Saque usted sus propias conclusiones

De nuevo... una actitud diferente

REINALDO TALADRID HERRERO

Ante lo ocurrido la semana pasada a partir de conocerse la Proclama del Comandante en Jefe al pueblo de Cuba, pudimos constatar dos actitudes muy diferentes.

La primera ocurrió entre Miami y Washington en los EE.UU., que tuvo varios componentes.

1. Los cinco congresistas federales de origen cubano, pero que son 100% norteamericanos, fueron rápido a Washington a reunirse con el Consejo Nacional de Seguridad y el Departamento de Estado y según reportó, entre otras, la agencia EFE, la Sra. Ros-Lehtinen hablando a nombre de los congresistas, declaró No vamos a dar detalles de esas conversaciones.

Muy bien, lo conversado es secreto, pero, ¿por qué es tan oculto? ¿Será porque se discutió sobre el famoso anexo secreto que tiene el Plan Bush sobre Cuba?

O sea, es válido asumir que lo que se discutió fue sobre como estos norteamericanos pidieron a su gobierno que agreda militarmente a un país extranjero, tomando como modelo el salvajismo ya visto en Afganistán, Iraq o el Líbano.

Cuando se lee el discurso público de estos cinco congresistas norteamericanos encontramos frases como liberar a Cuba, el fin de la tiranía, etc.

Por supuesto, que no hablan de hacerlo con su base electoral, sino que van a rogarle al gobierno imperial que agreda a su país de origen para venir ellos detrás de los marines.

2. Está la reacción en Miami, específicamente frente al Restaurante Versailles y en la calle 8, por cierto, coincidentemente los lugares adonde siempre va la televisión local a buscar reacciones de esta comunidad cuando pasa algo relacionado con Cuba. Allí vimos un espectáculo asqueante, inhumano y antirreligioso, que fue nada más y nada menos, que unos llamados "festejos" por la supuesta muerte de Fidel.

Sin embargo, pudo apreciarse solo cientos de personas, lo que demuestra que hay mucha gente decente en esa comunidad que también son víctimas de la intolerancia, el totalitarismo y la brutal represión de esa mafia anticubana que controla el poder en ese Condado.

Y mucho alcohol. El Diario de León, de España, mediante una enviada especial que estaba en esa ciudad nos reveló en su edición digital del día jueves 3 de agosto que una de las eufóricas "celebrantes" le gritó a su reportera: "esta es la happy corner", mientras apuraba su mojito a ritmo de reaggeton.

Al parecer la bebida hizo efectos mágicos y otra "celebrante" le reveló al Diario de León uno de los grandes misterios de la sociología contemporánea, el significado real de la palabra disidente cuando se dice en Miami. La "celebrante" fue simple y a la vez reveladora, cuando dijo: soy disidente por herencia genética. Sin duda siempre se aprende algo nuevo.

También hubo déficit de banderas cubanas, la explicación la dio un personaje que apareció en un programa de farándula que se transmite por el canal local 41 de la citada ciudad, cuando una reportera se le acercó a un hombre que tenía decenas de banderitas cubanas en sus manos, le pide una y éste le respondió: mira mi amor, aquí no se regala nada, desde que llegué a este país a mi no me han regalado nada.

Y no podía faltar el terrorismo, omnipresente en todo lo que sucede alrededor de esta mafia que controla esa ciudad y que también controlaba estos festejos. La enviada especial del diario El Periódico, de España, en su edición digital del día 3 de agosto, reportaba que en las "celebraciones", se encontraba Luis Fuentes, un hombre que se niega a ser fotografiado y que enseña orgulloso un anillo de la Brigada 2506 y un broche del MRR (Movimiento de Recuperación Revolucionaria que desde Miami intenta ejecutar acciones de sabotaje en Cuba) presume de haber recorrido durante años América Latina preparando atentados contra Castro —el primero en serio se organizó en México e íbamos a hacer lo mismo que se hizo en Egipto con Anuar el Sadat.

Desde luego, terroristas tipo Luis Fuentes están más que claros de cuál sería su destino si se atreven a venir a Cuba, por eso le reconoció en esta entrevista al diario español El Periódico: Si tengo que ir, iré con el Ejército estadounidense.

Allí se estaba "celebrando" también el negocio batistiano.

Se puede leer en la edición digital de El Diario de León del día 3 de agosto, cuando su enviada especial a Miami describe los citados "festejos" que: José, Jorge y Heliodoro, aseguran que regresarán a Cuba a reclamar sus propiedades —Yo deje allí kilómetros cuadrados de tierras— dice Jorge quien acto seguido increpa —¿Tú no serás de Zapatero, no? Porque él es un socialista. En su lista negra apunta también a Hugo Chávez, Evo Morales y Kennedy... esto va a ser sangriento concluye José que no da más explicaciones.

Es parte de "la tormenta perfecta" de la que hablaron los jueces de Atlanta en su fallo anulando el juicio contra los Cinco Héroes, la ilusión de recuperar los latifundios con la bestialidad batistiana incluida. Ah, y qué curioso, sigue la mafia terrorista de Miami diciendo en su propia voz que Kennedy estuvo en su lista negra; lo dicen ellos mismos.

Finalmente, asomaron su oreja los sempiternos agentes de la CIA haciendo su trabajo.

En el programa Radio Miami que dirige el periodista cubano Max Lesnik y que se trasmite en la emisora WOCN de dicha ciudad se revelaba el pasado jueves 3 de agosto lo siguiente: El periodista Carlos Alberto Montaner debe estar muy disgustado con su colega Ariel Remos del Diario Las Américas porque éste le publicó en la edición del pasado martes unas declaraciones en las que decía que Fidel Castro había muerto y que el Gobierno cubano estaba tratando de ocultarlo. Parece que en efecto, Montaner se lo dijo a Remos pero no para que este lo publicara en el diario como cosa suya, sino para que la información apareciera como noticia de fuente confidencial pero sin atribuírsela directamente a Montaner.

La intención de Carlos Alberto no era otra que la de echar a rodar el rumor de la muerte de Fidel, plantando la noticia falsa en un periódico —el Diario Las Américas— de manera que otras publicaciones del mundo se hicieran eco de la falsa muerte del dirigente cubano, aprovechando la expectación causada con la noticia de la súbita operación quirúrgica a la que este había sido sometido y que había sido anunciada oficialmente por la televisión cubana el pasado lunes.

Eso, en el argot de la CIA se llama propaganda negra, es decir plantar información falsa, para engañar a la opinión pública y a los gobiernos amigos y enemigos.

Pero según nos dijo un colega periodista, amigo de Ariel Remos, este se dio cuenta de que Montaner lo quería utilizar de instrumento para plantar una información falsa. El periodista Remos, del Diario Las Américas, respondió a la trampa de Montaner con otra trampa...

Dice un viejo refrán popular que lo que es igual, no es trampa. De manera que la falsa noticia de la muerte de Fidel Castro fue todo un invento de Carlos Alberto Montaner. Y sabemos que fue Carlos Alberto el autor de la falsa noticia, porque Ariel Remos lo echó para adelante. Aunque claro está, perro jíbaro no come perro jíbaro, si los dos son de la misma manada.

Inmediatamente se comenzó a repetir la medida activa de la CIA.

Yo lo que creo es que lo ha asesinado un miembro de su propio ejército, porque la Agencia Central de Inteligencia no puede tocarlo, declaró un tal Luis Pastor en Miami al Diario de León, de España

Ha sido un atentado del Ejército gritaba el ya citado Luis Fuentes, terrorista de la Brigada 2506 y del MRR, al diario El Periódico, de España.

La misma historia de cuando la Fundación Nacional Cubano Americana anunció en un comunicado en 1997, que las bombas que los mercenarios de Luis Posada Carriles, cumpliendo el programa del Grupo Paramilitar Secreto de la FNCA, habían puesto en restaurantes y hoteles en La Habana, eran obra de militares sublevados.

Y como algo poco serio, el senador de los EE.UU., Melquíades Martínez, ex ministro en el gobierno de Bush, se dejó arrastrar por la euforia en descomunal ridículo y afirmó con alegría en el canal 41 de Miami: Fidel está muerto.

Como dije al principio, hay una segunda actitud que sobresale por principios.

En primer lugar, por el propio Fidel cuando una vez más acudió con valentía y sin trucos a la verdad y explicó en su mensaje: "Yo no puedo inventar noticias buenas, porque no sería ético, y si las noticias fueran malas, el único que va a sacar provecho es el enemigo.

En la situación específica de Cuba, debido a los planes del imperio, mi estado de salud se convierte en un secreto de Estado que no puede estar divulgándose constantemente; y los compatriotas deben comprender eso. No puedo caer en el círculo vicioso de los parámetros de salud que constantemente, a lo largo del día, se mueven."

Como siempre, la verdad como bandera, el compromiso permanente con la honestidad y la ética sea cual sea la situación.

Y la segunda ha tenido miles de expresiones a lo largo del mundo, desde jefes de Estado y de Gobierno, sobresalientes intelectuales, hasta humildes personas en recónditos parajes, como este noble hecho que se produjo en la lejana Ucrania, relatado en un correo enviado por Germán Ferraz, encargado de negocios de la embajada de Cuba en dicha República, cuyo fragmento dice así:

Hoy llegó a la Embajada un hombre, un campesino de Chernivtsi (eso esta en los Cárpatos). El hombre se enteró de las noticias sobre el Comandante, es apicultor, muy pobre. Sacó la miel que tenía en sus colmenas, la vendió y vino a Kiev para darnos el dinero ese por si era necesario para ayudar a Fidel. Te imaginas que emocionante, un simple ucraniano pobre, que ni hablaba ruso, pero que sabía de Fidel. De más está decir que no se lo aceptamos, se lo agradecimos y le dijimos que no hacía falta dinero, que el solo hecho de su gesto nos era suficiente. Nos dejó una carta deseándole un pronto restablecimiento al Comandante.

Hoy no pediré que saquen ustedes su propias conclusiones (lo que también pueden hacer), sino que quisiera me permitieran expresarles mi convencimiento de que, en parte gracias a Fidel, ya un mundo mejor está siendo posible.

   

SubirSubir