Reflexiones del compañero Fidel

 

Reflexiones del compañero Fidel

 

Tomado de Cubadebate

 

El equipo olímpico de pelota

 

 

 

Tronó la indignación de los fanáticos por el duro revés del domingo. Eso lo dice todo: ¡fa-ná-ti-cos!

Pero se olvida que ahora están en Corea del Sur, país donde ni siquiera tenemos una embajada, y en el que continúan preparándose nuestros atletas.

No son ellos, en todo caso, los que merecerían las mayores críticas si algo no salió bien. Van a unos Juegos Olímpicos que tendrán lugar al otro lado del mundo, donde las horas del sueño y el ritmo de vida se cambian. Tienen un programa de preparación física intenso, todo con vistas a la última participación de ese deporte en las Olimpiadas, porque así lo determinan los ricos y poderosos amos del olimpismo. Ellos no han sido vencidos. No los desalentemos. Enviémosles un mensaje de aliento.

¿Por qué no esperamos el final de las Olimpiadas para discutir a fondo y de forma verdaderamente democrática la responsabilidad de todos los que tienen que ver con el deporte cubano?

Deslumbramos a nuestro pueblo con los éxitos y las promesas deportivas, pero después no nos atrevemos ni siquiera a publicar los nombres de los que traicionan a su patria vendiéndose al enemigo. Mucha ciencia y poca conciencia pareciera ser nuestra consigna burocrática en la formación de los deportistas, una rama social vital, cuyo objetivo no es la gloria ni las medallas de oro, sino la salud física y mental de nuestro pueblo. ¡Cómo nos duele cuando algunos de ellos se lesionan en las prácticas intensivas o en accidentes, como el que acaba de sufrir Pedro Pablo Pérez! El doloroso accidente que lo tiene al borde de la muerte golpea también a una gran promesa olímpica, su compañera Yoanka González.

No olvidemos las proezas de Ana Fidelia.

A pesar de las circunstancias adversas, nuestros atletas brillan por su calidad humana y patriótica. No llega siquiera a uno de cada diez los que sucumben moralmente a la lluvia de ofertas en un mundo plagado de mercachiflismo, vicios, drogas, doping y consumismo, en el cual nuestra patria brilla como un ejemplo difícil de imitar.

No permitamos jamás que los traidores visiten después el país para exhibir los lujos obtenidos con la infamia. Culpémonos también a nosotros mismos.

Fidel Castro Ruz
16 de julio de 2008
4 y 21 p.m.

   

SubirSubir