ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

VERACRUZ.—El día después de unos Juegos multideportivos todo parece desolado, como si un huracán hubiera arrasado con lo que 24 horas antes era un escenario de alegría, de mezcla de costumbres, de corazones palpitando al ritmo de un salto, una carrera o del esfuerzo final en el levantamiento de un peso.

Sin embargo, ese día, cuando han pasado las emociones y la premura porque el reporte llegue a tiempo a la redacción, sobreviene la convocatoria al recuento, al análisis.

Fueron 16 jornadas competitivas, marcadas por la rivalidad entre Cuba y México, en pos de encumbrarse en lo más alto del medallero. También resultó ardua la lucha por la tercera plaza con Colombia ganándole el pulso a Venezuela y todavía más animada la justa entre tres naciones, República Dominicana, Puerto Rico y Guatemala por el quinto piso del edificio medallista.

Esa escenografía deportiva vistió los días centrocaribeños en Veracruz, en unos Juegos donde las 32 nacionalidades representadas encontraron hospitalidad, unos Juegos que destacaron por la calidad de sus instalaciones, donde los atletas escenificaron épicas batallas con un arbitraje que no fue la oveja negra. Pero si me preguntaran cuál fue la nota máxima en la organización de esta reunión multideportiva, no dudaría en afirmar que el sistema automatizado de información Veracruz2014.mx se llevó la medalla de oro.

El llamado Info de los Juegos resultó preciso, eficiente y ultrarrápido, lo que facilitó el trabajo de los entrenadores y atletas en sus estrategias de competencia y multiplicó también la labor de los periodistas que cubrían las hazañas en las canchas. En pocas palabras, el sistema alcanzó nivel olímpico.

Mas si la interrogante fuera ¿cuáles resultaron los desaciertos de la lid veracruzana? Habría que comenzar por decir que la ausencia de la Villa de los deportistas ensombreció la fiesta, no la dejó expresarse en la magnitud cultural que ella en sí misma encierra. Además, la hizo sufrir en el orden logístico y de aseguramiento por la dispersión de los propios atletas.

Igual ocurrió con la ubicación de cinco núcleos competitivos, muy alejados unos de otros, incluso, a distancias que superaron los 100 y 300 kilómetros por carretera, que dificultó también el trabajo de la prensa. Y hablando de esta, lamentablemente, las condiciones de los informadores de esta reunión atlética no fueron las mejores, en algunos casos ni se acercaron a lo mínimo indispensable, como en el caso del remo o el hockey sobre césped. Las zonas mixtas quedaron pequeñas para recoger las impresiones de los héroes.

La ODECABE ha tomado nota de esto en aras de revertirlo de cara a la próxima convocatoria de Barranquilla-2018. Su propio residente, Héctor Cardona, expresó que la ausencia de una Villa no puede convertirse en un precedente y que los venideros Juegos contarán con ese vital espacio.

Cuba, que cumplió con su compromiso de alcanzar por décima ocasión consecutiva desde Panamá-1970 el sitial de honor, se ganó el cariño de un pueblo muy parecido al suyo, en el cual el danzón se enseñorea como baile, mientras las improvisaciones en el son, en la zona del puerto de esta ciudad, emulan con sus salseros.

La comitiva de la Mayor de las Antillas regresa de esta costa bañada por el Golfo de México con la mira puesta en una empresa mayor, los Juegos Panamericanos de Toronto en el verano del año que está por llegar y lo hace con la alegría, el orgullo y la modestia de sus atletas, cualidades que se convirtieron aquí en sus mejores músculos de cara al podio. Y en la lid canadiense vendrán nuevas jornadas de esfuerzo supremo, pues allí, ya se ha dicho, el propósito sigue siendo mantener el segundo puesto por naciones, condición que no se pierde desde Calí-1971.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.