ULTRAJE A LAS MILES DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO INTERNACIONAL

2 de junio de 2005

Denuncian esencia fascista del terrorismo de Estado

Presidida por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz se inició en esta capital una nueva jornada de condena internacional al terrorismo. La sesión matutina abrió con el panel Terrorismo: La memoria, en el que especialistas en el tema, investigadores, y testimoniantes argumentaron las entrañas macabras de la Operación Cóndor

HAYDÉE LEÓN MOYA

Presidida por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, se inició en esta capital una nueva jornada de condena internacional al terrorismo, protagonizada por los más de 400 delegados extranjeros y cerca de 1 000 cubanos que asisten desde ayer al encuentro internacional Contra el terrorismo, por la verdad y la justicia en el Palacio de las Convenciones.

La sesión matutina abrió con el panel Terrorismo: La memoria, en el que especialistas en el tema, investigadores, y testimoniantes argumentaron las entrañas macabras de la Operación Cóndor, alentada y sustentada por la política sucia y criminal de Estados Unidos contra los países de la región.

Alfredo Boccia, médico e investigador paraguayo, denunció que el terrorismo de Estado ha costado más de 30 000 víctimas en el Cono Sur Latinoamericano, y en su país más de un millón de ciudadanos vieron los horrores de la dictadura desde la triste realidad del exilio. El Cóndor, aseveró, fue el MERCOSUR del terror, y el conocimiento de lo que fue requiere una coordinación de la información que tenemos para que la impunidad termine, que es en el fondo el anhelo de nuestros pueblos.

Hemos logrado abrir una brecha, dijo, hacía falta este evento para poner las piezas que faltaban en el rompecabezas del dolor.

Ese terrorismo de Estado debe ser desmantelado y sus autores y compinches condenados para restaurar definitivamente la justicia, demandó.

Luego de exponer su desgarrador testimonio, el joven chileno Manuel Guerrero, cuyo padre fue secuestrado y posteriormente asesinado durante la ola de terror desatada en la década de los 70 por la sangrienta dictadura de Augusto Pinochet, hizo un llamado a los luchadores de los derechos humanos de todo el mundo a unirse para seguir luchando contra el imperialismo y a favor del socialismo y la democracia en nuestra región.

El terrorismo de Estado, aseguró, busca inmovilizarnos. Mi padre no es una víctima, es un combatiente, un revolucionario, y por eso fue asesinado. En nombre de toda la generación que somos hijos de luchadores, también hago un llamado a la izquierda de mi país para que salga del llanto congelante y retomemos la lucha para avanzar hasta alcanzar la liberación y poner fin al imperialismo injusto y sangriento, que no es un grupo de personas, es un ánimo y una concepción fascista que debemos extirpar.

Entre los panelistas que intervinieron en la primera jornada del segundo día de trabajo del foro, que también preside José Vicente Rangel, vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela, se encuentran Nora Cortiña, fundadora del movimiento de las Madres de la Plaza de Mayo, de Argentina; Raúl Olivera, investigador uruguayo que ha seguido la memoria de los desaparecidos de su país; y Miguel Bonasso, escritor y periodista argentino.

   

SubirSubir