Rechazo en Iraq a tropas de ocupación

BAGDAD, 2 de mayo.— Mientras desde Washington se informaba la designación por el presidente George W. Bush, de Paul Bremer, funcionario del Departamento de Estado, para dirigir la reconstrucción de Iraq, y los cancilleres de los 15 países que integran la Unión Europea, analizan la participación del Viejo Continente en el citado proceso, en la capital iraquí el rechazo a la presencia estadounidense es evidente.

Según una crónica de la agencia AFP, mientras el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha declarado que ya terminó "el grueso de los combates", para el iraquí de a pie puede empezar una nueva guerra de resistencia, si la ocupación estadounidense de Iraq se prolonga demasiado.

Sentados en una mesa de un café de Al Kadmia, un barrio al Este de Bagdad donde se juega dominó bajo un calor sofocante, los iraquíes comentaban declaraciones realizadas el jueves por la noche por el presidente Bush, a quien califican de "presidente autoproclamado de Iraq".

Uno de ellos, Frage Talb, de 33 años de edad, ex profesor de ciencias, en "paro técnico" desde el inicio de la intervención estadounidense el pasado 20 de marzo, asegura que los iraquíes "no querían la guerra" y que "los estadounidenses conocerán un nuevo Viet Nam si no abandonan rápidamente el país".

"Bush puede contar lo que quiera, pero para nosotros la guerra no ha terminado. Comienza ahora una nueva guerra de resistencia", dijo Frage, cuyas palabras recibieron la aprobación de los allí presentes.

"Todo el mundo esperaba ver lo que decía Bush, porque ahora él es el jefe en Iraq, es quien ha tomado las riendas del país, pero eso no durará mucho tiempo", declaró Salman Hassen, de 45 años.

Mientras bebía a pequeños sorbos su té a la menta, Abd Al Jassen, de 45 años, afirmó que "los estadounidenses vinieron aquí para derrocar a Saddam Hussein y quedarse con el petróleo iraquí", y añadió que "el sufrimiento de los iraquíes se ha multiplicado por dos desde que llegaron los norteamericanos".

"El país no tiene Gobierno. Esto es el caos total", asegura otro de los presentes, quien agrega: "No cobramos nuestros salarios desde hace dos meses, y cada vez que veo a los estadounidenses andando por nuestras calles es como si me golpearan el corazón", concluye la crónica de la agencia francesa de prensa.

ALLEGADO DE REAGAN DIRIGIRÁ RECONSTRUCCIÓN

En cuanto a la designación de Paul Bremer para dirigir la reconstrucción iraquí, la propia AFP explica que es un político conservador, de 61 años, quien trabajó como especialista en contraterrorismo durante el Gobierno del ex presidente Ronald Reagan, en 1986 y es cercano al Departamento de Estado.

La prensa estadounidense subrayó este viernes que Bremer sería superior jerárquico del administrador civil para Iraq nombrado por Washington, Jay Gardner, allegado al secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

 

   

SubirSubir