MESA REDONDA

(4 de marzo de 2005)

La integración es la principal arma de los 
pueblos latinoamericanos

Mariela Pérez Valenzuela

Montevideo es por estos días toda fiesta del pueblo uruguayo y de los pueblos de nuestro Continente.

La llegada al poder de Tabaré Vázquez y la izquierda uruguaya da un giro a la historia política de la pequeña nación sudamericana y suma fuerzas para desandar los necesarios caminos de la integración.

Los acuerdos firmados por Uruguay con Cuba, Brasil, Argentina y Venezuela y las declaraciones políticas de concertación realizadas en estas históricas jornadas en Montevideo son inéditas y esperanzadoras para nuestro Continente.

Son, además, todo un símbolo de unidad frente a las pretensiones de Estados Unidos, que no pierde oportunidad para arreciar sus ataques contra Venezuela y cuestionar la reanudación de las relaciones entre Uruguay y Cuba.

Con estas palabras resumió Randy Alonso la Mesa Redonda Informativa de ayer, en la cual trascendió que Montevideo fue en estos últimos días un bello escenario para la solidaridad y la amistad entre los pueblos de Cuba y Uruguay.

Muestra de ello fue el histórico acto de respaldo a la Isla caribeña efectuado la noche del miércoles en el centro deportivo El Cilindro, el cual acuñó la hermandad entre los dos pueblos.

Arleen Rodríguez comentó que tiene un significado enorme el hecho de que el primer gesto del nuevo Gobierno de Uruguay en el terreno internacional fuera restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba, las que interrumpió la administración saliente de Jorge Batlle en el 2002.

Destacó los acuerdos rubricados entre los dos Gobiernos, y señaló que los días cubanos en Uruguay, en ocasión de la histórica asunción de la izquierda a la presidencia en ese país, reafirman la tendencia hacia el progreso de América Latina.

Nidia Díaz indicó que se viven días de nuevas oportunidades para consolidar la integración a la que llamaron nuestros libertadores.

En ese sentido se refirió a la "minicumbre" efectuada en Uruguay entre los presidentes de Brasil, Venezuela y Argentina, en la cual fijaron posiciones comunes, y sostuvo que los compromisos asumidos auguran que se ponen bases muy sólidas en el camino de la construcción de la integración latinoamericana.

Señaló que no son solo acuerdos entre gobiernos, sino que apuntan hacia la posibilidad de que estos ejecutivos puedan articular sus presupuestos en función de las mayorías.

En un contacto telefónico con Maribel Acosta, enviada especial de la televisión cubana a la toma de posesión del líder izquierdista Tabaré Vázquez, la periodista señaló que Montevideo comienza a retornar a la normalidad, en la medida en que comienzan a darse los primeros pasos en el plan del Gobierno.

En otro momento Marina Menéndez se refirió a la declaración conjunta que emergió del histórico encuentro entre los presidentes de Venezuela, Brasil y Argentina.

Los tres mandatarios coincidieron en la necesidad de la integración para lograr la posición conjunta que le de fuerza a los países latinoamericanos frente a los organismos de crédito y reconocieron a la pobreza como el principal problema que afecta a la región.

Marina recordó cuanta falta hacen esas posiciones comunes cuando se tienen en cuenta, por ejemplo, las presiones que debió enfrentar el gobierno de Néstor Kirchner por parte del FMI para renegociar la deuda con sus propias propuestas.

De las primeras medidas anunciadas por el presidente Tabaré Vázquez, el colega Renato Recio se refirió a la investigación de las desapariciones durante la dictadura, la lucha contra la pobreza y la corrupción, la condena del Gobierno al terrorismo y la decisión de no aceptar la injerencia externa en los asuntos internos de Uruguay.

Frente a la integración, Estados Unidos continúa su ataque a Venezuela y a otros países de la región latinoamericana.

Nidia Díaz precisó que hay voces dentro de la administración neofacista de Bush que se pronuncian contra el proceso bolivariano, sin acabar de sacar lección de lo que pasó en abril del 2002, cuando en menos de 48 horas el pueblo restituyó el poder institucional en Venezuela.

En medio de esta situación una noticia importante procedente de ese hermano país es la detención en los últimos días del jefe de los golpistas Carlos Ortega, quien tendrá que responder ante la justicia por todos los actos contra la revolución bolivariana.

Arleen comentó al respecto que Ortega encabezó el paro petrolero en Venezuela y provocó pérdidas por mas de 10 mil millones de dólares, además de ser uno de los cabecillas del fracasado golpe contra Chávez.

   

SubirSubir