ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial

BARRANQUILLA.– Aunque cueste creerlo, luego casi 72 horas en esta ciudad, perla colombiana del Atlántico, había visto a muy pocas personas hablar de los inminentes Juegos Centroamericanos y del Caribe. Ni en las calles, ni en los mercados, ni en los taxis o en los ómnibus se sentía el peculiar y sabroso ambiente que despierta una cita de este tipo.

Sin embargo, los primeros días de competencias han despertado cierto interés, y ya puede verse en las arterias de Barranquilla los primeros indicios de que estamos en la capital de los Centrocaribe, adornada en distintos rincones con la imagen inconfundible de Baqui, la mascota oficial de los Juegos.

El propio barranquillero, caluroso, jovial y amante de la fiesta, se ha mostrado más involucrado con un espectáculo que abarca disimiles puntos de la ardiente urbe. «Poco a poco van a ver la sabrosura de la ciudad, papá. Se van a contagiar, porque nuestro carácter atrapa a la gente, ya lo verán», nos dijo Carlos Sandoval, un taxista que esperaba por pasaje en la Puerta de Oro, uno de los sitios de referencia de los Centrocaribe.

Si bien todavía no encontramos abundancia de imágenes alegóricas a la vigesimotercera edición de la cita multideportiva regional más antigua del planeta, al menos ya los escenarios competitivos cobran vida y comienzan a taparse las últimas grietas de algunas construcciones que fueron terminadas, literalmente, sobre la bocina.

Para beneplácito nuestro, Cuba también es tema de atención en distintas esquinas, curiosamente, por el béisbol, que desde hace buen tiempo no atraviesa su mejor momento. «¿Cuándo juegan? Queremos ver al equipo, queremos verlos dar palos. Ustedes siempre han dado la talla en estos torneos y seguro aquí van a costar trabajo derrotarlos», nos dijo un aficionado a la salida de la Inauguración.

Y justamente, la emoción de los colombianos se disparó luego de la excepcional Ceremonia de Inauguración que organizaron el pasado jueves, una fiesta multicolor que vibró al ritmo de los más diversos ritmos musicales de la región, con un espectáculo que representó un viaje futurista directo al pasado-presente de Barranquilla.

Además, se han disparado las emociones y sentimientos de esperanza entre los aficionados locales, luego de las primeras coronas colombianas en la contrarreloj masculina y las pesas, dos disciplinas en las que el país cafetero puede sacar una importante renta en este arranque.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.