cualquier escapada. Normalmente, en citas panamericanas, por ejemplo, una serie de países fuertes ayudan al control de la carrera, pero ahora todo ese peso recaerá en nuestras pedalistas», advirtió Leonel.  

Y concluyó: «Es probable que enfrentemos constantes ataques, tanto de atletas de calidad como otras inferiores, y eso implicará un desgaste mayor. A nosotros nos convenía que el circuito tuviera un grado de dificultad superior, porque ahora, con un recorrido tan suave también, más corredoras se vuelven peligrosas al llegar más fuertes al final. De cualquier manera, vamos a luchar como lo hemos hecho en todos los eventos, con plena confianza en el talento y el poder de nuestras chicas».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.