30 de junio de 2010

El término fútbol, futbol o balompié es una adaptación del inglés football, formado por foot (pie) y ball (pelota o balón). Aunque con antecedentes en otros juegos similares, se considera que nació en Inglaterra, alrededor del siglo XII, y se le tiene por el deporte más popular; por ello, aporta un sinfín de palabras y expresiones simpáticas a nuestro español: cancerbero o gato se llama al portero o guardameta, tuercebotas a un pésimo jugador, esférico o cuero al balón, cantada al error del portero al intentar parar el balón, vaselina al lanzamiento suave y de trayectoria curva por encima del portero. Entre las expresiones: No mete un gol ni al arcoiris, se refiere a un jugador conocido por su escasa destreza; tirar una piedra o pedrada, al pase con excesiva fuerza y difícil de controlar, y hacer la cama, cuando en la disputa de un balón, un jugador salta y el contrario se agacha para desequilibrarlo.


15 de junio de 2010

Del vocabulario médico procede esguince, "torcedura o distensión violenta de una articulación, que no llega a ser luxación —dislocación de un hueso— ni rotura de tejido". Procede del latín vulgar exquïntiare, compuesto por la partícula ex y por quintus "quinto", por lo que significa "partir en cinco pedazos", pero también "rasgar, desgarrar", aunque no sea en cinco. Probablemente haya llegado al castellano por vía del catalán esquinç. Al pronunciar esta palabra, muchas personas cometen el error de ignorar la u, en la sílaba guin.


14 de junio de 2010

Me dice un asiduo colaborador que leyó en una publicación cubana la expresión "pequeño corzo" referida a Napoleón. ¡Soberano disparate! Corzo, del latín vulgar curtius, y este del latín curtus, "corto" es el nombre de un "mamífero rumiante de la familia de los Cérvidos, algo mayor que la cabra, rabón y de color gris rojizo". Los naturales de Córcega, como Napoleón, son corsos y la aparente inconsecuencia del cambio de la c de Córcega en s, se debe a que el nombre de esta isla situada al norte de Cerdeña, en su idioma original, el corso, es Còrsica y en francés, Corse.


12 de junio de 2010

La expresión más menos (±), que mucho se usa hoy incorrectamente, es la transcripción de un signo matemático que, según el DRAE, "indica la precisión de la medida de una magnitud". Aparece recogida en un apéndice del Panhispánico que se titula, precisamente, "Lista de signos o símbolos no alfabetizables", lo que quiere decir en buen castellano que no son traducibles a la lengua. La frase correcta sigue siendo más o menos.

No es lo mismo paterno, "propio de la línea del padre", que paternal, "propio del cariño de padre"; ni provinciano, "habitante de una provincia, en contraposición al de la capital", que provincial, "propio de una provincia"; ni musculoso, "que tiene músculos abultados y visibles", que muscular, "propio de los músculos".


8 de junio de 2010

El cubanismo ferromozo, -a, según el Diccionario básico escolar, del Instituto de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba, define a la "persona que durante un viaje en tren atiende a los pasajeros". Está formado a la manera de aeromozo, -a, usado en gran parte de América, por azafato, -a, "persona que atiende a los pasajeros en un avión u otro medio de transporte" y también a la "contratada para dar información y ayudar a quienes participan en congresos, exposiciones... o asiste al presentador y al público en un programa televisivo". En México y algunos países centroamericanos se llama edecán, del francés aide de camp (ayudante de campo), al auxiliar de congresos o exposiciones, vocablo de origen militar, que, además, ha adquirido hoy cierto sentido irónico y coloquial para referirse al "acompañante o correveidile".


2 de junio de 2010

No quedaron satisfechos algunos lectores con lo que escribí sobre tema y temática. Por lo tanto, preciso: entre las acepciones de tema que aparecen en el DRAE se encuentran: "asunto o materia", "unidad de contenido de un libro o una materia de estudio", "fragmento de una obra musical sobre el que se desarrolla una parte o toda la composición", "canción" y, en gramática, "parte de la palabra que se mantiene invariable". En cuanto a temática, ya lo dije, es fundamentalmente adjetivo; pero como sustantivo, da nombre al "conjunto de temas parciales en un asunto general", como precisa el DRAE, o "pertenecientes a una ciencia o actividad determinadas", como añade el María Moliner.


El español nuestro

   

SubirSubir