MESA REDONDA

(22 de diciembre  de 2005)

Bochornosa actividad antipatriótica de una
sarta de vividores

José A. de la Osa
delaosa@granma.cip.cu

Más que en palabras, en imágenes, se mostraron ayer las cínicas y groseras provocaciones de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en nuestro país y de la participación de sus mercenarios en Cuba en acciones subversivas.

La señora en el momento que votaba por la elección de SU presidente Bush. 

Como conclusión de las dos mesas redondas dedicadas a ofrecer una abundante información sobre quién es Michael Parmly, qué hace la Oficina de Intereses de EE.UU. en nuestro país y quiénes son los mercenarios que están a su servicio, el moderador Randy Alonso indicó que el Gobierno de los EE.UU. anunció el pasado martes, en voz de su Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, el propósito de adoptar medidas adicionales para derrocar a la Revolución cubana y provocar una supuesta "transición a la americana" en nuestro país en una segunda fase del llamado Plan Bush para Cuba.

Foto: JORGE LUIS GONZÁLEZCon el negocio de la "disidencia" su refrigerador está bien abastecido. 

El panel de periodistas estuvo integrado por Reinaldo Taladrid, Arleem Rodríguez, Lázaro Barredo, Rogelio Polanco, y el director de la Biblioteca Nacional, Eliades Acosta.

Partiendo que desde su llegada a Cuba Parmly se ha convertido en el principal resorte de la política anticubana y ha desarrollado una intensa actividad de contacto con los mercenarios en nuestro país, ha abastecido, financiado y publicitado a esos grupos de apátridas en su labor subversiva, Taladrid planteó que hay que insistir una y otra vez en que todo esto es parte de un plan del Gobierno de los EE.UU, es decir, de una potencia extranjera, dirigido a derrocar a un Gobierno legítimo como el cubano.

Foto: JORGE LUIS GONZÁLEZTaladrid, como otros panelistas, mostró la "pacotilla" de la SINA. 

Todo ese plan, precisó, está viciado de inicio porque desconoce la legalidad internacional e incluso la propia legalidad estadounidense, y puntualizó que la esencia de ese plan de derrocar a un gobierno extranjero desde territorio norteamericano está en contradicción con varias leyes vigentes en los EE.UU.

La actividad de suministros de la SINA a sus mercenarios pasa por teleconferencias, por la "pacotilla" y los radios que les entrega, los cuales en su mayoría, apuntó Taladrid, van a parar al "mercado negro", y, además, esa Oficina es un activo centro de reproducción de propaganda escrita contra nuestro país.

Al referirse al tema, Barredo, director del periódico Granma, dijo que en la desesperación ante los fracasos que ha tenido el Gobierno de los EE.UU. en su propaganda subversiva contra Cuba —y puso como ejemplo a las mal llamadas radio y TV Martí que no tienen incidencia dentro de nuestra población a pesar de que han gastado más de 600 millones de dólares—, ahora buscan sucedáneos, y han convertido a la SINA en un centro de recursos informativos, de revistas, de libros, como vía de llegar a determinados núcleos en su labor desestabilizadora.

Mencionó títulos de libros que bien pueden servir para la recuperación de materia prima, y de "autores" con profundos antecedentes terroristas o de entreguismo a la política norteamericana, y apuntó que los nuevos anexionistas, aunque cambien los tiempos, tendrán siempre en el alma un signo de dinero, de traición, de darle la espalda a la dignidad de su pueblo. Por eso es explicable que circulen estas publicaciones que nada tienen que ver con la tradición filosófica, política, o histórica del pueblo cubano.

Las publicaciones que se distribuyen por la SINA, algunas las imprime el Centro de Información de la Oficina de Intereses, y otras las introducen en Cuba a través de la valija diplomática, y sirven también para alimentar las llamadas bibliotecas independientes, otro mecanismo de penetración e injerencia del Gobierno de los EE.UU., foco de actividad subversiva y, sobre todo, una de las armas preferidas, según ha declarado Michael Parmly, de su política contra Cuba.

Acosta, director de la Biblioteca Nacional, indicó que si no se tratara de un elemento más de las campañas del enemigo contra Cuba, sería algo para mover a risas, porque realmente es una campaña burda, que no tiene ningún sustrato real y se basa sobre todo en dar una imagen virtual al exterior de la existencia de una red que no existe y de bibliotecarios independientes que no son bibliotecarios ni independientes.

Afirmó que detrás de toda la campaña, financiándola, diseñándola, apoyándola en el exterior está el Gobierno estadounidense, el mismo que quemó la Biblioteca Nacional de Iraq y que impide que no se les den visas a los bibliotecarios cubanos para asistir a eventos en EE.UU. o no permite, por el bloqueo, que Cuba pueda acceder a base de datos en ese país, o no se puedan comprar ni revistas científicas ni libros, aunque sean de Whitman.

Dijo que sobre este engaño burdo de las bibliotecas y bibliotecarios independientes, la comunidad internacional aprobó sobre este tema la Declaración de Boston (en una conferencia internacional de IFLA celebrada en el 2001 en esa ciudad estadounidense), con el apoyo del 86,7% de los votos de los miles de delegados presentes y que fue, curiosamente, una declaración presentada por los bibliotecarios norteamericanos. En ella se exhorta al Gobierno norteamericano a compartir materiales de información con Cuba, y plantea textualmente: "y no solamente con individuos y organizaciones no gubernamentales independientes, que representan los intereses políticos de Estados Unidos".

Por tanto, la comunidad de bibliotecarios del mundo reconoce que los proyectos de bibliotecas independientes representan los intereses políticos del Gobierno de Estados Unidos.

Eliades Acosta acotó que una Revolución como la nuestra, que se hace sobre la base de las ideas, no tiene, ni ha tenido, ni podrá nunca tener, en tanto Revolución, miedo a discutir las ideas. Y las ideas se combaten con ideas, no con prohibiciones ni censuras.

IMÁGENES MÁS QUE PALABRAS

A esta altura de la Mesa, Randy indicó que Martha Beatriz Roque fue una de las presentes en la SINA el pasado día 10 en la celebración del Día de los Derechos Humanos, donde en su discurso el "sargento" Parmly dijo que las fuerzas revolucionarias que están en las calles son semejantes a las "camisas pardas" del fascismo y a los racistas del Ku-Klux Klan. Beatriz Roque es conocida por las denuncias hechas por las Mesas Redondas y por la propaganda del Gobierno norteamericano hablando de su estado de salud y de las "violaciones" a los derechos humanos, lo que fue desmentido oportunamente por el canciller Felipe Pérez Roque.

Indicó que esa misma persona, en mayo de este año, encabezó una Asamblea de la llamada Sociedad Civil en Cuba.

Sobre el análisis de ese encuentro pagado por el Gobierno de los Estados Unidos habló Rogelio Polanco, director de Juventud Rebelde. Recordó que aquella asamblea fue precedida de una campaña mediática agresiva y que formó parte del show mediático utilizado siempre por los personeros de las distintas administraciones norteamericanas para promover este tipo de acciones dentro del país, y es parte también de la obsesión yanki de lograr alguna unificación de los grupúsculos contrarrevolucionarios, pero que debido a la lucha que mantienen por el dinero, el protagonismo e intereses mezquinos que llevan dentro esos personajes, nunca lo han podido ni lo podrán lograr.

Añadió que fue también una forma de presentar "de manera escandalosa" la negativa de nuestras autoridades de permitir que mercenarios desde el exterior vinieran también a promover esa asamblea. Como ese encuentro fue organizado solo por una parte de los grupúsculos contrarrevolucionarios, otros se refirieron a la reunión como un fraude, una maniobra, una provocación, e incluso hubo alguien que dijo que había más periodistas extranjeros y diplomáticos que delegados.

Polanco relató la fuerte campaña de recaudación que realizaron las autoridades norteamericanas y de todo su andamiaje de financiamiento a la contrarrevolución en Cuba, para sufragar los gastos de esa reunión con la presencia de un centenar de personas.

Esto no es otra cosa que la demostración, precisó el panelista, de que por esta vía, como ha sido siempre, la SINA se convierte en la "punta de lanza" de la política agresiva, intervencionista que única y exclusivamente busca el derrocamiento de la Revolución y que ya tiene escrito cómo hacerlo: es el Plan Bush que están aplicando metódica y sistemáticamente mediante sus personeros en nuestro país y sus mercenarios pagados por EE.UU.

Prueba al canto: en la asamblea anexionista no podía faltar el Presidente norteamericano. Como por supuesto no estaba físicamente, se hizo presente con un discurso enviado directamente a la asamblea y que fue saludado con aplausos y vitoreado con frases de ¡Viva Bush! por los mercenarios allí reunidos.

Previo a su presentación, la contrarrevolucionaria Beatriz Roque señaló que constituía un verdadero honor contar con la presencia de diplomáticos extranjeros acreditados en nuestro país, y otros huéspedes distinguidos que, dijo, "nos han honrado al concurrir a este evento". Indicó que es cierto que ha sido el apoyo material, brindado por "nuestros hermanos exiliados" lo que

ha permitido realizar todo el trabajo preparatorio, acondicionar en lo posible la modesta área en la que estaban reunidos y llevar a cabo este propio congreso y enfatizó que "se sentían orgullosos de reunirse en el aniversario 103 de la proclamación de nuestra república".

En sus palabras, trasmitidas en voz e imágenes durante la Mesa Redonda, Bush señaló que le place enviar un saludo a todos los cubanos que celebran el aniversario 103 de la independencia de Cuba.

En toda Cuba, agregó, muchos de ustedes toman la decisión de salir de la sombra de la represión. Ayudamos a las organizaciones a proteger a los disidentes y a promover los derechos humanos, trabajamos para garantizar que el pueblo de Cuba oiga la voz clara de la verdad por medio de radio y TV Martí. Y estamos trabajando para evitar que el régimen represivo se aproveche de las divisas de los turistas y los envíos a cubanos. No aguardamos por el día de la libertad de Cuba, trabajamos para el día de la libertad de Cuba. Cuba será libre pronto y que Dios los bendiga.

Un contrarrevolucionario entrevistado por la prensa, según se apreció en las imágenes rodadas, declaró que había manifestado en dos ocasiones ¡Viva Bush! porque, confesó paladinamente, "yo no tengo otro Presidente que no sea él", y que había gritado porque estaba contento de alegría y de felicidad.

Otro apátrida, un autotitulado subdelegado de Matanzas, proclamó que tenían que agradecer en grande la ayuda de "nuestros hermanos en el exilio y de la Oficina de Intereses" de los EE.UU. en Cuba.

El Director de Juventud Rebelde, acotó en la Mesa que lo anterior no requería muchos comentarios, porque los mercenarios habían expresado sus posiciones y de cómo admiran al presidente Bush.

Al referirse a Martha Beatriz Roque dijo que después que se le concedió la licencia extrapenal ha seguido muy activa en su accionar subversivo, y ahora estaba convocando al primer congreso de bibliotecas independientes, porque aquí está ahora, precisó Polanco, la "gallina de los huevos de oro". Y como el mejor centro de convenciones que tienen es la Oficina de Intereses de EE.UU. y la residencia de los funcionarios norteamericanos de la SINA, informó, ya realizaron el pasado día 15 la reunión preparatoria de este supuesto congreso.

Partiendo de que el uso del chantaje es algo normal en estos grupúsculos, Polanco invitó a escuchar, y a ver unas imágenes, que, dijo, reflejan de forma exacta quién es Martha Beatriz Roque, cuando junto a un grupo de contrarrevolucionarios se disponía a votar por Bush, en la residencia de James Cason, durante las últimas elecciones en los Estados Unidos, y que fue votado también por los mercenarios cubanos.

Escuchemos el comentario que hace sobre dos temas importantísimos: la invasión a Cuba, sobre la que dijo:

"Yo quiero que tú sepas que si eso le cuesta al Gobierno cubano que los yankis invadan a Cuba, me da lo mismo".

Y sobre el uso de las visas para viajar al exterior como parte del chantaje que hace la Oficina de Intereses de EE.UU. en Cuba para obligarlos a hacer las acciones que dirigen:

"Oye, llamaron de Pinar del Río que no se han reunido y no piensan reunirse. En Pinar del Río no van a hacer asambleas. No se irá nadie de Pinar del Río pá Miami, ya que los americanos dijeron que ni una visa..."

Creo que esas son las mejores demostraciones de quiénes son esos mercenarios, resumió Polanco.

Taladrid explicó en el programa que Marta Beatriz Roque está convocando ahora a un supuesto congreso de bibliotecarios independientes que ella encabeza, para lo cual celebró una reunión en la casa de un diplomático norteamericano en La Habana el 15 de diciembre, en violación de las normas de inmunidad diplomática.

Hasta el 20 de junio, la Roque recibió 70 141 dólares procedentes de Estados Unidos —dio a conocer Taladrid— enviados por ciudadanos norteamericanos, y organizaciones terroristas que operan en Miami y acto seguido se mostraron imágenes de algunos "beneficios personales" de esta señora en el negocio de hacer "disidencia" a favor de la SINA.

La periodista Arleem Rodríguez, hizo mención a otros mercenarios cubanos pagados por el Gobierno de los Estados Unidos. Citó entre ellos a Osvaldo Payá, que ha sido "pintado" por los grandes medios de comunicación, en particular los norteamericanos y los europeos como un líder de los derechos humanos, como uno de los futuros presidentes que nos tiene reservado el imperio, junto a Elizardo Sánchez, y que lo dibujan con la imagen de un católico luchador por la libertad, defensor de los derechos humanos.

Hizo mención que desde el año 2002 vinieron a Cuba representantes del Grupo del Consorcio de Mississippi para el Desarrollo Internacional, personas que supuestamente representan centros universitarios de esa zona, la más pobre de los EE.UU, y en el 2004, en reunión con Payá, en representación del Movimiento Cristiano de Liberación, acuerdan un programa y condiciones de los cursos que impartirían en nuestro país.

El dinero del contribuyente norteamericano aporta 2 650 dólares por cada ciclo del curso, independientemente de los 1 000 dólares que se le pagan a Payá como salario por sus funciones de coordinador del curso, 3 650 a los profesores que vienen de EE.UU. y 2 666 por pasajes, comida, etcétera. Este programa está dirigido, indicó la panelista, a lograr una gran movilización contra la Revolución cubana, busca lograr un cambio de mentalidad en la población a favor de la llamada transición, trasmitir a los ciudadanos que se encuentran en su radio de acción la necesidad de liberarse de la Revolución y determinar las vulnerabilidades que pueda haber en el Gobierno cubano. Se les instruye cómo obtener el apoyo de la prensa extranjera para tener una divulgación hacia el exterior.

Arleen explicó que a los alumnos se les pagan 50 dólares por ir al curso, lo que representan 150 por los tres ciclos que abarca. Se sabe, por algunos estudiantes que participaron en el curso, precisó, que Payá en lugar de los 150 dio 50 y que su mujer, Ofelia Acevedo Maura, es una de las estudiantes y asiste a todos los cursos, se supone que por los beneficios económicos que ello le reporta.

También hizo alusión a las Damas en Verde, así designadas por un periodista de Granma Internacional, justamente porque el 3 de marzo de este año, cuando Roger Noriega fungía aún como subsecretario de Estado, al presentar su informe dijo que era un éxito el Plan de Transición, la política para derrocar a la Revolución cubana, e informó de la entrega de 14,4 millones de dólares. Citó entonces, entre las beneficiadas de esa cuantiosa suma —"un ejemplo de cómo se avanzaba en la promoción de la disidencia en Cuba"— a las denominadas Damas de Blanco, y se atrevió a compararlas con las Madres de la Plaza de Mayo y con las mujeres que históricamente han luchado contra la represión en las dictaduras.

Arleem comentó que a ello no quería responder sino prefería que lo hiciera Hebe de Bonaffini, quien estuvo en Cuba recientemente en el evento contra el terrorismo. Alguien que había leído lo que dijo Noriega, comentó, se le acercó y le dijo a De Bonaffini: A las Damas de Blanco en Cuba las comparan con las Madres de la Plaza de Mayo por sus pañuelos blancos en la cabeza.

Entonces Hebe se viró rápidamente y replicó: primero voy a decirles que la Plaza de Mayo está en Argentina y en ninguna otra parte. Nuestro pañuelo blanco simboliza la vida, mientras que estas mujeres de las que usted me habla representan la muerte.

   

SubirSubir