ULTRAJE A LAS MILES DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO INTERNACIONAL

7 de junio de 2005

Los hilos cruzados del estercolero

Joaquín Rivery Tur

El Gobierno norteamericano no ha dado ninguna explicación sobre lo que piensa hacer con el terrorista Luis Posada Carriles, mientras las voces de cientos de representantes de América Latina y del mundo que se reunieron durante tres días la semana anterior, en La Habana, todavía resuenan denunciando el doble rasero de Washington frente al terrorismo.

Posada y Mireya Moscoso en la "tierra de promisión".

Con el título Posada Carriles y la hipocresía del Gobierno norteamericano, y guiada por Randy Alonso, la Mesa Redonda Informativa de ayer tuvo como tema la actualización del caso Posada Carriles.

Arleen Rodríguez se refirió a dos entrevistas, con El Nuevo Herald, y El Diario El Paso, en las cuales el terrorista dijo sentirse muy bien, pese a alegar de nuevo "problemas cardiacos", y afirmó que Bush es un gran presidente y que nunca se encuentra en ningún lugar mejor que en Estados Unidos.

Fueron entrevistas curiosas en la sumamente cómoda prisión de El Paso, en las que a pesar de que constantemente la abogada le prohibía responder a las preguntas de la prensa, Posada expresó su seguridad de que obtendría la residencia en Estados Unidos.

El reo, que vive a cuerpo de rey, come según lo que pide, exactamente como no lo hace ningún otro detenido inmigrante ilegal, dice que por propia decisión no quiere compartir con los demás reclusos y que tiene un tiempo ilimitado de llamadas con tarjeta prepagada.

También se declaró muy satisfecho por la negativa del Gobierno norteamericano de extraditarlo a Venezuela y dijo que más adelante, cuando salga, se dedicará a pintar, pero también en este caso la abogada le advertía constantemente no responder a cualquier pregunta esencial sobre su actividad terrorista.

La repercusión del encuentro Contra el terrorismo, por la verdad y la justicia de La Habana se pudo apreciar en el espacio que le concedió la Televisión Española y la CNN a las pruebas aportadas durante los tres días de denuncias.

La proposición de Fidel de crear un Tribunal Hemisférico contra el Terrorismo fue uno de los puntos más citados por los medios de prensa de América y Europa.

Raúl Garcés dio a conocer que en los últimos días en Venezuela han aparecido nuevas personas que fueron víctimas de la práctica de torturas por Posada Carriles. El embajador venezolano en Estados Unidos Bernardo Álvarez declaró que se está preparando hasta el último detalle para entregar toda la información posible al Gobierno de Bush, mientras el embajador norteamericano en Venezuela, William Brownfield, declaraba en Caracas que Posada era inocente hasta que se demostrara lo contrario.

Una de las torturadas en Venezuela que estaba en estado de gestación de ocho meses cuando fue detenida por Posada en Caracas, testificó que el terrorista ordenó "extirpar" la semilla y la hicieron abortar a golpes por el vientre. Otra presa declaró que la había sometido a suplicio el "comisario Basilio" (Posada) y que incluso a veces tomaba a su pequeña hija y le colocaba una pistola en la cabeza cuando le hacía preguntas sobre actividades revolucionarias.

Garcés comentó muy positivamente un artículo de Rosa Miriam Elizalde y José Pertierra, en el que refutan una afirmación norteamericana de que Posada fue absuelto por la justicia venezolana, cuando en realidad ocurrió que un tribunal militar se inhibió del proceso porque los imputados eran civiles y, por tanto, lo transfirió a la justicia ordinaria, que lo acusó de homicidio calificado y de traición a la patria.

Posiblemente el contenido de los artículos de The Miami Herald (en inglés) sobre el Encuentro en La Habana no arrojan realmente nada nuevo, comentó Reynaldo Taladrid, salvo el hecho de que se publicaron allí. Los materiales se insertaron en la sección de noticias locales en un segundo plano y les pusieron "comentario personal" para distanciarse de su propio periodista, pero además, la versión en español (El Nuevo Herald) no publicó el primero de ellos.

En la Mesa Redonda también fueron recordados los comentarios y la denuncia valientes de Renán Castro, periodista de Por Esto, sobre la estadía de Posada Carriles en México, en el estado de Quintana Roo, y los vínculos de la mafia de Miami con el narcotráfico organizado de México para manejar el traslado del asesino anticubano a Estados Unidos y en general su implicación en el tráfico de drogas, de dinero y de armas en una relación estrecha y comprensible.

La contrarrevolución de Miami y la mafia de la droga mexicana son de las cosas más parecidas del mundo, vinculadas desde hace muchos años, desde la época de la guerra sucia contra Nicaragua y el escándalo Irán-Contras. Son una para la otra, se afirmó en la Mesa.

Segun mostró un video exhibido en el programa, por allá, por las calles de la sede mafiosa miamense, Mireya Moscoso dijo, al hablar de los terroristas: "hoy vengo a compartir con mis amigos". Parece que se queda por allá para revolcarse en el mismo estercolero.

   

SubirSubir