ULTRAJE A LAS MILES DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO INTERNACIONAL

19 de mayo de 2005

Afirman que el caso Posada Carriles tiene 
fondo ético y moral

CARACAS, 19 de mayo (PL).— El vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, aseveró hoy que en el caso del terrorista Luis Posada Carriles, existe un fondo ético y moral más importante que el aspecto de carácter jurídico.

"Venezuela reclama a Posada no por razones de venganza ni como una derivación de la Guerra Fría ni por las relaciones amistosas que tenemos con Cuba, se trata del ejercicio de la justicia por parte del estado venezolano", subrayó.

A esos elementos ofrecidos a la prensa desde Cumaná, distante 400 kilómetros al este de Caracas, el vicemandatario agregó que la nación sudamericana suscribió con Estados Unidos un tratado de extradición en 1922.

Rangel manifestó que, como indica la información nacional e internacional y buena parte de los medios de la Unión, el caso Posada Carriles se ha convertido en una verdadera papa caliente en manos del presidente George W Bush.

Recordó que el padre del actual mandatario estadounidense, George Bush, fue director de la CIA en 1976 cuando ocurrió el atentado contra la nave de Cubana de Aviación, en el cual murieron 73 personas, organizado por Posada Carriles.

Abundó que Bush padre, durante su período presidencial, indultó a Orlando Bosch, implicado también en la autoría intelectual de la voladura del avión cubano.

"Invoco una historia porque si no la conocemos no podremos juzgar la magnitud de lo que consideramos en estos momentos", dijo Rangel y agregó que a la administración norteamericana se le plantea un gravísimo problema.

"O es coherente con su discurso antiterrorista y por consiguiente no hace excepción, o el presidente Bush y su administración incurren en una perversa contradicción", destacó.

Calificó de sofisma y de excusa el argumento esgrimido por voceros de Washington, sobre la posibilidad de que si se extradita a Posada, Venezuela lo envíe a Cuba.

"Venezuela reivindica su soberanía no sólo en la defensa de la industria petrolera y de la riqueza nacional, también en la administración de justicia", enfatizó Rangel.

Apuntó que Posada es naturalizado venezolano, se fugó de una prisión de la nación sudamericana y fue sentenciado por tribunales de la patria de Simón Bolívar.

Consideró que EE.UU. elude sus responsabilidades cuando permitió que por mas de dos meses Posada estuviese en territorio norteamericano sin reconocerlo oficialmente y luego aceptó públicamente su presencia.

"Toda acción terrorista es repudiable lo cometa un estado, una organización política, religiosa o sea un acto individual, por eso detrás de este problema existe un fondo de carácter ético y moral mas importante que el aspecto jurídico", remarcó.

   

SubirSubir