VISITA A CUBA DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, HUGO CHÁVEZ

(15 de diciembre de 2004)

El proyecto de Bolívar y Martí ha vuelto para vencer y construir el futuro de nuestros pueblos

Elson Concepción Pérez

En un acto histórico, donde las figuras y el pensamiento de Simón Bolívar y José Martí aparecían presentes en la memoria de dos líderes que en la práctica cotidiana han hecho la Revolución, los presidentes de Cuba y Venezuela, Comandante en Jefe Fidel Castro y Hugo Chávez Frías, rememoraron este martes en el teatro Karl Marx, lo acontecido hace exactamente diez años, cuando el entonces teniente coronel de un batallón de paracaidistas viajó a nuestro país y fuera recibido por el mandatario cubano con honores correspondientes a un Jefe de Estado.

Foto: JUVENAL BALÁNAmistad y solidaridad en el Karl Marx.

Fidel, para contestar la interrogante de ¿quién es Hugo Chávez?, se remitió al propio discurso pronunciado hace una década en el Aula Magna de la Universidad de La Habana por el hoy Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, en el que, como asegurara el Comandante en Jefe, "había un pensamiento político y económico revolucionario perfectamente estructurado, coherente, una estrategia y una táctica".

Fidel manifestó que tal y como Chávez había dicho entonces, ocurrió: "En 1998 el movimiento bolivariano, una alianza de fuerzas patrióticas y de izquierda creada y dirigida por él, con el apoyo del pueblo, la simpatía y la solidaridad de la mayoría de los militares, en especial de los oficiales jóvenes, en las elecciones de ese año obtiene una contundente victoria. Toda una lección para los revolucionarios de que no hay dogmas ni caminos únicos. La propia Revolución cubana fue una prueba de ello".

Antes de poner en el pecho de Hugo Chávez la Orden Carlos Manuel de Céspedes otorgada por acuerdo del Consejo de Estado, el Comandante en Jefe citó las palabras del Padre de la Patria quien, al referirse a la gran patria de Bolívar había dicho: "Venezuela, que abrió a la América española el camino de la independencia y lo recorrió gloriosamente hasta cerrar su marcha en Ayacucho, es nuestra ilustre maestra de libertad..."

Foto: JORGE LUIS GONZÁLEZFirma de Acuerdos en el Palacio de la Revolución.

Hugo Chávez, al agradecer a Fidel y al pueblo cubano por la condecoración otorgada y por la gran cantidad de "sorpresas agradables" que le ha tenido el líder cubano, dijo que esperaba merecer para siempre esos honores.

Manifestó su tributo a los patriotas cubanos que han estado o están en Venezuela y cuya labor solidaria se guarda para siempre en los corazones de los venezolanos.

Se refirió a las palabras que sobre él había pronunciado con anterioridad el Presidente cubano, y al respecto enfatizó en que si alguien quiere saber quién es Fidel, que revise los últimos 50 años de historia de América Latina y del Caribe, y encontrará la historia siempre viva y siempre digna de Fidel Castro.

Chávez señaló que cuando visitó a Cuba hace diez años, lo había hecho cargado de esperanzas e ilusiones y con todo un gran compromiso por delante.

Se refirió a sus años de soldado y oficial y a cómo fue tomando conciencia de la lucha bolivariana y revolucionaria, a lo que contribuyeron el aliciente y el ejemplo del Che, la muerte en combate de Salvador Allende en Chile, así como los procesos nacionales de Panamá y Perú encabezados entonces por los generales Omar Torrijos y Velasco Alvarado.

Estamos en plena batalla, y esta será larga, dura, difícil, señaló el mandatario venezolano, quien aseguró que solo la fortaleza del pueblo venezolano ha permitido llevar adelante la Revolución Bolivariana.

Calificó al pueblo cubano como de los más dignos del continente y del mundo, que ha sido capaz de vencer medio siglo de bloqueo y agresiones.

Por último, dijo que el proyecto de Bolívar y Martí ha vuelto para vencer y construir el futuro de nuestros pueblos. Hay un mundo puesto de pie que no está dispuesto a aceptar la hegemonía imperial, enfatizó.

SUEÑOS HECHOS REALIDAD

El acto de ayer con la asistencia de estudiantes venezolanos, pacientes que se atienden en Cuba, jóvenes y pioneros de distintos centros de la capital, combatientes y representantes de otros sectores, se inició con las palabras del estudiante del país bolivariano, Pedro Infante Aparicio, de la Escuela Internacional de Deportes, quien agradeció, en nombre de otros 1 400 jóvenes de su país que se forman en la Isla, la posibilidad brindada a ellos, como ocurre también con los "médicos de la dignidad" que se preparan en la Escuela Latinoamericana de Medicina.

Brígida Isturis, una venezolana alfabetizada por la Misión Robinson y que actualmente se prepara para alcanzar el sexto grado, aseguró en emocionadas palabras: "Si la Revolución es sacarme de la ignorancia, yo soy revolucionaria".

Otro sueño hecho realidad como parte de la solidaridad cubano-venezolana calificó Luis Ramón González a la operación de una catarata congénita que le fue practicada en Cuba y le devolvió la vista.

Junto a su hijo Samuel, también sometido a una intervención quirúrgica similar, dijo que "hoy todo es bello, hermoso", y pidió al Presidente Chávez "que no se pare, que siga adelante".

La médico cubana, Lisette Alfonso, quien ha cumplido misiones internacionalistas en Guatemala y Venezuela, dijo tener una huella imborrable en su corazón, al saber que forma parte de ese gran contingente de trabajadores de la Salud que ha contribuido a devolver una sonrisa a un niño o la vista a quienes nunca vieron.

 

   

SubirSubir