Rojas Rodríguez, Marta ( 1931- )

En uno de los pocos prólogos a un libro que escribiera Alejo Carpentier, Premio Miguel de Cervantes, definió a Marta Rojas como: "Ágil y talentosa escritora, de profunda vocación periodística, mirada sagaz, estilo directo y preciso, don de mostrar muchas cosas en pocas palabras". Así es la escritura de esta autora de libros de testimonio, y novelas de ficción.

Nació en Santiago de Cuba y estudió la carrera de Periodismo en La Habana. Recién graduada fue testigo excepcional de los sucesos del 26 de julio de 1953, el asalto al Moncada por Fidel Castro. Este hecho y el juicio fueron recogidos minuciosamente por la recién graduada en periodismo pero sus reportajes le serían censurados a la revista Bohemia, publicación a la cual los entregó. Inmediatamente después comenzó a trabajar en la Sección en Cuba de esa revista. Aunque se había preparado durante el año de práctica como estudiante para laborar en el noticiero deportivo de la Televisión (Canal 4).

Al triunfo de la Revolución continuaba trabajando en Bohemia e integró poco tiempo después el equipo de periodistas del diario Revolución. Luego ingresó al equipo de Granma desde su creación (1965) Fue jefa de información, de redacción y de la página de cultura. Primera corresponsal de guerra, cubana y latinoamericana en Viet Nam del Sur y Cambodia ( 1965-1975). En ese lapso estuvo nueve veces en Viet Nam, sur y norte. Luego dio cobertura a viajes del Presidente Fidel Castro, entre ellos a Chile, otros países latinoamericanos y dentro de Cuba.

Lisandro Otero (Revista Casa de las Américas, No. 141) dice: "Marta Rojas posee las virtudes básicas del buen periodista... Pero además de sus cualidades de periodista, está dotada de los atributos del buen narrador, sabe contar el relato que se propone con un ritmo fluido, sereno y confortante". Finalmente la periodista cedió paso a la narradora de ficción y tiene publicadas dos novelas y otra en proceso de edición. Publicadas, El columpio de Rey Spencer (Chile, Edit. Cuarto Propio, 1993. Letras Cubanas 1986 y Santa Lujuria, segunda edición en el año 2000. Ambas fueron objeto de estudio en el Congreso de Literatura Afrohispa de la Universidad de Arkansas. En proceso editorial por Letras Cubanas, El harén de Oviedo. De la novela Santa Lujuria ha escrito la investigadora norteamericana Miriam DaCosta Willis" es un texto subversivo e iconoclasta que sirve de contradiscurso a la historia oficial escrita por los fundadores del linaje criollo". La profesora e investigadora literaria Elba Birmingham-Pogorny de la la Universidad de Ankansas escribió una elogiosa ponencia sobre El columpio de Rey Spencer.

La novela Santa Lujuria está siendo traducido al alemán por la editorial "8" de Zurich. Otras de sus obras son: el libro de testimonio, antológico, El juicio del Moncada, con prólogo de Carpentier (varias ediciones), los dedicados a la guerra de Viet Nam; Tania, la guerrillera inolvidable (coautora, primera edición con Mirtha Rodríguez Calderón, publicada al inglés por Random House, 1970), El que debe vivir, Premio Casa de las Américas 1978; La cueva del Muerto, novela histórica llevada al cine por el director Santiago Alvarez.

Además del Premio Nacional de Periodismo "José Martí", por el conjunto de su obra, en ese género, la escritora posee otros importantes reconocimientos y premios, entre ellos la "Medalla Alejo Carpentier".

Relatos de Marta Rojas aparecen en las antologías Estatuas de Sal (Edit.Unión) y Cuentistas cubanas de hoy (Edit.Océano, México) y en Daughters of África, Margaret Busby, Jonathan Cape, Londres y Phantheon Books, New York (1992) y Afrocuba (Universidad De Puerto Rico, y Center for Cuban Studies, New York) por Jean Stubbs y Pedro Pérez Sarduy).

Ha realizado documentales en el equipo de los directores José Maldavsky y Gonzalo Arijón, para la televisión francesa y colaborado en documentales del ICAIC desde la fundación del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica.

Entre los premios más sobresalientes que se le han otorgado se encuentra el Premio Nacional de Periodismo José Martí, por la obra de la vida.