De la Sierra Maestra a Santiago de Cuba. La contraofensiva estratégica. Fidel Castro Ruz

La contraofensiva estratégica (IX)

Diciembre de 1958

Parte 9

LUNES 01

El primer día del mes de diciembre redacté el parte militar sobre la Batalla de Guisa, publicado en esa misma fecha por la emisora Radio Rebelde. La información pormenorizaba las bajas enemigas y los pertrechos ocupados; destacaba, además, la bravura del capitán Braulio Curuneaux, caído en combate casi al final de los enfrentamientos.

Radio Rebelde

Última hora: La Batalla de Guisa. Tomado el pueblo por las fuerzas rebeldes. Más de doscientas bajas ocasionadas al enemigo. Un tanque, dos morteros, una bazooca, siete ametralladoras trípode, 94 armas largas y cincuenta y cinco mil balas ocupadas.

Repetimos... Hemos recibido de la Comandancia General el siguiente parte:

Ayer, a las 9 de la noche, después de diez días de combate nuestras fuerzas penetraron en Guisa. La batalla tuvo lugar a la vista de Bayamo, donde está situado el puesto de mando y el grueso de las fuerzas de la dictadura. Se combatió contra nueve refuerzos enemigos que vinieron sucesivamente, apoyados en tanques pesados, artillería y aviación.

La acción de Guisa se inició exactamente el 20 de noviembre a las 8 y 30 de la mañana, al interceptar nuestras fuerzas una patrulla enemiga que diariamente hacía el recorrido de Guisa a Bayamo, poniéndole fuera de combate a los pocos minutos. Ese mismo día a las 10 y 30 de la mañana llegó al lugar de la acción el primer refuerzo enemigo contra el que se combatió hasta las seis de la tarde en que fue rechazado. A las 4 P.M. un tanque T-17 de 30 toneladas quedó destruido por una poderosa mina. Fue tal el impacto de la explosión que el tanque se elevó varios metros y cayó más adelante con las ruedas hacia arriba y la torre clavada en el pavimento de la carretera.

Horas antes un camión repleto de soldados había sido también destruido por efecto de otra potente mina. A las seis de la tarde el refuerzo se retiró.

Al día siguiente el enemigo avanzó apoyado con tanques Sherman y logró penetrar en Guisa, dejando un refuerzo en la guarnición. El 22 nuestras tropas, repuestas del cansancio de dos días de continuas luchas tomaron de nuevo posiciones en la carretera de Bayamo-Guisa. El 23 una tropa enemiga intentó avanzar por el camino del Corojo siendo rechazada. El 25 [realmente fue el día 26], un batallón de infantería precedido por dos tanques T-17 avanzaba de nuevo por la carretera de Bayamo a Guisa en un convoy de 14 camiones. A dos kilómetros de este punto las tropas rebeldes hicieron fuego contra el convoy a ambos lados de la carretera cortándole además la retirada, mientras una mina paralizaba el tanque de vanguardia. Se inició entonces uno de los más violentos combates que se han librado en la Sierra Maestra. Había quedado sitiada no sólo la guarnición de Guisa sino el batallón completo que vino de refuerzo. Estos contaban en el interior del cerco con dos tanques T-17. A las 6 de la tarde el enemigo había tenido que abandonar todos los camiones, agrupándose estrechamente alrededor de los dos tanques. A las 10 de la noche, mientras una batería rebelde de morteros [del] 81 atacaba a la fuerza enemiga, reclutas revolucionarios armados de pico y pala abrieron una zanja en la carretera junto al tanque destruido el día 20, de modo que entre los restos de este y la zanja quedaba obstaculizada la salida de los dos tanques T-17 que estaban en el interior del cerco. A las dos de la mañana una compañía rebelde avanzó desplegada contra el enemigo batiéndolo fuertemente contra los tanques, donde quedaron sin agua y sin comida.

Al amanecer del 27 dos batallones de refuerzo de Bayamo, precedidos por tanques Sherman llegaron al lugar de la acción. Se combatió contra ellos durante todo el día 27. A las seis de la tarde los blindados y la Infantería enemigas iniciaron retirada general. Los Sherman pudieron salir gracias a sus ruedas de estera. Tras ellos arrastraron uno de los tanques T-17, pero el otro no pudo ser retirado. Sobre el campo lleno de cadáveres enemigos quedaron numerosas armas; treinta y cinco mil balas, catorce camiones, 200 mochilas y un tanque T-17 en perfectas condiciones, con abundante parque de cañón calibre 37 milímetros. Pero la acción no había concluido; una columna rebelde avanzando rápidamente de flanco interceptó al enemigo en retirada en las proximidades del entronque en la carretera Central, atacándole y haciéndole numerosas bajas y ocupándole más armas y más parque.

Rápidamente el tanque fue ocupado y puesto en condiciones de entrar en acción. El 28 por la noche dos pelotones rebeldes precedidos por el tanque avanzaron resueltamente hacia Guisa. A las dos y veinte de la madrugada del día 29, el T-17 tripulado por rebeldes se situó exactamente a las puertas del cuartel de Guisa y en medio de los numerosos edificios donde estaba atrincherado el enemigo [comenzando comenzó] a disparar sus armas. Cuando había disparado ya cincuenta cañonazos, dos impactos directos de bazooka disparados por el enemigo paralizaron los motores del mismo. Los tripulantes del tanque averiado continuaron disparando contra el cuartel el resto de las balas del cañón hasta agotar la última. Entonces bajándose del tanque iniciaron la retirada.

Se produjo un acto de inigualable heroísmo. El teniente Hipólito Prieto [en verdad fue Leopoldo Cintra Frías] que manejaba la ametralladora del tanque la sustrajo del mismo y bajo un fuego cruzado, y a pesar de estar herido, se arrastró bajo las balas llevando consigo la pesada arma sin abandonarla un instante.

Ese mismo día, al amanecer cuatro batallones enemigos avanzaron por tres puntos diferentes:

El camino de Bayamo al Corojo, la carretera de Bayamo a Guisa y el camino de Santa Rita a Guisa. Todas las fuerzas enemigas de Bayamo, Manzanillo, Yara, Estrada Palma, Baire y otros puntos fueron movilizadas. La columna que avanzaba por el camino de El Corojo fue rechazada después de dos horas de fuego.

Los batallones que avanzaban por la carretera de Bayamo a Guisa fueron contenidos durante todo el día, acampando durante la noche a dos kilómetros de Guisa. Los que venían por el camino de Corralillo fueron igualmente rechazados, dando entonces un rodeo por el noreste del pueblo. El treinta se libraron las últimas acciones; los batallones que habían tomado posiciones a dos kilómetros del pueblo, intentaron reiteradamente avanzar durante todo el día sin conseguir forzar el paso.

A las cuatro de la tarde, mientras nuestras unidades combatían contra los refuerzos, la guarnición de Guisa abandonó el pueblo en precipitada retirada dejando atrás todo el parque y numerosas armas.

A las nueve de la noche nuestra vanguardia penetró en el pueblo. Ese mismo día sesenta y un años atrás, fuerzas del ejército libertador al mando del General Calixto García Íñiguez habían tomado el pueblo de Guisa.

En el momento en que se redacta este parte de guerra se ha contado ya el siguiente equipo ocupado al enemigo:

Un tanque de Guerra T-17, tomado, perdido y vuelto a recapturar, 94 armas entre fusiles ametralladoras, Garand, Springfield, y ametralladoras San Cristóbal; dos morteros 60, un mortero 81, una bazooca, siete ametralladoras trípode calibre 30, cincuenta y cinco mil balas, ciento treinta granadas de Garand, setenta obuses de mortero 60 y veinticinco de 81, veinte cohetes de bazooca, 200 mochilas completas, ciento sesenta uniformes, catorce camiones de transporte, víveres, medicinas, etc... Se sigue registrando el campo de batalla [en con] la seguridad de encontrar más armas.

Se le ocasionó al enemigo más de 200 bajas entre muertos y heridos en los diez días de combate. Hoy la Cruz Roja ha procedido a enterrar numerosos cadáveres de soldados de la dictadura que fueron abandonados en el campo de batalla y que no habían podido ser sepultados mientras duró la misma. Ocho compañeros cayeron heroicamente en el curso de la acción y siete más fueron heridos. La batalla se libró principalmente contra las tropas acantonadas en Bayamo.

Fue una lucha de hombres contra aviones, tanques y artillería. El más destacado oficial rebelde fue el capitán Braulio Coronú [Curuneaux] veterano de numerosas acciones que cayó gloriosamente defendiendo su posición en la carretera de Guisa, por donde no pudieron pasar los tanques enemigos.

Las unidades rebeldes al mando de sus capitanes y demás oficiales combatieron con una moral extraordinaria. Se destacaron especialmente los capitanes Reynaldo [Reinaldo] Mora, Rafael Verdecia, Ignacio Pérez y Calixto García; los Tenientes Orlando Rodríguez Puerta [Puertas], Alcibíades Bermúdez, Gonzalo Camejo que dirigió la tripulación del Tanque y que dirigió la batería de morteros 81, Dionisio Montero que manejó la batería del 60, el teniente Raimundo Montes de Oca, instructor de la Compañía de ametralladoras, el ingeniero Miguel Ángel Calvo, jefe de la Sección de Minas y Explosivos, y los tenientes Armelio Mojena y Niní Serrano [René Serrano]. Una escuadra del pelotón de mujeres Mariana Grajales combatió valerosamente también durante los diez días que duró la acción soportando el bombardeo de los aviones y el ataque de la artillería enemiga.

Guisa, a 12 kilómetros del Puesto de Mando de Bayamo es ya Territorio Libre.

Fidel Castro
Comandante Jefe

Sierra Maestra,
Dic. 1, 58

El Sr. Abelardo Tasé [comerciante de Guisa] está autorizado para transitar libremente por el territorio libre.

Fidel Castro

[Al jefe de operaciones de Bayamo]
Sierra Maestra,
Dic. 1, 58
2 y 45 p.m.

Coronel [García] Casares:

Le escribo estas líneas para interesarme por un hombre nuestro [se refiere al teniente Orlando Pupo] que casi con toda seguridad fue hecho prisionero por las fuerzas suyas. El hecho ocurrió así: después que se retiraron las unidades del Ejército, yo mandé una vanguardia a explorar en dirección al Horno. Más atrás me puse en marcha por la misma carretera donde iba la vanguardia nuestra. Por una casualidad dicha vanguardia había tomado otro camino y llegó a la carretera detrás de nosotros. Como lo suponía delante mandé un hombre a alcanzarla para indicarle que se detuviera antes de llegar al Horno. El mensajero salió con la creencia de que la misma iba delante y por tanto estaría completamente desapercibido del peligro; viajaba, además, a caballo, con el ruido consiguiente de las pisadas del mismo. Descubierto el error se hizo lo posible por advertirlo de la situación, pero ya había llegado a la zona de peligro. Se le esperó varias horas y no regresó. Hoy no ha aparecido. También se escuchó por la noche un disparo. Tengo la seguridad de que fue hecho prisionero; le confieso que, incluso, el temor de que posteriormente lo hubiesen muerto. Me preocupa el disparo que se escuchó. Y yo sé que cuando es una posta la que hace fuego no se limita nunca a un solo disparo en estos casos.

He sido explícito en la narración del incidente para que pueda usted contar con los elementos de juicio suficientes. Tengo esperanza de poder contar con su caballerosidad, para evitar que ese joven sea asesinado inútilmente, si es que no fue muerto anoche. Por ese compañero sentimos todos especial afecto y nos preocupa su suerte. Yo le propongo a usted que lo devuelva a nuestras líneas, como he hecho yo con cientos de militares, incluyendo numerosos oficiales. El honor militar ganará con ese gesto elemental de reciprocidad. "Lo cortés no quita lo valiente".

Muchos hechos dolorosos han ocurrido en esta guerra por culpa de algunos militares sin escrúpulo ni honor, y créame que el Ejército necesita de hombres y gestos que compensen esas manchas. Por tener de usted un elevado concepto es que me decido a hablarle de este caso, en la seguridad de que usted hará lo que esté al alcance de sus facultades. Si algún inconveniente formal se presenta, puede hacerlo en forma de canje, por uno o varios de los soldados que hicimos prisioneros durante la acción de

Guisa.
Atentamente,
Fidel Castro R.

P. D. Con la Cruz Roja le devuelvo tres prisioneros heridos, que fueron atendidos por nuestros médicos.

MARTES 02

Cuando se cumplían exactamente dos años de lucha guerrillera respondí por escrito el cuestionario de varios periodistas. Esa madrugada dispuse que Ignacio Pérez y Calixto García salieran hacia Charco Redondo para apoyar el convoy de alimentos y pertrechos militares que llevaba Arturo Aguilera, responsable de los suministros. Además, le agradecí al coronel Casares su gestión.

Sierra Maestra
Dic. 2, 58
2 p.m.

Coronel Casares:

He recibido una gran alegría al saber que el compañero que cayó en poder de sus fuerzas está vivo y no ha sido maltratado [se refiere a Orlando Pupo]. En los dos años, que hoy exactamente, se cumplen de lucha, pocas veces he experimentado mayor simpatía ante el gesto de algún militar cubano. Le doy las gracias por haberme informado al respecto y no puedo menos que reconocerle su caballerosidad con la sinceridad de un adversario honrado. Yo sé que usted no es el único militar cubano que sabe respetar las leyes de la guerra, y eso es una compensación frente a los que no han sabido tener el mismo concepto de la honra. Siempre le tendré en cuenta esa actitud por si algún día se me ofrece la oportunidad de demostrarle mi reconocimiento. Por lo pronto le envío con la Cruz Roja dos soldados heridos. El tercero ya está completamente bien. Aunque esta entrega es en cumplimiento de una norma que hemos seguido hasta hoy sin establecer condición alguna.

Atentamente,
Fidel Castro Ruz [firma]

Sierra Maestra
Dic. 2, 58 / 7 y 10 p.m.

[Delio Gómez] Ochoa:

Te envío a Luis [Pérez] para tu tropa. Él te explicará todo. Como desea prestar sus servicios junto a ti, lo mando para allá, que en su actual estado de ánimo es el mejor punto. Se portó bien y creo allá puede hacer bastante.

Abrazos,
Fidel Castro Ruz [firma]

Sierra Maestra
Dic. 2, 58
9 p.m.

Dr. [Julio] Martínez Páez:

Tengo entendido que usted viene en camino hacia acá. Supongo le habrán enviado varios mensajes. Desde la clínica de Guisa le hago esta notica que llevará el mensajero que va con el parte de guerra, para expresarle el interés que tenemos en este compañero que requiere sus servicios, que aparte de ser siempre grande en todos los casos, en este se reúnen una serie de circunstancias de tipo sentimental, pues lo dimos por muerto y lo encontramos vivo en esta clínica.

Todo por aquí ha salido muy bien. Tengo deseos de que usted llegue. No le digo más porque sé todo el interés que se tomará por llegar pronto. Un abrazo.

Fidel Castro Ruz [firma]
Guisa, Dic. 2/58

Sr. Francisco Aedo:

Ruégole me facilite dos bidones de gasolina para una urgente necesidad.

Le acompaño orden para que pueda transportar durante otros diez días la que le haga falta para su negocio. Gracias.

Fidel Castro Ruz [firma]
Guisa, Dic. 2/58

Se autoriza al Sr. Francisco Aedo para transportar combustible para las trillas de arroz, y trasladarlo a los molinos.

Fidel Castro Ruz [firma]

JUEVES 04

S. Maestra
Dic. 4, 58 / 6 a.m.

Puerta [Orlando Rodríguez Puertas]:

Traslada tu compañía al punto que Calixto te indicará hoy al anochecer. Con ella deben venir dos escuadras de ametralladoras.

Fidel Castro Ruz [firma]

SÁBADO 06

Minas de Charco Redondo,
Dic. 6 del 58.

Territorio Libre de Cuba

Resumen del Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe

Dr. Fidel Castro Ruz.

Señoras y señores, damas y niños, todos en general, nos encontramos reunidos hoy con el gran privilegio de gozar de libertad, no porque la libertad en sí represente un privilegio, sino que por el estado de tiranía que ejerce el gobierno despótico, en los distintos lugares de la isla, hace posible que dicho respiro, que dicho estado de libertad, represente un privilegio con relación a los demás pueblos de la nación, que desde hace ya largos años vienen sufriendo la carencia de trabajos, donde la juventud es perseguida, donde las asambleas no pueden desarrollarse si no es con los fusiles y las ametralladoras de los militares en los portales y a las puertas de la localidad.

Primero que nada me preocupa que la presencia de nuestro ejército rebelde, dando libertad a este pueblo, pueda traer como consecuencia, represalias contra la población civil de parte de los militares asesinos. Porque contra nosotros, nada pueden el ejército, los aviones, las bombas, porque éstos son superiores en número y armas, pero inferiores en moral; ha quedado demostrado que a pesar de todo eso el ejército es el que está a la defensiva, ya que el ejército rebelde no le da descanso, ni se lo daremos, ahora somos nosotros los que los perseguimos y los buscamos, ahora son ellos los que huyen. Pero me preocupa, repito, que los vecinos de Charco Redondo tengan toda la seguridad posible, por lo cual les pido, construyan sus refugios individuales y colectivos en la Escuela, el Hospital y ya se han dado instrucciones a los miembros de la policía militar rebelde para que los ayuden en la construcción de todos los medios de seguridad, para que no se dé el caso de que algún vecino de estos de Charco Redondo, que nos han dado su aliento, su estímulo y ayuda, pueda resultar herido o muerto por los bombardeos, les ruego a los vecinos, no dejen de tomar las medidas de seguridad porque de no resultar así, no volveré a Minas de Charco Redondo, porque cada vez que muere un hombre, mujer o niño, se pierde un patriota más, porque aquí hasta los niños son revolucionarios.

Tenemos que seguir luchando contra esta terrible tiranía, que oprime al pueblo cubano para poder ver nuestros sueños realizados.

Como Uds. verán aquí ya lo tenemos logrado, no porque el ejército se haya retirado, sino porque hemos sabido conquistar el pueblo. Todos nuestros ideales se están realizando, y como ejemplo les pongo que hace 6 ó 7 años, no recuerdo el tiempo, condolido por las quejas y sufrimientos que estaban precisamente latentes en los trabajadores de las Minas de Charco Redondo, hice una visita a ésta observando el personal, los túneles, etc.

Esta visita sucedía antes del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, pasó inadvertida para el pueblo, puesto que no me di a conocer, pero en mi mente quedó grabado el recuerdo de este recorrido; una vez presentado el problema de la opresión que ejercía el gobierno, inmediatamente pensé en los obreros de las Minas de Charco Redondo, porque ésta era la clase más sacrificada y la más revolucionaria, aunque veía como un sueño la ayuda que pudiera prestarles, siempre pensé que cuando fuera a realizar el primer ataque al Cuartel Moncada, a los primeros que les daría armas sería a los obreros de ésta, porque aquí fue donde surgió la idea de que ellos se podrían rebelar contra la dictadura.

Como lo pensé, así sucedió. Porque ellos fueron los primeros que colaboraron con la causa y los que más se han sacrificado, porque aquí todo el mundo es revolucionario, sólo nos encontramos con la colaboración espontánea del pueblo, por eso nosotros seguiremos nuestra marcha, los rebeldes se irán, Charco Redondo quedará atrás, pero atrás de nuestro recorrido, del avance revolucionario, pero no se perderá en el recuerdo de nuestras mentes.

Dejaremos encargados del Orden Público, Judicial, Social, Económico y Educacional.

Prestaremos ayuda al pueblo durante determinado tiempo, hemos dispuesto $15,000 hasta ahora para los gastos, si se cumple el plazo y los recursos económicos escasean, entonces dispondremos de otro presupuesto para seguir ayudando al pueblo, una vez más les digo que no se preocupen por la comida, tendrán lo que necesiten, lo que quiero es que el pueblo no se encuentre ocioso, que invierta el tiempo en obras útiles a la sociedad.

No se preocupen por los empeños que tienen, porque aquí hay para sacar mineral de todas las montañas, esto es un tesoro que hay que explotar.

Hay para vivir todos, para indemnizar a los obreros inválidos, aquí han estado personas que estaban en contacto con el sanguinario gobierno de la tiranía, llegaban a las Minas con $12.00 y salían con un millón, mientras los obreros quedaban inválidos a causa de su pillería.

Esto no pertenece a Cajigas, no es una Compañía, porque si él se ha hecho millonario a costa de los infelices obreros de esta Mina y se ha enriquecido con ayuda del poder comprando a Isla de Pinos, Cajigas tendrá que ser juzgado.

Aquí ya no habrá dirigentes sindicales que duren años a pesar de su mal comportamiento, éstos los pone y los quita el pueblo el mismo día, sin tener en cuenta sindicatos de clase alguna, el pueblo es el que manda.

También quiero decirles que todas aquellas personas que han cooperado con la Dictadura, denunciando rebeldes, tienen que ser castigadas y unas cuantas docenas de cabezas rodarán por el suelo.

A los que se les perdonará, será a aquellos confidentes, infelices campesinos, los cuales atemorizados por las represalias que ejercían sobre ellos los del ejército, decían donde nos encontrábamos, pero eso causa gracia, porque cuando ellos iban, ya nosotros habíamos huido y entonces los batíamos a todos.

Oriente constituye la provincia más revolucionaria, esto no se debe a regionalismo, sino porque antaño, Oriente fue cuna de héroes y ahora es una de las provincias más revolucionarias y la que más ha cooperado con la causa.

En Cuba suceden hechos tan odiosos y criminales, como los de las distintas acciones de la Coronela,* enterada de que los presos han sido torturados y muertos, martiriza a las madres de esos infelices dándoles esperanzas de que se encuentran aún con vida y que pronto le darán la libertad, cobrándoles un alto precio por ésto.

Con ella no se puede tener piedad de ninguna clase, ya que engañar a una madre diciéndole que sus hijos viven, cuando en realidad se encuentran muertos es la ofensa más grande y el acto más sanguinario que se puede realizar.

Debemos tener fe y sabemos que el Ejército Rebelde, unido con el pueblo, irá lugar tras lugar conquistando territorios libres de Cuba, hasta llegar al pleno triunfo del poder.

Recuerden que las Minas de Charco Redondo no quedará en el olvido, en este lugar no habrá casas con techos de guano y piso de tierra, habrá casas mejores, campos deportivos, etc., para que los niños puedan disfrutar de amplias comodidades.

Por eso les digo que volveremos a pasearnos por éste lugar cuando todo esté libre e independiente.

Este es un pueblo pequeño en habitantes, pero grande en la conciencia y en la dignidad patria.

Tengan mucha fe en el triunfo de la Revolución, que pronto seremos libres e independientes.

* Marta Reyes Miranda, tristemente célebre por traficar con la libertad la vida de los revolucionarios y campesinos, aprovechando sus relaciones con los jefes militares de Bayamo, lo que le valió el apodo de Coronela.

DOMINGO 07

[Arturo] Aguilera:

Facilítale el jeep a Lázaro para que me lleve a donde debo ir. Me siento embarcado. Debieron despertarme.

Fidel Castro Ruz [firma]
Sierra Maestra
Dic. 7, 58

Baire, Sierra Maestra, 12-7-58-
[Al jefe de la Compañía G-4 del Ejército de la tiranía]

Sr. Capitán José Sánchez

Capitán:

Distinguido Militar:

Le acompaño adjunto la orden de evacuación a la población civil de Baire, que acabo de dirigir a los vecinos de esa localidad por motivos que en la misma se consignan.

Yo estimo que no tienen los militares derecho a atrincherarse en medio de las casas de familia, poniendo en riesgo las vidas de personas inocentes e indefensas. La prueba de que están ustedes conscientes del peligro de ataque, son las medidas de defensa que constantemente toman.

Luego, demuestra no albergar sentimientos de humanidad para con sus propios compatriotas expuestos a caer en medio del fuego.

No lo culpo a usted, pero es una odiosa costumbre que junto con otros muchos errores ha implantado un régimen tiránico y criminal, al que ningún militar de honor debiera a estas horas estar defendiendo.

No he querido atacarlo por sorpresa con las armas de que dispongo que incluyen bazookas y mortero 81, por consideración a las numerosas familias instaladas alrededor de sus defensas, y también por consideración a usted al que no quiero hacer objeto de un ataque sorpresivo sin advertirle mis propósitos.

Comprenderá el riesgo que están corriendo esos vecinos infelices que no tienen la culpa de la tragedia que la ambición y la maldad de un grupo de asesinos y ladrones sin escrúpulos ha hecho recaer sobre la patria.

A estas horas usted no puede ignorar toda la ignominia, la falsedad, el engaño y la corrupción que encierra la Dictadura, cuya caída es ya inevitable y no justifica la sangre de los soldados que están cayendo.

Si usted pudo informarse de lo que ocurrió en la carretera de Bayamo a Guisa, y tiene derecho a saberlo pues su compañía intervino desde esta dirección al final de los combates de Guisa, imagino habrá de repugnarle la forma en que se oculta la verdad a los soldados.

Usted estuvo a las órdenes de uno de los más pundonorosos y honrados comandantes del Ejército [José Quevedo], que sé lo aprecia y quiere a usted mucho. Quien fuera su jefe y cayera prisionero después de diez días de resistencia inútil abandonado a su suerte y difamado después por jefes desalmados y sin escrúpulos que están llevando a la ruina a los institutos armados, es hoy abanderado espontáneo y legítimo de esta justa causa, que se honra en contar con sus servicios, aunque no bélicos, porque no desea luchar contra sus amigos que están en el error, pero sí morales.

¡Cuántas vidas de amigos de usted y de él se habrían ahorrado si esa verdad la hubiese conocido antes! Usted, sin embargo, tiene ya suficientes elementos de juicio para conocerla. Las cosas ocurridas se la demuestran de manera inequívoca. Por lo tanto es muy grande su responsabilidad en estas circunstancias.

El Comandante Quevedo ignora que me dispongo a actuar sobre Baire y otros pueblos. Me es imposible hacer contacto con él para comunicárselo, ya que está en estos momentos algo lejos hacia el este y la espera podría ser perjudicial porque como usted podrá comprender perfectamente, los movimientos de tropas tardan poco en ser conocidos y la Dictadura dispondría de tiempo para movilizar sus refuerzos, siendo por ello norma nuestra actuar con la mayor rapidez.

Sin embargo, sé que él considerará que he sido caballeroso con usted al no efectuar acción alguna contra sus fuerzas sin aviso previo.

Lo que sí ignoro es cómo acogerá usted estas líneas. Ojalá lo ilumine su inteligencia, y su dignidad de hombre de bien le haga tomar una decisión valiente y patriótica, pensando sobre todo en lo triste que es sacrificar la vida de sus soldados sin honra ni gloria, porque el pueblo no le reconocerá ni hoy ni mañana ningún mérito y la tiranía ni siquiera se lo agradecerá. Ahorrará también la vida de los soldados que caerán cuando los envíen en socorro suyo, no porque les preocupen usted y sus hombres, sino para evitar que esas armas caigan en nuestro poder. Los hombres que mueran, a ellos no les importa, siempre que les quede el recurso de reclutar a cuanto delincuente y vicioso pulule por la República para ingresarlo en el Ejército por treinta pesos, que son como las treinta monedas que le pagaron a Judas.

Pero además de sus soldados, deben pesar el ánimo de esos vecinos, sus casas y sus modestos bienes que quedarán expuestos a una batalla que sería estúpida, cuando hay una posibilidad de que usted y nosotros nos abracemos en la misma causa que es la justa, que es como usted sabe muy bien, la de todo el pueblo de Cuba, que es al que deben lealtad los verdaderos soldados, los que no son mercenarios dispuestos a disparar contra su propia patria, sino hombres de verdadero honor.

Yo lo quiero conocer a usted, no como prisionero o vencido, que lo será ahora o en otra ocasión, en Baire o en otro pueblo, porque el destino de la tiranía es la derrota, en cuyo caso no será usted para nosotros tan digno de aprecio, porque a estas horas ningún militar cubano tiene excusa para desconocer la verdad, que ven incluso claramente los niños de cuatro y cinco años.

Le deseo abrazar a usted como compañero de lucha, como soldado valeroso que se une a una causa justa, como hombre humano que no sacrifica inútilmente y sin razón las vidas de sus hombres y la de los moradores de una población pacífica, que no tiene ninguna culpa de esta guerra.

Bien estaría que lo hiciera en defensa de la patria o por un motivo justo, pero repugnan los sacrificios de vidas que se hacen defendiendo una causa deshonrosa y criminal.

Hay que ser valiente para comprender con el prejuicio y abrazar lo que es justo [sic].

Le hablan los jefes de un honor que no tienen, de un compañerismo que no practican, de un deber que no cumplen, y han convertido las más hermosas frases y conceptos de la profesión de las armas en odiosos resortes que encadenan a muchos hombres a la muerte oscura o a una postración estúpida, mientras los que invocan esos conceptos a los hombres que están muriendo, acumulan millones tras millones sin escrúpulo alguno y viven alejados de los horrores de la guerra.

Hay que ser insensato para no rebelarse. ¿Por qué sacrificarse ni sacrificar a nadie a tanta desvergüenza? ¿Qué beneficios recibirán por ello los soldados y oficiales que arriesgan sus vidas, las que deben dedicar a algo más noble?

Sé que algunos de sus soldados no entenderán esto. Pero impóngase. Para eso es jefe. Lo que usted haga es lo que ellos harán, después se lo agradecerán eternamente.

Yo, como me preocupo hondamente por estos hombres que están sacrificándose a mi lado por un ideal, y sé lo que valen las vidas de cada uno de ellos, le agradeceré también cada gota de sangre que me ahorre, de un combate que si se libra va a ser sangriento. Cuba se lo agradecerá y se lo premiará. Solo por tan noble propósito me molesto en escribir tantas hojas y molesto la atención de usted.

Le hablo con toda honradez y espero que comprenda la nobleza y caballerosidad que encierran estas líneas y el porvenir grande y honroso que a usted y sus hombres les ofrezco antes de disparar un solo tiro.

Fraternalmente,
Fidel Castro R.

P. D. Su respuesta espero recibirla antes de las 11 de la noche del día de hoy, bien rechazando de plano la invitación que le hago, bien expresándome si desea más tiempo para considerarla, bien aceptándola.

LUNES 08

S. Maestra / Dic. 8, 58

[Juan] Machado:

Dale a Benjamín [Pardo] un par de botas y dos pares de minas si tienes. Saludos.

Fidel Castro [firma]

S. Maestra
Dic. 8, 58

Compañera Alicia [Pacheco]:

Le envío un mensaje para el Capitán Sánchez que usted debe hacer llegar hoy mismo con carácter urgente por mediación de un amigo de éste o por cualquier persona que se lo pueda llevar.

También le envío varias copias de un mensaje dirigido al pueblo de Baire que usted debe hacer circular urgentemente.

Sobre la comunicación al Capitán Sánchez, usted debe gestionar la entrega de la misma con la mayor discreción.

Atentamente,
Fidel Castro Ruz [firma]

Al igual que en Guisa, en Baire alerté a la población civil para que evacuara el pueblo y denuncié la cobardía del enemigo al atrincherarse en medio de casas de familia.

Zona de Operaciones de la Columna 1
Dic. 8 de 1958
A Todos los vecinos de Baire.

Compatriotas:

Las fuerzas de la tiranía en Baire van a ser atacadas por nuestras tropas.

El enemigo, como ha hecho en todos los pueblos, se ha instalado y atrincherado cobardemente en medio de las casas de familias, exponiéndolas a todos los peligros.

Siendo una necesidad de la revolución combatir las fuerzas de la tiranía donde quiera que se encuentren y desalojarlos de sus posiciones, no podemos evitar el ataque pues de lo contrario permanecerán indefinidamente en el interior de las poblaciones. Pero deseando preservar del peligro de los combates a la población civil advertimos a la misma y solicitamos [de a] todos los vecinos que evacuen el pueblo.

Las instalaciones enemigas van a ser atacadas con armas pesadas y resulta imposible evitar que algunos disparos caigan por los alrededores de las mismas haciendo blanco sobre las casas colindantes. La responsabilidad de los daños que se ocasionen caerá enteramente sobre los que han convertido en centro militar una localidad indefensa sin consideración alguna para sus moradores. Ellos tienen trincheras y parapetos para defenderse pero nada de eso tienen los vecinos. Por tanto evacuar al pueblo es un deber de cada padre de familia. Si las fuerzas de la tiranía tratan de impedirlo hay que demandar con toda energía el derecho a salir del pueblo.

Nosotros sacrificamos el factor sorpresa con tal de preservar las vidas de los civiles, aunque cueste más caro a nuestros soldados la toma del pueblo.

Cada cual debe llevar consigo lo más indispensable para su subsistencia durante varios días.

Cumplido este deber del Ejército Rebelde para con los vecinos de ese pueblo esperamos cooperen con nosotros en el esfuerzo por evitar que mueran personas inocentes, evacuando al pueblo de BAIRE antes de las 12 de la noche del día de hoy.

Fidel Castro Ruz [firma]

Comandante Jefe

Rogamos se saquen copias de esta proclama [y] se distribuyan urgentemente entre los vecinos.

MARTES 09

Sierra Maestra,
Diciembre 9/58

Tte. Puerta [Orlando Rodríguez Puertas]:

Tú puedes cambiar de posición cada vez que lo estimes necesario para la seguridad de tus hombres y garantizar el factor sorpresa contra el enemigo. Lo importante es que puedas interceptar al enemigo en ese tramo, venga de una dirección o de otra. Haces bien en estar siempre alerta.

Cuando los combates de Guisa, a la tropa de Lázaro [Soltura] prácticamente la sorprendieron. Los combatientes tienen que estar siempre alertas.

Hoy me confirmaron la llegada de un avión con armas. Espero que lleguen de un momento a otro aquí y podré aumentar tu compañía, así como espero que te ganarás pronto el ascenso a Capitán.

Saludos a todos y mucha suerte.

Fidel Castro Ruz [firma]

MIÉRCOLES 10

Acuse de recibo a una nota de Mercedes de Varona, Tula, miembro de la dirección del Movimiento 26 de Julio en Bayamo]

S. Maestra
Dic. 10, 58
11 y 35 p.m.

Tula:

El portador te explicará hora y circunstancias en que recibo tu nota, la que respondo de inmediato con el ruego de que me perdones la forma en que lo hago, debido al agotamiento físico y a la dichosa avioneta que no me deja escribir.

Abrazos,
Fidel Castro

Baire,
Dic. 10, 58
2 p.m.

Reynaldo [Reinaldo Mora, capitán del Ejército Rebelde]:

Los guardias abandonaron Baire. En la carretera hacia Jiguaní cayeron en una emboscada, pero era de noche y escaparon casi todos. Pienso, sin embargo, que de Jiguaní no puedan pasar a Bayamo, porque les hemos tomado todos los caminos.

Tú debes permanecer en tu posición sin moverte, esperando al enemigo, venga de donde venga. Esta misma noche pienso situar una tropa entre Maffo y Contramaestre para acorralar a los de Maffo. También está tomada la carretera entre Contramaestre y Palma Soriano. Todo va saliendo bien.

Abrazos,
Fidel Castro [firma]

Avísale a Fonseca [Rubén Fonseca Guevara] para que cuide los demás caminos por donde puedan tratar de escapar los guardias de Maffo.

Radio Rebelde

¡Última hora! Baire en poder de los rebeldes. Cayó ayer a las 8 y 30 de la noche.

Hemos recibido de la Comandancia General el siguiente parte:

Tropas rebeldes de la columna Uno, tomaron ayer el pueblo de Baire a las 8 y 30 de la noche. El enemigo se bate en retirada.

Una importante acción militar se está desarrollando a lo largo de la carretera central, en una extensión de 35 kilómetros.

Numerosas guarniciones enemigas han quedado cercadas sin otra alternativa que la rendición o el aniquilamiento.

Por razones de orden militar nos abstenemos de ofrecer más detalles sobre el estado actual de las operaciones.

Prosigue el avance victorioso e incontenible de nuestras fuerzas.

Fidel Castro
Comandante Jefe

JUEVES 11

Sierra Maestra,
A las fuerzas Rebeldes:

Por orden de la Comandancia General se dispone el traslado del soldado Guerrero, que pertenece al ejército enemigo y se encuentra herido en Jiguaní. Solicitando a esta Comandancia, los familiares de dicho soldado, que se le permita traerlo al territorio Rebelde, al pueblo de Baire.

Fidel Castro [firma]
Comandante Jefe

VIERNES 12

S. Maestra,
Dic. 12, 58

[Arturo] Aguilera:

Facilítale a Paco dos camiones para trasladar tropas que vienen en camino.

Fidel Castro [firma]

Mándame un poco de gasolina para moverme.

Recuerdo que el 8 de diciembre aterrizó en Cienaguilla,al oeste del firme de la Maestra, un avión procedente de tierra venezolana con un alijo de armas que enviaba a nuestro Ejército Rebelde la Junta Patriótico Militar que había derrocado el 23 de enero de ese año al dictador Marcos Pérez Jiménez en Venezuela.

En esa ocasión recibí un fusil FAL. Ya estaba persuadido de la importancia, para las batallas finales de la guerra, de emplear armas automáticas por su elevado volumen de fuego.

Para expresar el agradecimiento infinito de Cuba a Wolfang Larrazábal, protagonista del gesto solidario, le escribí una carta.

Sierra Maestra Dic. 12, 58

[Contra Almirante Contralmirante]

Wolfand [Wolfang] Larrazábal

Admirado amigo:

¿Qué puedo decirle después de su noble y espontáneo gesto?

Hay que llevar dos años luchando contra todos los obstáculos, las armas confiscadas antes de llegar a Cuba, los frutos de los sacrificios económicos de tantos compatriotas perdidos la mayor parte por la persecución de los gobiernos, para comprender con cuánta emoción y gratitud recibimos la ayuda que usted nos envía en nombre de Venezuela.

Hemos visto convertido en realidad lo que durante mucho tiempo fué como un sueño. Temo que usted no llegue a imaginarse cuánto se lo agradecemos.

A la satisfacción que ha de producirle el beneficio que de mano suya recibe este pueblo que tanto quiere al suyo y lo admira a usted, puede añadir la seguridad de que muchos cubanos buenos, combatientes de una causa justa, dispuestos a hacer por Venezuela lo que hacen por Cuba, le deberán la vida, porque lo que se recibe en armas se ahorra en sangre, y esto, yo que he visto caer a tantos compañeros entrañables, siempre los mejores, se lo agradeceré eternamente. Desde hoy le digo que cualquiera que sea la posición que usted ocupe en su país, la más alta o la más modesta, para nosotros será siempre el primero de los venezolanos.

Fraternalmente
Fidel Castro Ruz [firma]
[Al jefe del Batallón 10 y de la Compañía 102 del Ejército de la tiranía]

Comandante [Leopoldo] Hdez. de Río:

En la casa del Dr. Eduardo [Zorribe Sorribes, a 300 m BANFAIC], en compañía del Comandante Quevedo lo espero a usted o a uno de sus oficiales para conferenciar. Por su jerarquía y por el buen concepto que tengo de usted quiero atenderlo personalmente. No le propongo una condición. Aún cuando militarmente todas las ventajas nos favorecen, en reconocimiento a su valor y al de sus hombres, le concedo a usted y a ellos la alternativa de abrazar nuestra causa, que es la justa y la que por tanto todo militar honorable debe defender. Triste es que usted malgaste su valor y el de sus hombres y haga pagar en un precio alto de vidas esa posición, para defender a los que los han abandonado, mientras los instigan a combatir hasta la última bala, sabiendo que no pueden socorrerlos. Jiguaní está cercado, Baire en nuestro poder, la tropa de Aguacate cercada, Palma Soriano cercado, Santiago de Cuba cercado. Las fuerzas del Puesto de Mando, junto al puente destruido de Cautillo no intentan siquiera moverse. La retirada de Baire y el intento de retirarse de Aguacate, demuestran el propósito de abandonarlo a usted a su suerte.

Lo han dejado solo, en la posición más débil donde nosotros podemos concentrar todo el peso del ataque. No les tocará otra alternativa que rendirse por mucho que resistieran, entonces, no podrán esperar sus hombres las mismas consideraciones de un adversario al que le obliguen a sacrificar a muchos de sus hombres. Estoy seguro de que usted y yo seremos amigos, como lo son todos los militares honorables que he tratado. Ningún hombre en tales circunstancias le [brindaré brindará] a usted la oportunidad que yo le brindo generosamente. Si usted es hombre de conciencia comprenderá perfectamente que no vamos... [incompleto]

DOMINGO 14

Carretera Central
12/14/58

Cmte. Hernández Ríos:

Mi proposición a usted obedecía a móviles humanos, en bien de sus hombres y de los míos, puesto que no se justifica por parte de ustedes, resistir una posición que está perdida. Nosotros no somos extranjeros; somos cubanos, no mancha su frente deponer sus armas ante compatriotas que han demostrado sobradamente la justicia de la causa que defienden frente al régimen criminal y odioso, por el cual usted está haciendo derramar la sangre de sus hombres.

El pueblo, que es al único a quien deben lealtad los militares honorables, está todo con nosotros. Si ustedes como militares del Ejército de la República fueran leales al pueblo, lo estarían defendiendo. Es criminal que usted sacrifique a esos hombres para defender a una camarilla repleta de millares robados, que comercia con la sangre de sus soldados que usted como jefe y hombre de más cultura y visión está en el deber de librar de la derrota inevitable si persiste, y tal vez de la muerte en combate.

Lamento que no haya usted escuchado mis sinceras y honradas razones.

¿No comprende que si nosotros permitimos salir a esa tropa le estaríamos prestando un servicio a la tiranía, que usted pide un imposible?

Con verdadera pena me veo en el deber de comunicarle que a partir de las 12.30 de esta noche queda rota la tregua.

Fidel Castro R.

   

SubirSubir