ULTRAJE A LAS MILES DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO INTERNACIONAL

19 de abril del 2007

Caso Posada Carriles desenmascara al imperio

MANAGUA, 18 de abril.— El ex canciller nicaragüense Miguel D’Escoto aseguró hoy aquí que la eventual liberación del terrorista Luis Posada Carriles en Estados Unidos desenmascara la verdadera naturaleza de la llamada política antiterrorista norteamericana.

En declaraciones a Prensa Latina, dijo que el caso es comparable con el de Osama bin Laden, quien, señaló, se convirtió en terrorista a los ojos de Washington, a partir del momento en que empezó a apuntar su mira contra los que le enseñaron a ser terrorista. Simplemente, hay gente para quienes los crímenes de Posada Carriles no son tales, porque fueron ordenados por un país que ellos admiran, y que es Estados Unidos, pero no comprenden que se trata de un Estado terrorista, añadió D’Escoto.

El religioso recordó que el autor intelectual de la voladura de un avión de Cubana con 73 personas a bordo en 1976, y de otros atentados a la Isla, también estuvo involucrado en la guerra sucia que desató Washington contra la Revolución Sandinista en los años ochenta.

Para D’Escoto, resulta cuando menos patético que la justicia estadounidense pretenda ahora juzgar al criminal por haber mentido a las autoridades migratorias sobre su entrada al país, u otros cargos, y no por sus horrendos crímenes. "Me recuerda el caso de Al Capone, a quien solo lograron meter en prisión por evadir impuestos", apuntó.

Mientras tanto, en una encuesta en Internet del diario El Nuevo Herald, de Florida, la mayoría de los participantes se pronunció porque el connotado asesino internacional Luis Posada Carriles sea encarcelado.

La consulta abierta del rotativo floridano plantea las dos opciones, cárcel o libertad. De 759 personas que habían accedido al sitio, 486, o sea, el 64% se manifestó por la primera posibilidad, mientras que 273, el 36%, apoyó su liberación.

Llama la atención que el sondeo fue abierto por un medio de prensa que circula en un área donde el terrorista cuenta con el apoyo de la ultraderecha cubanoamericana.

Entretanto, en Buenos Aires, el director del Museo Che Guevara, Eladio González, dijo que la decisión de la justicia estadounidense de liberar al terrorista merece asco, repudio y desprecio.

   

SubirSubir