ULTRAJE A LAS MILES DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO INTERNACIONAL

¿De nuevo estoy activo?

Ricardo Ronquillo Bello y Amaury E. del Valle

En el año 2000, el más connotado terrorista de este hemisferio volaba a Panamá para organizar un nuevo engendro asesino de los tantos de su vida. Indultado hace menos de un año por la entonces presidenta panameña, Posada se esfumó. Ahora reaparece en el vientre de Estados Unidos, amparado de nuevo por sus amos de siempre

—En una época, nuestros "amigos" norteamericanos nos entrenaron y adiestraron en el uso y manejo de armas, explosivos y técnicas incendiarias.

—Lo que ayer era considerado como un acto de valor y patriotismo, llamado "acción y sabotaje", hoy se llama "terrorismo"...

—La Agencia Central de Inteligencia (CIA), enviaba explosivos (C3), lapiceros de tiempo, mecha, cordón detonante, detonadores y todo lo necesario para actos de sabotaje.

—...los guerreros han realizado ataques comandos a instalaciones dentro de Cuba, desembarcos, sabotajes a embajadas y misiones diplomáticas, hostigamiento a la flota pesquera por comandos navales y hundimiento de barcos cubanos y de sus aliados.

—Años atrás, la pregonada neutralidad del país no era violada cuando nos entrenaban para invadir Cuba; tampoco cuando la Agencia Central de Inteligencia infiltraba comandos y saboteadores a Cuba, llevando armas y explosivos para sus acciones.

—El gobierno americano, como parte de un nuevo plan, ofrecía a los miembros de la Brigada recientemente regresados de Cuba la incorporación al ejército americano... Me gradué de segundo teniente y me asignaron al mando de un pelotón compuesto por soldados americanos.

—Después de dos años de estar en el ejército... comencé a trabajar para la CIA.

—El campo de batalla... lo mismo estaba en el territorio cubano, que en cualquier punto de la tierra.

—...recomendados a diferentes gobiernos, para actuar como instructores de personal en el campo de la lucha antisubversiva...

—...me llegó la oportunidad histórica de trasladarme a Venezuela, país amado en el que pasé la mayor parte de mi vida adulta.

—...fui contratado como instructor de la Dirección General de Policía (DIGEPOL) venezolana y Asesor Especial en asuntos de Seguridad Pública...

—...la DIGEPOL se convirtió de cuerpo represivo del delito político para el que estaba originalmente diseñada, en la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP).

—Dentro del esquema, llegué a ocupar el cargo de Comisario Jefe de la División General de Seguridad, con la responsabilidad directa sobre las Divisiones de Armas y Explosivos, Seguimiento y Vigilancia, Protección de Personalidades y Medios Técnicos.

—La policía, cuya fuerza principal estaba en los delatores, detenía, allanaba e interrogaba utilizando los métodos más duros de persuasión. Como dice el dicho: "Se estaba jugando al duro y sin careta".

—Estoy en perfecto estado de salud y mi mente se encuentra equilibrada y con la misma decisión que antes. De nuevo estoy activo.

Fragmentos tomados del libro autobiográfico de Luis Faustino Clemente Posada Carriles, Los caminos del guerrero, publicado en Miami, en 1994.

Artículo tomado de: www.jrebelde.cubaweb.cu

 

   

SubirSubir