De la Sierra Maestra a Santiago de Cuba. La contraofensiva estratégica. Fidel Castro Ruz

Noviembre de 1958

Parte 5

SÁBADO

01

Sobre la creación del Cuarto Frente bajo el mando del comandante Delio Gómez Ochoa, escribí a Lalo Sardiñas a comienzos de noviembre, además de participarle nuevas misiones y alertarlo sobre la posibilidad de que un golpe de Estado tuviera lugar en La Habana. Le advertí que el derrumbamiento de la tiranía comenzaría por Oriente, y que, en ese caso, lo que debía hacer era cerrar la salida de la provincia.

Sierra Maestra

Nov. 1, 58

Querido Lalo [Eduardo Sardiñas]:

Recibí el informe tuyo que ayer mismo se leyó por Radio-Rebelde, quitándole solo algunos detalles de lugares que omití. Lo encontré todo muy interesante, así como la carta de [Manuel, Piti] Fajardo y las de los militares.

Los planes siguen exactamente como los trazamos aquí. Ya mandé a Néstor [Labrada] con 25 hombres más. También mandé una patrulla de muchachos de Puerto Padre que me parecen muy buenos, para que operaran bajo tus órdenes; llevan 13 armas.

Te comunico también que he decidido nombrar un jefe superior en todo el territorio donde operan las columnas 12 y 14, es decir: Victoria de las Tunas, Puerto Padre, Gibara, Holguín y parte de Bayamo. La falta de un mando superior en todo el territorio de esos municipios puede ser muy perjudicial. Siendo la zona tuya la más importante, en un momento dado podría ser necesario llevar refuerzos de la zona de Holguín y Gibara. Existiendo un jefe superior, este puede dar las órdenes inmediatas para el envío de dichos refuerzos. Para dicho cargo he designado a [Delio Gómez] Ochoa que ya salió con una columna. Yo le he dicho a Ochoa que el grueso de las tropas deben concentrarse en la zona tuya; así que todo sigue exactamente igual en cuanto al territorio tuyo y a la jurisdicción de tu columna; tu misión sigue siendo también la misma. Lo que me ha decidido precisamente a crear un mando superior es asegurar el éxito del objetivo estratégico que a tu columna corresponde; yo estoy seguro de que tu parte marchará perfectamente, pero no tengo la misma seguridad en cuanto a la parte que está detrás de ti, es decir en Holguín y Gibara, pues entre la gente de Cristino [Naranjo] y la de [Orlando] Lara no hay mucha simpatía, por otro lado la tropa de [Eddy] Suñol está creciendo notablemente y habrá que convertirla en una columna. Si esas fuerzas que están detrás de ti, no funcionan bien, los planes pueden fracasar. Para quitarme esas preocupaciones, decidí juntar los cuatro municipios en un solo frente, que se llamará Nº 4, designando a Ochoa Comandante del mismo.

No te quise dar esa tarea a ti porque me parece imposible que puedas atender al mismo tiempo tu línea de batalla y además todos los problemas que plantean cuatro municipios que ocupan una gran extensión. Así, Ochoa se encargará preferentemente de la coordinación de las fuerzas y tú de la línea de combate que mira hacia Camagüey. Hacia esa línea seguiré mandando refuerzos cada vez que pueda pues la considero la más importante de toda la Provincia.

Otra cosa quiero señalarte de mucho interés. [En] cualquier momento puede ocurrir un golpe de Estado en La Habana o un derrumbamiento de la Tiranía. Si tú observas que está pasando algo de esto, cierra inmediatamente la salida de la Provincia para evitar que se vaya una sola tropa de las que están operando en Oriente. Pase lo que pase todos los fusiles y armas en general que hay en esta provincia son para nosotros. De aquí no dejamos salir absolutamente nada. Te explico esto, porque como la Dictadura está tan débil, [en] cualquier momento los mismos militares le pueden acabar de dar el golpe; pero si eso ocurre no se puede decir que la revolución haya triunfado todavía. Los militares siempre hacen eso cuando ven que el régimen que han estado defendiendo se encuentra perdido, pero tratan ellos de conservar sus prerrogativas y no constituyen ninguna garantía para la revolución; la garantía única de la misma somos nosotros, los hombres que hemos surgido del pueblo y hemos convertido en el verdadero Ejército de la Revolución a gente humilde del pueblo que hoy son sus oficiales y soldados. Si Batista se cae, por un golpe de Estado Militar, antes de que nosotros hayamos acabado nuestra obra, no podemos dejar salir de Oriente una sola arma, y tenemos que proceder a exigir inmediatamente la entrega de las mismas a los rebeldes.

También es posible que el derrumbe comience por Oriente si algunas unidades se pasan a nosotros; en ese caso tan pronto recibas noticia confirmada que una compañía de la Dictadura se haya pasado a nuestras filas, cierra la Provincia porque viene el derrumbe.

Si nada de eso ocurre, entonces nuestros planes continuarán desarrollándose en la forma que tú conoces.

Ochoa estará cerca de ti dentro de diez o doce días. Cuando te entrevistes con él muéstrale esta carta.

A tu hermano lo van a operar estos días. Aquí nos ocupamos de cualquier asunto de tu familia enseguida y a los familiares de los demás muchachos, les hemos estado mandando lo ofrecido. Hoy voy a chequear con el dentista, encargado de esa ayuda, los que faltan.

Mandé mil balas de M-1, para esa columna con una gente de Lara que bajó hace días.

Deseándoles muchos éxitos, les envío a todos un fuerte abrazo,

Fidel Castro Ruz [firma]

DOMINGO

02

Una jornada antes de que se verificara la farsa electoral del 3 de noviembre denuncié el cinismo de la dictadura y el apoyo que recibía de la embajada norteamericana en La Habana. Antepuse al propósito iluso de la tiranía de aparentar que el pueblo votaba, la amplitud e intensidad de las acciones del Ejército Rebelde a lo largo del país que contaban con el respaldo popular. Tenía la certeza de que Cuba no aceptaría jamás el resultado de una burla así.

RADIO REBELDE: Noviembre 2 de 1958.

Una extraordinaria actividad revolucionaria se está desarrollando a todo lo largo de la isla.

De todos los frentes de combate llegan multitud de informes y comunicados de acciones que se suceden ininterrumpidamente. Puede decirse que todo el ejército rebelde está en combate. Las líneas de comunicaciones han sido desarticuladas por completo. Las ciudades están aisladas unas de otras en la mitad de la isla. Tres provincias están totalmente paralizadas, las más grandes en extensión y dos de las tres más grandes en población. En aquellas ciudades que mañana no estén convertidas en campo de batalla, la farsa electoral será el espectáculo más escandaloso de la Historia de Cuba. Sería bueno que la dictadura permitiese a los periodistas extranjeros visitar las ciudades de las Villas, Camagüey y Oriente para que vieran la realidad de lo que está pasando.

No circula un tren, un ómnibus, un camión, un automóvil. No se ve un alma en cientos y cientos de [kmtos km] de carretera. Ni un solo campesino en las zonas rurales más extensas de Cuba participará de ese proceso infame. Oriente, Camagüey y las Villas no son como La Habana. En la Habana todavía reina la represión y el terror de la tiranía. Los familiares de los soldados, los burócratas serán obligados a hacer número frente a los colegios como tratan de hacer también con los trabajadores el traidor Eusebio Mujal y su pandilla. Todo un gigantesco aparato de terror y de control se ha puesto en funcionamiento para producir en La Habana las apariencias de unas elecciones. Sin embargo ya todas las cédulas están recogidas, ya todos los candidatos han sido designados de antemano, ya todas las boletas están llenas. Los que concibieron la Democracia como un hermoso sistema de gobierno del Pueblo y por el Pueblo, jamás pudieron imaginar semejantes elecciones, semejante cinismo por parte de los que precisamente han destruido a la democracia y encima de ello, son tan descarados que tratan a toda costa de hacer creer que el Pueblo vota. No tienen siquiera el valor de quitarse la máscara; son tan estúpidos que aunque no existe un solo ciudadano en este país que crea en esas elecciones ni albergue la menor duda sobre el carácter tiránico y sanguinario del gobierno que está sufriendo Cuba desde hace siete años, se han empeñado en escenificar la repugnante pantomima para [un] engaño ¡dios sabe de quién! porque no hay país en el Mundo, mucho menos de América Latina, que haya presenciado tantas veces espectáculos parecidos, que pueda darle seriedad alguna al grotesco y macabro episodio. Más valía y era todavía más honrado que hubiesen quemado en una gigantesca pira todas las cédulas de nuestros esclavizados ciudadanos, y hubiesen declarado ante el Mundo que son dictadores, que han estado gobernando y quieren seguir gobernando porque se creen amos omnímodos de un rebaño humano, que están ahí porque todavía no le han arrebatado el fusil al último de sus esbirros; eso con todo, sería menos cínico, menos hipócrita, menos miserable, que prostituir de tal modo la palabra elecciones, que pisotear tan desvergonzadamente el Honor y la Dignidad de Un Pueblo entero.

Por nuestra parte no vacilamos en afirmar que jamás Cuba aceptará el resultado de semejante burla, aunque Mr. Smith la santifique y la bendiga. ¡Estúpidos no solo los que han promovido ese espectáculo infamante sino también los que han albergado por un momento la peregrina idea de que van a cosechar con esas siembras de injerencismo, crimen, desvergüenza y traición, algún fruto de paz y solución a los problemas de Cuba! Mas, no nos quita el sueño a los que estamos en el camino recto, porque sabemos que pronto, muy pronto la Revolución barrerá de una vez y para siempre con tanta inmundicia.

RADIO REBELDE

¡ÚLTIMA HORA!

¡Parte de la comandancia general sobre la batalla de Santiago de Cuba!

¡Repetimos!...

Poderosas columnas del ejército rebelde tienen rodeada la ciudad de Santiago de Cuba.

Las fuerzas enemigas están sitiadas por tierra y tienen cortada la retirada.

El día 30 en horas del mediodía, una fuerza enemiga intentó salir por la carretera de Santiago al Cristo, siendo interceptadas y batidas totalmente, por fuerzas de la columna 9, "Antonio Guiteras", que manda el Comandante Hubert [Huber] Matos.

El combate comenzó a la una y treinta de la tarde, y duró casi dos horas. De los vehículos enemigos, solo pudo escapar un carro de combate. Tres microondas y un camión blindado, cayeron en poder de nuestras fuerzas. Doce soldados enemigos, quedaron tendidos en el lugar de la acción. Otros seis cayeron prisioneros. Se ocuparon 24 armas largas: 3 fusiles ametralladoras y 21 fusiles, Garand, M-1 y springfields.

Tres gallardos combatientes del ejército rebelde, cayeron en la violenta acción, pero conquistaron para las armas revolucionarias, los laureles de la victoria.

El Estado Mayor enemigo, en un esfuerzo por ocultar a las propias tropas su desesperada situación, emitió un parte totalmente falso, anunciando 29 muertos rebeldes, por cuatro del ejército y 3 heridos.

Es inconcebible que la dictadura, haya tratado de tergiversar de tal forma, la derrota sufrida, a las puertas mismas de la ciudad de Stgo. de Cuba, donde todo el Pueblo necesariamente iba a conocer la Verdad, porque no es lo mismo una acción de guerra, que se escenifique en la órbita de una ciudad grande, y las que antaño tenían lugar, en los recónditos rincones de la Sierra Maestra.

Pero eso se explica por el hecho, de que para una tropa sitiada, como está la de la dictadura en Stgo. de Cuba, la derrota del Cristo, constituye un golpe moral tremendo.

Nuestra experiencia de lo ocurrido en las grandes batallas de la Sierra Maestra, nos permite asegurar, que grandes fuerzas de la dictadura están al borde del colapso.

Fidel Castro Ruz

Comandante-Jefe

Para Zoilo* [Ricardo Lorié, responsable bélico en el exilio]

Aviones Batista frecuente volar sobre pista primeras horas noche.

Horacio [Rodríguez, responsable de la pista de aviación rebelde en Cienaguilla] decir próximo viaje no encender pista hasta avión volar sobre ellas dos o tres veces desde Campechuela rumbo lomas.

Piloto debe hacer indicación dos rayas y dos puntos. Pedro Luis [Díaz Lanz] entender esto.

Alejandro

* Este seudónimo fue usado más comúnmente por Marcelo Fernández, responsable de Organización del Movimiento 26 de Julio.

11:40 pm

Nov. 2/58

Para Zoilo

Pista estar lista recibir regalo pero no deber encender hasta avión se identificar primero.

Yo explicar motivo en mensaje anterior.

Si ustedes estimar muy necesario nosotros encender todo el tiempo.

Contestar rápido.

Alejandro

Sierra Maestra

Nov. 2, 58

Estimado Carlos Rafael [Rodríguez]:

Hace días que no tengo noticias de por allá abajo.

Me gustó el trabajo que hiciste sobre el combate del Cerro, lo único que ha obstaculizado su publicación es que yo estoy encargado en estos días de la propaganda, y como aparezco representado elogiosamente (por lo que te doy las gracias) no me parece correcto incluirlo en los programas que estoy confeccionando. De todos modos, cuando pasen estos días de mucho parte de guerra, cambiándolo yo algo en ese aspecto, se puede presentar. A mí realmente me impresionó ver estas cosas convertidas en temas literarios y comprendí cuántos asuntos de interés humano pudieran ser recogidos en poesías y obras como esa.

No había contestado varias notas tuyas por lo constante e intensamente ocupado que estoy; pero no vayas a estimarlo como una falta de delicadeza. Si así fuera, tengo un millón de ellas en mi haber, pues recibo todos los días un sinnúmero de notas y comunicaciones no alcanzándome el tiempo más que para los asuntos más urgentes.

Supongo estarán enterados de las noticias generales por radio rebelde. De las Villas, aparte del informe de Camilo, no se ha recibido más nada sobre la situación en esa provincia. Cables internacionales y programas de radio de Miami son las únicas indicaciones. Ahora con las carreteras interrumpidas el tránsito de mensajeros se complica.

Saluda a Pardo [José Pardo Llada] de mi parte si está por ahí. No recibo tampoco noticias de él hace días.

Parece también que se prolonga la reunión de delegados aunque solo por dificultades prácticas.

Vamos a ver cuándo puedo darme una vuelta por abajo. Tengo ganas de salir de la Sierra Maestra y marcharme también para el llano.

Dile a Más [Martín] que si no se siente viejo se dé un viaje por acá.

Saludos a todos. ¡Y ahorren víveres, que con el bloqueo va a escasear todo! Recomiendo sembrar hortalizas.

Fidel

Lalo [Eduardo Roca] y Nené [Manuel León]:

Había pensado ir a verlos ahora, lo mismo que al médico, pero no puedo darme ese lujo a lo que parece por [nota inconclusa que aparece en un cuaderno de apuntes]

LUNES

03

Nuestra estación de radio continuaba reportando las acciones bélicas en los diversos frentes de guerra. Por estos días eran numerosas las que se libraban en territorio del Segundo Frente.

ACCIONES DE GUERRA: Muertos dos soldados de la Dictadura y uno herido. Ocupadas tres armas largas.

El día 30 de Octubre a las 6 a.m. fueron sorprendidos tres soldados de la dictadura en las cercanías del poblado de Jauco en Baracoa. Al entablarse el combate resultaron muertos dos soldados y el tercero herido. Los soldados enemigos muertos se nombran Horacio Arias y Renier Cruz y el herido Gerardo Figueredo, que fue remitido a Boca de Jauco para que fuese atendido de sus heridas. Se ocuparon tres fusiles Springfield y 305 tiros.

Firmado: José Sotomayor, Capitán Compañía E

Cortada la Carretera de Cueto a Mayarí.

El día 2 de Noviembre una patrulla rebelde al mando del suboficial Vicente Blanco, emboscada en un lugar de la carretera de Mayarí, capturó y destruyó el automóvil del alcalde de Mayarí; también atacó a un transporte de soldados de la dictadura quienes se dieron a la fuga, resultando dos heridos. La misma patrulla procedió a romper la carretera de Mayarí, en el lugar conocido por Santa Isabel de Nipe, abriendo una zanja de 10 pies de profundidad por 45 de ancho. Asimismo, rompió la carretera en el lugar conocido por el Rayo. Fuerzas de la dictadura que trataron de obligar a 15 ciudadanos a tapar dicha zanja, al comprobar que no lo hacían como les ordenaban, abrieron fuego sobre ellos, matando a 3 infelices ciudadanos e hiriendo a seis.

Firmado: Teniente Raúl Tamayo Díaz

Combate en San José de Santana

Informes remitidos desde el segundo Frente oriental, "Frank País", comunican igualmente que en el lugar conocido por San José, en las cercanías del central Santana, fué destruido un carro de combate enemigo ocasionándosele además a la dictadura de 15 a 17 muertos. El carro de combate fué destruido con granadas de fusil. El enemigo, protegido por la aviación, pudo recoger sus muertos, pero nuestras fuerzas lograron recoger más de 300 balas calibre 30 en el lugar de la acción.

RADIO REBELDE

ÚLTIMA HORA:

Radio Rebelde acaba de recibir una serie de comunicados sobre combates victoriosos de las tropas rebeldes en distintos puntos de la provincia de Oriente.

Se rindió el cuartel de Alto Songo. Ocupados 32 springfields, 3 M-1, 4 ametralladoras San Cristóbal, 25 revolvers, 6 pistolas, 7 000 balas 30-06 [30.06], 6 000 balas M-1, dos camiones y dos jeep.

Repetimos...

Informes acabados de remitir por el comandante del Segundo Frente informan que el cuartel de la guardia rural de Alto Songo se rindió, después de cinco días de sitio, a las tropas de la columna Abel Santamaría del Comandante Luzón [Antonio Enrique Lussón] sin que las fuerzas de la dictadura pudiesen romper el anillo para acudir en su auxilio. Fueron hechos prisioneros gran número de soldados ocupándoseles 39 armas largas: 32 fusiles springfields, 3 M-1, 4 ametralladoras San Cristóbal, 25 revolvers, 6 pistolas, 7 000 balas 30-06 [30.06], 6 000 balas M-1, dos camiones y dos jeep.

Las fuerzas del segundo frente Frank País desplegando una extraordinaria actividad durante los días de la farsa electoral han capturado al enemigo más de 100 armas largas y enormes cantidades de parque. Pasan de 100 los prisioneros que han caído en poder de nuestras fuerzas. Radio Rebelde espera noticias detalladas del Segundo Frente Frank País para trasmitirlas a nuestros oyentes.

NUEVA VICTORIA REBELDE EN LA ZONA DE HOLGUÍN

Repetimos: Nueva y aplastante victoria rebelde en la zona de Holguín.

Veinte soldados de la dictadura muertos; tres heridos, seis prisioneros; ocupadas 27 armas largas y miles de balas.

Repetimos...

Nueva y aplastante victoria rebelde en la zona de Holguín.

Veinte soldados de la dictadura muertos; tres heridos, seis prisioneros; ocupadas 27 armas largas y miles de balas.

Tropas rebeldes de la Compañía 3 de la columna 14 y fuerzas del pelotón de mujeres Mariana Grajales, escenificaron en el territorio de Holguín uno de los más fulminantes combates victoriosos de las fuerzas rebeldes. Solo dos soldados de la tropa enemiga lograron escapar, dejando antes sus armas. Las fuerzas rebeldes al mando del capitán Suñol interceptaron en la carretera de Holguín a Chaparra dos camiones de soldados enemigos, originándose un violento combate que culminó en la destrucción total de la unidad enemiga. Fueron ocupadas 27 armas largas: 24 springfields, una ametralladora calibre 45, dos ametralladoras San Cristóbal, dos pistolas calibre 45, 1 200 balas 30-06 [30.06], 54 balas calibre 45, 35 balas 45, 19 cananas, 95 balas M-1, 4 magacines de balas de ametralladora 45 y 7 magacines de San Cristóbal. Sobre el campo de batalla quedaron tendidos 20 cadáveres de soldados de la dictadura y fueron recogidos 3 heridos y 6 prisioneros. Solo dos lograron escapar. Tan enérgico fué el fuego de la fusilería rebelde y tan certero, que el enemigo apenas tuvo tiempo de hacer resistencia. Solo un soldado rebelde resultó herido. Esta acción hace ascender a más de cien el número de soldados de la tiranía muertos en los últimos días.

Debo añadir un hecho que ocurrió por primera vez en nuestra guerra. Como norma, cuando el jefe era herido o muerto, la unidad se retiraba de inmediato. Esta vez no ocurrió así. La fuerza que atacó fue fundamentalmente el pelotón Mariana Grajales, bajo el mando de la teniente Isabel Rielo. Suñol fue herido en los primeros momentos y lo tuvieron que retirar. El pelotón, inmutable, prosiguió el combate.

Ese pelotón, como conté, había sido entrenado en la Comandancia de La Plata. El blanco era una moneda de 20 centavos. El fusil: M-1, con mira Lyman, semiautomático, ligero, con peine de 10 balas. Fue la única unidad en la Sierra Maestra entrenada con tiro real.

Los disparos fueron tan certeros que en un tiempo más breve de lo calculado finalizó el combate. De 31 hombres que integraban la fuerza enemiga, que se movían en dos camiones, 20 murieron y tres quedaron heridos. Solo un soldado rebelde resultó herido.

noviembre 3 - 58

RADIO REBELDE

Última Hora

¡Tomado el pueblo de Alto Songo por las fuerzas rebeldes! ¡A las nueve y cincuenta de la mañana del día dos, se rindió la guarnición que defendía el ayuntamiento! ¡A las cinco y cincuenta del propio día se rindió la Estación de Policía! ¡El cuartel de la guardia rural continuaba sitiado y el pueblo en manos de nuestras fuerzas! ¡Combates en Santiago de Cuba, y otras ciudades de Oriente!

¡Repetimos!...

Informes remitidos por el comandante del Segundo Frente Frank País, comunican lo siguiente:

Unidades móviles de la columna 17, Abel Santamaría, al mando del Comandante Antonio Luzón [Antonio Enrique Lussón], penetraron en el pueblo de Alto Songo, a las nueve de la noche del día primero de Noviembre, atacando simultáneamente el cuartel de la guardia rural, la estación de la policía nacional y el ayuntamiento municipal, defendido por fuerzas enemigas. Al mismo tiempo que se realizaba el ataque a estas instalaciones militares, tropas rebeldes al mando de los tenientes Peña y Botello, atacaban el puesto militar conocido por la Araña. Este último punto cayó inmediatamente, resultando muertos dos soldados de la dictadura y uno herido, ocupándose 3 springfield y dos revolvers 45. A las 9:50 de la mañana del día dos, los defensores del ayuntamiento se rindieron a nuestras fuerzas. La estación de la policía resistió hasta las 5:50 del propio día, hora en que también se rindió a las tropas rebeldes, no sin que antes los defensores lanzaran botellas de gasolina a la casa de madera, desde la cual disparaban los rebeldes, ocasionando un incendio, lo que produjo la destrucción de dos manzanas de casas y de la propia estación de policía. Fueron hechos prisioneros el subteniente de la policía nacional Pablo Lafarcón Acosta, el cabo de la policía nacional Francisco Leyva Maceo; el policía nacional Teobaldo Ochoa, el cabo de la policía municipal Antonio Calá, y los policías municipales Benjumeno Concepción, Jorge Luis Julién, Juan Gilson, Bienvenido Limón, Andrés Arias, Isidoro Rodríguez, Jorge Parra Aguilera, soldado del ejército Julio Corzo, soldado del ejército Conrado Silva, soldado del ejército Osvaldo Pila, soldado del ejército Humberto Vinent, soldado del ejército Elpidio Ramos Sarmiento, soldado del ejército Rosario Iglesias Pérez, soldado del ejército Pablo García, soldado del ejército Darsi Daniten Pérez, y soldado del ejército Eladio Pérez Castillo. También fueron detenidos el doctor José Agustín Pargas, secretario de la Junta Municipal electoral y el jefe del vivac Eusebio Casamayor. Se ocuparon 31 armas largas; nueve carabinas San Cristóbal, siete carabinas M-1, doce fusiles springfield, y 3 automáticas Winchester. A las cuatro de la tarde del 3 de Noviembre, después de casi 48 horas de lucha, el pueblo de Alto Songo continuaba en poder de nuestras fuerzas y el cuartel de la guardia rural sitiado por completo. Junto con los prisioneros anteriormente señalados, fueron hechos prisioneros también numerosos confidentes, que estaban combatiendo junto a los militares. Las vidas de todos los militares prisioneros serán respetadas, conforme a las normas del ejército rebelde. Los confidentes capturados bajo las armas, serán sometidos a Consejo de Guerra Sumarísimo.

Firmado: Comandante Raúl Castro, Segundo Frente Frank País

La cuestión del ahorro de municiones seguía siendo una preocupación para mí; no cejaba en el empeño de fomentarla entre los combatientes.

Sierra Maestra

Nov. 3 de 1958

Teniente Luis Pérez

Columna 31

Estimado Luis:

Me parece que han comenzado ustedes con mucho ánimo las operaciones y es bueno que ya hayan hecho contacto con el enemigo en dos ocasiones. Me preocupa solo un poco que con tanta prontitud hayas solicitado el envío de balas. Pienso dos cosas posibles: que los muchachos como nuevos al fin hayan gastado muchas balas en esas dos escaramuzas, o que tú pienses que tenemos un gran stock de balas en reserva y te parezca natural que se te provea regularmente de parque. Si los muchachos han gastado balas en exceso, el único modo de corregir esa tendencia es no mandándoles balas para que aprendan a ahorrarlas cuando vean que les quedan pocas. Si tienen la idea de que nunca les va a faltar porque se las vamos a mandar de aquí, no aprenderán a cuidar y ahorrar el parque. No hay peligro de que corran riesgos en el aprendizaje porque usando bien las armas con pocas balas se pueden defender perfectamente.

Por otra parte, tú tienes que tratar de resolver por tu cuenta lo más posible el asunto del parque. Nosotros aquí durante muchos meses, no recibimos otro parque que las balas que dejaban los guardias regadas. Una tropa pequeña como esa puede ser abastecida de parque perfectamente con un poco de colaboración de Manzanillo. Bastaría con que les mandaran a ustedes las que los guardias botan. Hay que tratar también de comprarle balas y armas a ellos mismos.

Yo las balas de reserva las voy distribuyendo con muchas restricciones consciente de que lo más grave que puede pasarnos es quedarnos sin parque.

Tampoco me gusta, te lo confieso que tan prontamente me hayas solicitado el envío de refuerzos en fusiles, aunque esta suele ser una tendencia muy común en todos los oficiales rebeldes. Las grandes limitaciones de recursos bélicos con que hemos luchado nos han obligado a hacer el máximo con el mínimo. Para empezar esa tropita está bien. Se debe reforzar a medida que las necesidades estratégicas lo exijan o lo permitan. Hay puntos mucho más importantes desde el punto de vista estratégico que requieren el envío de las armas. Mientras yo tenga que reforzar dichos puntos, no puedo mandar para ahí las armas. Es algo que debes comprender, aunque yo por mi parte sé que con más armas podrías hacer mucho más, como también habríamos ganado ya la guerra de haber contado antes con ellas.

Para conocer tu situación real de parque, en próxima comunicación infórmame cuántas balas le quedan a cada arma, después de las acciones de estos días incluyendo la de hoy. Toma siempre todas las medidas de precaución respecto a cualquier posibilidad de ataque enemigo contra ustedes. Si en el primer intento lo zurran bien, podrás sentirte mucho más seguro en la zona.

Te envío quinientos pesos.

Escríbeme a la vuelta de correo, y no tomes estas líneas más que como el deseo de orientarte, tratar de que te adaptes a nuestras realidades y sepas que en todos los órdenes tenemos que hacer un gran esfuerzo porque nos cuesta mucho adquirir las cosas. Estaré atento de tu situación.

Saludos a todos.

Fidel Castro Ruz [firma]

MArtes

04

Sierra Maestra

Nov. 4, 58

Horacio [Rodríguez]:

Llegó antes de anoche un mensaje de Zoilo [Ricardo Lorié] que dice así:

Mandado Alemán listo jueves a viernes. Llegada de 8 y ½ a 10. Mantener campo encendido todo el tiempo. Confirmar este mensaje. Campo Santa Lucía paracaída llegada seducción radio 90. Firma Piloto Sansón. Aventura. Zoilo y Osvaldo.

Este mensaje parece que Sansón lo mandó a Zoilo a México sin conocer lo que tú habías mandado a decir de la luz.

Yo antes de anoche mismo respondí así:

Pista lista recibir regalo pero no deber encender hasta avión se identificar primero.

Yo explicar motivo en mensaje anterior.

Si ustedes estimar muy necesario nosotros encender todo el tiempo. Contestar rápido.

Alejandro

Esperaba respuesta ayer, pero tuvimos tan mala suerte que la planta de radio se descompuso.

Por tanto me decido a comunicarte lo que hay.

Así que el jueves y el viernes próximos de 8 y ½ a 10 deben estar alerta.

Sobre si enciendes o no la luz es algo que tú debes resolver según tu criterio.

Yo tengo esperanza de recibir alguna nueva noticia hoy. Si es así, esta misma noche te la enviaría para que llegue a tiempo.

Tú de todas formas debes estar en espera el jueves y el viernes en caso de no recibir nueva comunicación. Saludos,

Fidel

P. D. La parte del mensaje de Sansón que dice: "Campo Santa Lucía paracaída llegada seducción radio 90". No entiendo bien esa parte del mensaje, pero confío que tú la entiendas porque estás más familiarizado con la cuestión.

Sierra Maestra

Nov. 4, 58

Alcibiades [Sotomayor]:

Los mulos que te dejó Nandín [Fernando López Castillo] se los puedes entregar a Manuel Carbonell.

Los que se le van a comprar a Celestino debes guardarlos ahí con aparejos y todo. Y que no se pierda nada.

Fidel Castro Ruz [firma]

JUEVES

06

Almeida:

Creo que vale la pena prestarle atención a este asunto. El inventor es un químico eminente que además está dispuesto a entrenar un hombre nuestro, dando un viaje a esa zona que está cerca de donde él reside. Me parece que Pepe Luis [José Luis Carballo Bello], por su experiencia en trabajos similares pudiera ser la persona indicada. Para esto hace falta un hombre que decididamente quiera trabajar en el asunto. Pudiera rendir muy buenos frutos y con probar nada se pierde. Un satélite M-26 incendiario pudiera ser un arma muy efectiva. Puedes hacer algún experimento también con el otro material para ver sus efectos.

Fidel

S. Maestra, Nov. 6, 58, 4 p.m.

Sierra Maestra,

Nov. 6, 58

Horacio:

En este momento, Nov. 6 a las 10 de la noche, acabo de recibir este mensaje:

Solicitar tener lista campiña mareo desde mañana.

Avisar urgente si estar listo (estridencia).

Zoilo y Osvaldo

Otro mensaje más:

Encender campiña de nueve a diez tiempo jueves a viernes.

Informar si radio faro trabajar.

Zoilo y Osvaldo

El radio estuvo descompuesto 3 días. Tal vez al no recibir respuesta, no vengan, pero de todas formas tú, mañana viernes, debes encender el campo de 9 a 10 como ellos piden.

Yo esta noche les voy a decir que todo está listo.

Fidel Castro Ruz [firma]

P. D. Pienso que el primer mensaje se refiere al campo que está cerca de la costa en la Plata.

Fidel

S. Maestra

Nov. 6, 58

Horacio:

Mi respuesta hoy fué esta:

Todo listo recibir fecha hora y forma ustedes indicar.

Poder venir mañana viernes si querer. No poder responder si radio faro trabajar.

Campiña mar también lista.

Alejandro

Sierra Maestra

Nov. 6, 58

Estimado C. [Concepción] Rivero:

Yo no puedo resolver sobre lo que usted plantea sin recibir informe sobre el particular del Comandante de esa columna.

En camino hacia esa zona va el C. Gómez Ochoa que tiene jurisdicción sobre los territorios de Tunas, Puerto Padre, Holguín y Gibara. Con él puede usted tratar el asunto, para que resuelva, oído el parecer del Comandante de la columna 12.

Siento mucho esos problemas.

Fidel Castro Ruz [firma]

RADIO REBELDE

NOVIEMBRE 6, 1958

Posteriormente se recibió el siguiente comunicado del Comandante Delio Gómez Ochoa.

Reporte recibido de la Columna No. 32 José Antonio Echeverría.

El día 3 de Noviembre a las 3 a.m. una escuadra al mando del Teniente Emilio [Rodríguez, El morterista], hizo funcionar una batería de morteros, calibre 81 milímetros que había sido colocada a 500 metros del puesto de mando del ejército de la dictadura radicado en Bayamo y más conocido por "La Granja". Por espacio de una hora sostuvimos el bombardeo sobre la posición enemiga, ocasionando enorme confusión, según informes que tuvimos, tuvieron gran cantidad de bajas, debido al número de tropas concentradas y también a la efectividad con que fue dirigido el fuego de morteros. El día 4 de Noviembre, a las 2 a.m., el Segundo Pelotón al mando del Capitán [Roberto] Fajardo, penetró en la ciudad de Bayamo, por la carretera de Jabaco, disparando sus fusiles automáticos, por las emboscadas enemigas allí situadas, retirándonos más tarde sin haber tenido contratiempo alguno.

Firmado: Comandante Ochoa

RADIO REBELDE:

Radio Rebelde vuelve a salir al aire hoy. Con gran pena para nosotros no fué posible transmitir durante los últimos cuatro días por motivos técnicos, pero aquí estamos otra vez y seguiremos estándolo porque ahora es cuando la Revolución redobla su esfuerzo en todos los órdenes.

Después de las infamantes elecciones del 3 de Noviembre, Radio Rebelde tiene ahora la palabra. Que se callen los politiqueros de una vez y para siempre. Ahí tienen los resultados de su tesis electoralista, entreguista y traidora. Ahora que nos dejen a los revolucionarios tomar la palabra y cumplir la promesa; de nadie más puede esperar Cuba su salvación.

VIErNES

07

Sierra Maestra

Nov. 7, 58

Curunó [Braulio Curuneaux]:

Sitúa el tanque en lugar seguro. Que la gente de Pedrito [Miret] se encargue de custodiarle y ven con tu escuadra para una misión. Trae la calibre 30.

Fidel Castro Ruz [firma]

Sierra Maestra,

Nov. 7, 58

Che:

Calixto [Morales] compareció aquí como se le indicó y fué analizada su actuación de acuerdo con los elementos de juicio que obraban en nuestro poder.

La imputación principal, de haber cometido un acto contra la seguridad de los dirigentes y colaboradores del Movimiento publicando un manifiesto con nombres y apellidos, quedó descartada al comprobarse que no hubo tal publicación de manifiesto y sí ocho copias de un escrito dirigido a varias personas y que ninguna de estas copias cayó en manos de la policía.

No hubo elementos suficientes para juzgar su actuación desde el punto de vista de la disciplina, porque aquellos momentos fueron muy complejos y los compañeros que pudieran informar más concretamente sobre este aspecto están ausentes y algunos muertos.

Mi criterio es absolutorio para Calixto.

Por otra parte él explica su deficiencia física en los días de las campañas duras de la Sierra por un problema en la espina dorsal que los médicos le están tratando y que él ni siquiera conocía.

Te lo envío a esa para que se ponga a tus órdenes y tú, de acuerdo con la situación ahí, decidas en qué te puede ser más útil.

Por esta vía no te envío más noticias. Estoy en espera de noticias tuyas. No tengo más que las referencias de Bequer [Conrado Bécquer] que te vió al pasar por las Villas.

No he recibido ningún informe desde el que me enviaste cuando el combate en la Federal.

Abrazos,

Fidel

El proceder humanitario y caballeroso fue práctica cotidiana de las fuerzas rebeldes. La conversación de mi hermano Raúl con el teniente coronel Cossío del Pino, de la Cruz Roja cubana, muestra fehacientemente esa conducta intachable del Ejército Rebelde y su pronta disposición para proteger a la población civil.

CONVERSACIÓN POR RADIO ENTRE EL COMANDANTE RAÚL CASTRO Y EL TENIENTE CORONEL [Oscar] COSSÍO DEL PINO, DE LA CRUZ ROJA [cubana], SOBRE LAS BASES DE UNA TREGUA PARA LA ENTREGA DE PRISIONEROS.

AÑO 1958.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Quisiera conocer si el Dr. Fidel Castro se está sintonizando, para hablar después con él.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Quizás pueda venir por aquí. Ya yo le he mandado un recado urgente para allá.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Pido que una nota que yo voy a darles sea copiada; yo voy a dictarles para que copien, para que mantengan el mensaje que yo tengo escrito copiado literalmente y comprobar después textualmente su escrito. Se refiere a los términos de tregua.

Dígame si están listos para copiar.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Listo para copiar. Adelante.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Buenas tardes, señor Castro. Cumplimenté la misión de entrevistarme con el jefe de operaciones, hice todos los planteamientos en la forma en que hablamos hoy por la mañana. Entonces él me ha dado por escrito —que es lo que yo estoy rogando que ustedes copien— las bases de la tregua, que equivalen a las mismas concertadas por la mañana, pero quiero de todas maneras confirmar la exactitud de mi transmisión con la recepción de ustedes.

Dice así: Tregua consistirá: primero, suspensión de operaciones aéreas en el área norte de la línea San Luis, Dos Caminos de San Luis, Songo, y en el Camino Santiago, Puerto Boniato, Dos Caminos. Segundo: durante la tregua las tropas en dicha área mantendrán sus posiciones sin efectuar movimientos militares. Tercero: el período de tregua será desde las 0:1 del lunes 10 hasta las 6:00 horas del martes 11.

Como usted habrá visto, señor Castro, los términos fueron los convenidos hoy por la mañana; pero hubo una pequeña modificación en la hora de la tregua. El jefe de operaciones aceptó la tregua oficial que usted señalaba hasta las 12 de la noche; pero la prolongó y me explicó que lo hacía de seis horas más, o sea, hasta las 6 de la mañana, de manera que ustedes tuvieran tiempo de dispersar sin dificultades ningunas de tipo militar. De modo que la única variación fue una prolongación de 6 horas más que les dá el jefe de operaciones para que al recibo de la recepción y trasmisión de este personal ustedes tengan tiempo, seis horas extra, para dispersarse.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Mire, Tte. Coronel, aunque el momento no se presta para vanidad y actitudes orgullosas de ningún tipo, agradecemos al Jefe de Operaciones del Ejército adversario que haya cedido seis horas más, pero no para dispersarnos, porque si el asunto es para dispersarse, después que concluya la tregua que vengan ellos a ver entonces quiénes resultan dispersados.

Es decir, que nos perdonen este pequeño gesto de protesta, pero que tampoco ellos se valgan de la circunstancia para dejar de poner el tinte ese que ha caracterizado al Gobierno de la mentira. Es decir, que después de la tregua que vengan, y entonces veremos, en fin de cuentas, quiénes serán los dispersados.

Perdónenos usted, Tte. Coronel, y la Institución que usted representa por este hecho.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- La explicación que me dio el jefe de operaciones sobre la palabra dispersión, después de concluida la tregua, equivale a que él no conoce si con motivo de la recepción, de la entrega de ese personal, pudieran estar congregados en un lugar no habitual, y ya conocido fuera de su zona normal un número de personas representativas de ese Frente; y, por tanto, él concedía eso para la dispersión, es decir, volver a sus líneas las personas que por motivo de este acto de entrega y recepción pudieran haberse salido de sus líneas habituales o de sus posiciones. Esta fue la explicación que él me dio, y desde luego yo no encuentro otra; al usar yo la palabra dispersión era que pudieran congregarse en un lugar distinto para hacer la recepción y entrega. Si esta explicación está correcta, entonces podemos pasar a otro asunto.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien la explicación de parte suya, y no era precisamente a usted, Tte. Coronel, a quien se la pedíamos; palabritas más o palabritas menos nada importa a nosotros, los hechos son los que importan, y en fin de cuentas los que determinarán el curso de esta guerra. Naturalmente que en vez de la palabra dispersión muy bien pudieron haber dicho resguardarse o replegarse, pero no dispersión, con la intención que indudablemente el jefe de operaciones del ejército enemigo debe haberla expresado.

Escuche: terminado el incidente, pasaremos a los puntos que se plantean aquí.

Dice:

uno: suspensión operaciones aéreas en el área norte de la línea San Luis-Dos Caminos de San Luis, y en el camino Santiago-Puerto Boniato, de Dos Caminos. Dos: durante la tregua las tropas terrestres mantendrán posiciones sin movimientos militares.

Está muy bien ese punto, aceptado por esta parte.

El período de la tregua, igualmente está muy bien. O sea, que de doce de la noche, o sea 0:1 del lunes hasta las seis de la mañana del martes; está muy bien igualmente.

Ahora sólo falta aclarar, en cuanto al punto uno, qué se entiende por la parte norte, o al norte de la línea San Luis-Dos Caminos de San Luis, etc.; qué se entiende por eso, y hasta dónde se puede comprender como territorio norte de esas líneas, porque precisamente mucho más al norte se están librando combates que no pensamos detener en ningún momento, porque no afecta en nada esta operación que queremos llevar a cabo.

Es decir, que sólo precisa que nos aclaren qué se interpreta de cómo se han de suspender las operaciones al norte de las líneas esas. Debe precisarse con más claridad qué puntos comprende, para que después no surjan malas interpretaciones, ni nada de eso. Es decir, que sobre este punto, el número uno, es sobre el único que se piden aclaraciones, para lo cual le pasamos el cambio a la Cruz Roja Cubana.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Yo creo que es conveniente que se hagan esas aclaraciones, pues yo los términos no los conozco; supongo que abarcaban lo que se planteó de Bueycito, de Songo y San Luis, y además el camino de la ruta. Pero de todas maneras eso es motivo exclusivamente de aclaración que puede hacerse posteriormente si se aceptan en la totalidad las condiciones. Quiere decir, que yo tendría que consultar la aclaración para que se determine bien. Pero como yo no conozco de esos términos y esas cosas, pues entiendo pero no me responsabilizo, porque eso envuelve la solicitud formulada por ustedes; quiere decir, Municipio de Songo, Municipio de San Luis y la ruta que ha de seguir la Cruz Roja. Yo de todas maneras, cuando terminemos aquí, iré a aclarar y supongo que va a quedar debidamente aclarado, que es resolviendo a lo planteado por ustedes; y eso será motivo nada más de una pequeña rectificación o ratificación. Este asunto está correcto, podemos seguir tratando los otros asuntos.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, Tte. Coronel. Es más, nosotros haríamos extensivo para no andar diciendo líneas abajo o líneas arriba, y mantenemos que incluso —aunque eso no es obstáculo de ninguna clase— serán paralizadas nuestras operaciones en Songo y San Luis y todo el camino que hay que recorrer desde Santiago hasta Dos Caminos de San Luis. Es decir, que eso no es obstáculo de ninguna clase. Sólo quería aclararle que si precisamente son dos posiciones enemigas que están atacando en estos momentos mucho más al norte tropas de este Segundo Frente, no se interprete que se continúan esas acciones aprovechándose de la tregua, ni nada de eso. Que si quieren, que bombardeen allá donde se está combatiendo, que no es precisamente ni en San Luis ni en Songo. Por lo demás —trátelo usted de todas maneras— puede quedarse así; pero nosotros paralizaremos las operaciones militares, cosa que se comprobará por las órdenes que inmediatamente después de terminada esta conversación con usted trasmitiremos a todos los mandos militares.

Serán paralizadas las operaciones militares las 18 horas que comprende la tregua, en el Municipio de Songo, Municipio de San Luis, y en todo el camino que comprende de Santiago a Dos Caminos de San Luis. Así que sobre eso podemos darlo como terminado, como concretado, en cuanto a la contesta de estas notas que trae usted.

Podemos pasar a otro tema.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Ok, de todas maneras, por si fuera necesario, yo haré la aclaración. Es importante que yo se la comunique. Pero si está debidamente comprendida en lo que ustedes me han manifestado, todo el Municipio de Songo, San Luis y el Camino, evitamos estos trabajos de ratificaciones. De modo que eso está correcto.

Lo único que quiero rectificarle, que ha sido posiblemente un lapsus de usted, señor Castro, es el término de la tregua: no son 18 horas, sino son 30 horas. Compruebe eso y ratifíquemelo para estar de acuerdo perfectamente los dos.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, creo que fue un lapsus mental mío lo de las horas. Efectivamente, desde la noche del domingo, las 12 de la noche, hasta las seis de la mañana del martes, efectivamente, veinticuatro y seis son treinta horas, rectificado el error en este aspecto; es decir, que son treinta horas de tregua. Le pasamos el cambio a ver qué continúa diciendo usted, Teniente Coronel.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Aclarado ese particular, queríamos añadir que de acuerdo con nuestra contestación, por la mañana fue solicitado ya por la Compañía Cubana de Aviación la designación del funcionario de esa Compañía que irá acompañando a la Cruz Roja. No tengo contestación ahí, pero supongo que vendrá, y si no tenemos tiempo para anunciarlo, como el nombre no dice mucho en definitiva sino la jerarquía que él traiga, si no hay tiempo de todas maneras si me lo envían, irá acompañando a la Cruz Cubana, ya yo lo solicité.

Dígame si entendió bien esto.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, Teniente Coronel, podríamos en eso, incluso, ser hasta más amplios. Si telefónicamente usted se puede comunicar con la Compañía de Aviación, y efectivamente el delegado de esa Compañía no puede llegar a tiempo, y ellos delegan en usted, pues la comisión de la Cruz Roja que venga, también podíamos obviar en ese aspecto, en este caso, la presencia del delegado de la Compañía de Aviación.

Es decir, si no puede llegar a tiempo se le puede dejar, a los oficiales que sirvan de enlace, un pase para que con posterioridad entre en nuestro territorio —territorio libre de Cuba—, o de lo contrario que deleguen en usted o en la Comisión de la Cruz Roja Cubana la misión que él traería encomendada.

Es decir que, o se deja un pase con los oficiales de enlace o delegan en usted, o que venga. Es decir, que en este aspecto puede obrar usted con entera libertad en el caso ese. Es decir, que le pasamos el cambio a ver qué opina.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Señor Raúl Castro, muchas gracias por esa facilidad, aunque nadie sabe naturalmente a veces los inconvenientes que se presentan y cuando uno concreta terminantemente, si después falla algo, resulta un inconveniente. Yo le agradezco esa facilidad que usted me ofrece, de modo que en ese particular estoy de acuerdo, y voy a pasar al otro problema.

En días pasados nosotros tuvimos necesidad, a una petición que nos formulara el director del leprosorio San Luis de Jagua, de solicitar un permiso del Comandante local en esa zona; él dio el nombre, debe saber quién es, este oficial de ustedes estuvo muy atento con el director y le dio todas las facilidades para que la Cruz Roja Cubana pudiera convoyar un camión con comidas para el leprosorio; allí hay —usted debe saberlo también, pero se lo repito— 400 enfermos, y naturalmente además el personal administrativo, pero yo creo que están incluidos, es decir, 400 personas.

Nosotros, con ese pase que nos dio el comandante local de esa zona, pasamos esa comida, e iba convoyado por una ambulancia nuestra y el propio transporte del leprosorio, pero era comida para cinco o seis días y ya están solicitando con verdadera urgencia que volvamos a enviarles comida.

Como que el lunes va a ser un día de tregua general en todos estos frentes, que comprende también hasta donde llega el hospital San Luis de Jagua —yo no conozco topográficamente la situación de este—, pero de todas maneras parece que para ir a San Luis de Jagua hay que tomar por la carretera del Cristo, entonces lo que yo estoy solicitando para aprovechar en un solo acto —porque estas cosas tienen todas estas dificultades— debíamos aprovechar el propio lunes para llevar esas mercancías que van a ser adquiridas en un almacén de aquí de Santiago de Cuba, hasta el hospital de San Luis de Jagua. Si hay la posibilidad de una aceptación por parte del doctor, que sea ese propio lunes, usted me la contesta ahora y entonces ultimamos los detalles.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, Teniente Coronel Cossío del Pino, efectivamente los cinco días que ocupamos el poblado de Songo, fue nuestra intención, apenas fue dominado militarmente el pueblo, encargarnos de todos esos asuntos; incluso, se había mandado una comisión administrativa para ver el problema del hospital de San Luis de Jagua, de los enfermos allí, que había efectivamente 400, pero desgraciadamente frente a los incidentes propios de la guerra, los continuos bombardeos y para evitar riesgos de la población, este mando ordenó la retirada de las tropas rebeldes de esa posición, y es por eso que no se atendió debidamente al hospital de San Luis de Jagua.

Por lo demás, no sólo el lunes día 10, ni tampoco sólo para el hospital San Luis de Jagua, para cualquier lugar, tanto para servir población civil que esté comprendida dentro del territorio libre de Cuba; o sea, dentro de este Segundo Frente Oriental Frank País, tanto como para servir población civil que viva dentro de los territorios dominados por el ejército adversario, tanto para atender soldados adversarios que se encuentren heridos, en todo momento y en cualquier circunstancia, la Cruz Roja Cubana encontrará de parte de nuestro ejército todas las facilidades que sean necesarias para que cumpla su altruista misión, ya sea sirviendo a un bando o a otro, ya sea sirviendo una población civil de un territorio o de otro.

Es decir, que específicamente si usted desea, el lunes se les dará esas facilidades, y los días y en cualquier circunstancia y en cualquier momento que usted lo desee. Para eso se cursarán órdenes hoy mismo a todos los mandos militares que comprenden este Segundo Frente Oriental Frank País, para que faciliten, viabilicen y no se obstaculice en lo más mínimo la labor de la Cruz Roja Cubana. Es decir, que le hago el cambio para ver qué opina usted.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Escuchado perfectamente, y muy correcto señor Raúl Castro. En esas condiciones yo me pondré al habla inmediatamente con el director del hospital para que él vaya movilizando la parte de compra de esas mercancías y la forma de transportarla.

Mientras tanto la idea era, aprovechar la circunstancia de que en toda esa zona hay una paralización total y queríamos aprovechar, sin exigencias de ninguna clase, esa oportunidad. Yo voy a comunicarle al Jefe de operaciones y al de la base también, de la misma forma que lo digo a ustedes, que tenga conocimiento de que en un convoy, es decir, un ómnibus y una ambulancia, que van por la ruta señalada hasta Dos Caminos, va a salir otro con destino a San Luis. Irán uno o dos camiones, porque se va a procurar llevar alguna cantidad apreciable, supongo yo, no está en mis manos ni en mis cálculos —yo no sé qué instrucciones tienen allí de actuar—; pero quiero decir que hay la posibilidad de que puedan ser uno o dos, para no entrar en rectificaciones, pero para que ustedes sepan que un convoy va a acudir en auxilio de este tipo de hospital, y conozcan que hay dos convoyes de la Cruz Roja, que han hecho sus destinos. Me parece muy correcto. Yo hablaré con el Director del Hospital y me pondré en contacto con el jefe de operaciones a fin de que él también cumpla las instrucciones necesarias para llevarlos adelante.

Precisamente, yo acabo de recibir otra petición urgente del poblado del Cristo, del Colegio "Nuestra Señora de la Caridad", que es una escuela de niños pobres, que está ubicada allí en el Cristo. Me explicaron que las clases las paga la iglesia, y que están el Patronato, las señoras que viabilizan el funcionamiento de esa escuela, donde hay creo que 150 niños recibiendo enseñanza, aparte de algunos más que pudieran haber de la población; pero partiendo de la base de que hay 150 niños en esa escuela, que se llama "Nuestra Señora de la Caridad" y que está atendida por unas monjitas, ellas también lo han solicitado.

Yo no he tenido tiempo, señor Castro, de hablar previamente con el jefe de operaciones; pero en el caso nuestro la Cruz Roja habla primero con cualquiera de los dos. Es decir, yo le planteo a usted esto porque es con quien estoy hablando primero, y después entonces lo comunicaré al jefe de operaciones, indistintamente, nosotros estamos con uno o con otro, y en este caso yo les quiero comunicar que, posteriormente a nuestra conversación —y tendré que ir a ver al jefe de operaciones— ya con la conformidad de ustedes si fuera necesario que este convoy para San Luis de Jagua en vez de ser uno o dos camiones fueran más, en el sentido de que estas señoras que constituyen el Patronato, me han ofrecido que ellas están dispuestas a recoger, a viabilizar el envío de mercancías y de comestibles, para esa escuela. Y entonces como que sale un convoy que tiene que pasar por El Cristo aprovecharíamos el que llega hasta El Cristo uno queda allí y el otro sigue para San Luis de Jagua. Dígame si eso está correcto. Lo escucho.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, Teniente Coronel Cossío del Pino. Ya con las palabras anteriores en que le expresábamos que la Cruz Roja Cubana encontraría todas las facilidades de nuestra parte para atender en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia tanto un bando como otro, tanto una población civil de una parte como de la otra, está de más nuestra aclaración. No obstante le ratificamos esos puntos concretos que usted citó, o sea, los dos convoy: el que va para el Colegio de monjitas en El Cristo, y el que va para el hospital de San Luis de Jagua, en Songo, encontrarán, indudablemente, todas nuestras facilidades; incluso se le aconseja que para ambos lugares lleven la mayor cantidad posible de comida, sobre todo para el de los enfermos por encontrarse en lugares muy próximos a nuestras líneas de combate, y pudiera dificultarse el suministro de víveres. Es decir, que en esos casos específicos, como en cualquier otro que usted tenga a bien llevar a cabo, no es necesario, incluso, consultarlo, aunque para más seguridad deben tratar siempre de hacerlo. No obstante se cursarán instrucciones a todas las Unidades Militares subordinadas a este Segundo Frente y a las que operan al margen de esta, las proximidades de Santiago de Cuba, para que dejen transitar libremente, y dándoles todas las facilidades, los convoy de la Cruz Roja.

Es decir, que deben llevar bien claros los distintivos de la Cruz Roja con banderas, con la bandera propia de su institución. Es decir, sobre eso está todo aclarado. Le pasamos el cambio por si sobre el tema tiene que añadir algo más.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Perfectamente entendido, señor Castro, y nuestros convoy, tanto los camiones que llevan comestibles, como la ambulancia que va de la institución, llevarán los distintivos para que ustedes los conozcan inclusive a distancia. De manera que eso está correcto y yo voy a comunicarme con esta señora del patronato de la escuela, con el Director del hospital, y decirle que está viabilizado todo el problema para que ellos puedan hacer el envío de esas mercancías.

Sr. Castro: con respecto a las entregas o a la recepción del personal del que hemos venido hablando, yo quisiera conocer a qué hora, poco más o menos, debemos estar nosotros en San Luis, o en Dos Caminos de San Luis, para que allí nos reciba la persona que ustedes han de designar, para poder nosotros salir de aquí con el tiempo suficiente para estar allí cuando ya se facilite la operación de la recepción de ese personal. Yo quisiera que usted me informara a qué hora usted cree que puede estar ya en condiciones de ser recibido el personal para que coincida perfectamente sin demoras ni molestias la llegada nuestra allá y la recepción de ese personal. Si usted tiene una idea sobre eso yo le ruego que me aclare...

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, Teniente Coronel. Sobre la hora, estamos dispuestos a concurrir a la que usted estime conveniente. En Dos Caminos pueden seguir avanzando con los ómnibus, según me informan, hasta un punto denominado "Bella Lisa" ya dentro del territorio libre de Cuba, hasta ahí más o menos podrán llegar los ómnibus, hasta un punto denominado "Bella Lisa". No obstante, en Dos Caminos se le tendrá —a la hora que usted indique, a la hora que más les convenga a ustedes— un oficial de enlace, que en este caso será el Cmte. Antonio Enrique Lussón, jefe de la Columna 17, y jefe militar de la zona, el cual podrá avanzar con ustedes hacia donde lo permita el camino. Y de aquí para allá irá un oficial de enlace de esta comandancia central, que será el Capitán Manuel Piñeiro, que irá con los tripulantes y los pasajeros del avión. Así podrán encontrarse y hacer el acto de la entrega de esos ciudadanos; es decir, que sólo queda aquí aclarar la hora que más le convenga a usted para la entrega.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- A mí me parece que sería mejor en las horas de la mañana; si es posible eso, que ustedes tengan el personal preparado, para evitar las horas más calurosas en una espera para el personal y para los mismos que van a acompañar en ese acto de entrega. De manera que, si a usted le parece, el convoy de la Cruz Roja puede estar en Dos Caminos de San Luis, digamos, a las 9 de la mañana; si le parece correcta esa hora, la confirmamos.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, muy bien nos parece esa hora. Es decir que a las 9 A.M. del lunes ustedes llegarán, se encontrarán allí con el Comandante Lussón, que será el oficial de enlace en esa zona, con el cual podrán avanzar hacia Bella Lisa con los ómnibus, donde esperará el Capitán Manuel Piñeiro, Delegado de esa comandancia central, con los pasajeros y tripulantes del avión. Es decir, que a esa hora —lunes a las 9:00 a.m.— pueden darse cita allí. Le pasamos el cambio por si tienen algo más que añadir.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Señor Castro: acompañando el convoy de la Cruz Roja yo había solicitado, y él me ha brindado su cooperación como compañero, al Tte. Coronel Jorge Caballero, que ha llegado de La Habana en la mañana de hoy; él es Tte. Coronel de la Cruz Roja, adscrito a la Dirección General. Entonces, él ha actuado en las dos veces que hemos estado en la Sierra, y tiene no solamente experiencia y práctica, sino disposición.

Le digo esto, porque yo voy desde por la mañana temprano, tan pronto salga el convoy, a ver si el jefe de operaciones me deja situar en el sector de radio de ellos para poder estar al tanto de cómo va el convoy hasta que pase la línea del ejército, y después cómo va regresando, para yo en cualquier dificultad que pudiera haber, tener mayores facilidades para tratar de resolverla, aunque yo espero —con el favor de Dios— que nada ha de suceder. Pero le explico el motivo por el cual yo no voy a ir, sino que va a ir el Tte. Coronel Jorge Caballero, que es con el que debe entrevistarse para todo esto el señor Lussón.

Es decir, que yo no voy personalmente, porque me parece que puedo ser más útil en cualquier momento estando al tanto del desarrollo de cómo va y cómo regresa ese convoy. Yo creo que es más razonable, porque me será más fácil resolver cualquier motivo, no solamente una incidencia bélica, sino cualquiera otra cuestión. Es decir, yo prefiero estar aquí en contacto para conocer el trayecto de ida y vuelta. De modo que el Tte. Coronel Jorge Caballero sería el que lleva la representación de esta jefatura y de la Cruz Roja, para la entrega y recepción de ese personal.

De modo que si está correcto así yo le ruego me lo ratifique para continuar.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Muy bien, muy bien lo que dice usted. Es decir, que el Tte. Coronel Jorge Caballero será el que vendrá encabezando la comisión de la Cruz Roja Cubana, y entonces usted permanecerá en Santiago de Cuba siguiendo el curso del convoy.

Entonces, díganos si va a estar en alguna planta, porque incluso para hacer mejor las cosas —a idea nuestra— usted podía estar en una planta por allá y nosotros en esta planta por aquí, y al mismo tiempo estar en contacto, y así con más facilidad pudiera resolverse cualquier tipo de problema que surgiera. Es decir, que ese mismo día de la entrega, a partir del lunes a una hora que determinemos, o a las 9 de la mañana, o antes, estaremos en contacto ya, usted por esa planta o por la que estime conveniente, y nosotros por ésta, y mientras se van desarrollando los acontecimientos podemos estar al tanto de los mismos.

Así que sobre esa idea le pasamos el cambio, a ver qué opina.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Yo le explicaba que yo le voy a solicitar al jefe de operaciones a ver si es posible que yo pueda estar en la sección de radio de ellos, en el propio regimiento, porque eso facilita las comunicaciones de los puestos militares. Entonces, si no hay inconveniente alguno, o si lo hubiera de cualquier forma, puede reportar aquí a esta planta, que esta va a estar al tanto hasta que retorne el convoy. Pero si surgiera alguna dificultad yo creo que me es más fácil y más rápido a mí resolverlo estando yo en el regimiento específicamente para esa función, ya que si hay algún reporte que hacer y lo trasmiten, yo trataré de comunicar; y si recibe esta planta aquí, por la que yo estoy traduciendo, me podrá comunicar cualquier acontecimiento. De manera que a mí me parece que a los efectos de una comunicación en los distintos puestos yo debo situarme allí, porque respecto a interrupciones de alguna índole en el territorio se estima que usted las resuelve, las que puedan surgir del lado de acá corresponde a las Fuerzas Armadas resolverlas; y conociéndolas yo del lado de acá, pues tengo más facilidades por la proximidad de que eso pueda resolverse. Si está así correcto, o bien si usted quiere que yo me sitúe aquí —a mí me es lo mismo—; yo lo decía por las facilidades que pudiera haber en la solución de cualquier problema.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Está muy bien lo que usted dice, Tte. Coronel; es decir, que usted estará en la planta del regimiento y nosotros aquí, así que cualquier cosa ya sabe dónde localizarnos. Le paso el cambio a ver si hay algo más sobre el particular.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Yo quisiera darle entrada ahora a un asunto: la Compañía volvió a preguntarnos si la tripulación del día 21 de Octubre, de acuerdo con lo que hablamos esta mañana, que usted trataría de que estuvieran ahí por si había tiempo suficiente hasta el lunes, o estarán en condiciones también de encontrarse en ese acto, y entonces resolver la determinación personal que se haga, pero ellos quieren saber si van a tener la facilidad de si quieren ser evacuados. Si sobre este particular usted no puede contestar pasamos al otro asunto.

CMDTE. RAÚL CASTRO.- Tte. Coronel Cossío del Pino: el día 10 a las 9:00 de la mañana, en el lugar de la cita, se encontrarán las dos tripulaciones completas para que ellos libremente determinen en presencia de ustedes y del Delegado de la Compañía de Aviación si deciden regresar o quedarse aquí en el Territorio Libre de Cuba. Es decir, pueden contar como cosa segura que estarán presentes el día de la cita.Es decir, que le pasamos el cambio para ver si hay algo más.

TTE. CORONEL COSSÍO DEL PINO.- Ok, recibido perfectamente. Muchas gracias.

Juan Carlos [Raúl Castro Ruz]:

Yo proponer canje Carrasco Artiles-Borbonet [Nelson Carrasco Artiles - Enrique Borbonet].

Yo pensar exigir respuesta antes tú soltar prisioneros. Si Dictadura rechazar nosotros no soltar nadie y yo hacer gran campaña.

Yo tener buen plan.

Fidel

   

SubirSubir