ULTRAJE A LAS MILES DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO INTERNACIONAL

17 de mayo de 2005

Participaron más de 1 200 000 habaneros en la 
Marcha del Pueblo Combatiente

A las 2 y 20 de la tarde, al compás de las notas del Himno Nacional Cubano, y tras cumplirse más de seis horas de ininterrumpida marcha, terminaba el histórico desfile, calificado ya como el más grande de la historia revolucionaria

JUAN VARELA PÉREZ

Pasadas las dos de la tarde de este martes 17 de mayo pasó ante la 0ficina de Intereses de Estados Unidos un bloque de estudiantes de la Universidad de La Habana para cerrar una Marcha del Pueblo Combatiente, contra el terrorismo, por la verdad y por la justicia, que hará historia al participar en ella más de 1 200 000 capitalinos procedentes de sus 15 municipios.

Otra vez la amplia avenida del Malecón fue testigo de un multitudinario desfile que encabezado por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Comandante en Jefe Fidel castro, se había iniciado cerca de las ocho de la mañana.

Tras dirigirse a los allí presentes y a toda la nación por las cadenas de radio y televisión, el líder de la Revolución cubana y otros altos dirigentes del país abrieron la Marcha que pasó ante la sede de la Oficina de Intereses de Estados Unidos, caracterizada por su organización, disciplina, masividad y combatividad.

Al frente de otro compacto bloque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) estuvo el General de Ejército Raúl Castro, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y junto a él los Comandantes de la Revolución Juan Almeida Bosque y Ramiro Valdés Menéndez.

Como anticipó la víspera Pedro Sáez Montejo, miembro del Buró Político y primer secretario del Partido en Ciudad de La Habana, los habaneros protagonizaron con su disposición y entusiasmo el más grande y patriótico desfile que recuerde la capital.

Presentes en esta vibrante e inolvidable demostración estuvieron familiares de víctimas del terrorismo contra nuestro país, entre ellos el italiano Giustino Di Celmo, padre del joven Fabio Di Celmo, muerto en septiembre de 1997 en el atentado al hotel Copacabana, y de los Cinco Héroes cubanos prisioneros políticos del imperio por combatir el terrorismo.

Los asistentes reclamaron justicia y exigieron sean encarcelados y juzgados el terrorista internacional Luis Posada Carriles y los cómplices de sus crímenes como Orlando Bosch. Denunciaron además la complicidad del Gobierno de Estados Unidos y su cabeza de hoy, el fascista George W. Bush, en los planes de atentados contra dirigentes de la Revolución.

Esta batalla, que podía leerse en las pancartas y telas enarboladas por los manifestantes de todos los municipios de la capital, fue también la batalla por la libertad de los Cinco Héroes cubanos prisioneros en cárceles yanquis.

¡Abajo el terrorismo! ¡ Viva la Patria Socialista! ¡ Viva Fidel! Fueron las expresiones del más de un millón de capitalinos que exigieron a Estados Unidos que extradite a Venezuela al tenebroso Posada Carriles.

Llamó la atención en esta impresionante demostración de unidad revolucionaria, la presencia de quienes nacieron con la Revolución y han padecido toda su vida el criminal bloqueo impuesto por los sucesivos gobiernos imperialistas.

A las 2 y 20 de la tarde, al compás de las notas del Himno Nacional Cubano, y tras cumplirse más de seis horas de ininterrumpida marcha terminaba el histórico desfile, calificado ya como el más grande de la historia revolucionaria.

   

SubirSubir