Saque usted sus propias conclusiones

El silencio de los corderitos

Se supone que en Estados Unidos esté en vigor la llamada Doctrina Bush de la lucha contra el terrorismo.

Luis Zúñiga, uno de los integrantes del grupo terrorista denunciado por Llama, mientras era saludado el pasado año por Bush en la Oficina Oval de la Casa Blanca, junto a Eleno Oviedo, Caridad Roque y Emilio Estefan, también miembros de la ultraderecha cubano-americana de Miami que "eligió" al Presidente en el 2000.

Sin embargo, dos asuntos relacionados con la Doctrina Bush no han trascendido en los grandes medios:

1. Hay más funcionarios en la OFAC (oficina federal encargada de controlar los activos extranjeros) con la misión de implementar el bloqueo contra Cuba, que los destinados a seguir las finanzas de Osama Bin Laden.

2. Que en Miami un "respetable" ex directivo de la FNCA, la misma que tanto dinero donó a las campañas electorales de Reagan, Bush padre e hijo y de otros congresistas, acaba de denunciar el nombre de compañías, cuentas de banco, entre otros temas, que se crearon o usaron para realizar acciones que califican dentro de lo que el código penal de los EE.UU. define como acto terrorista.

Al parecer, la denuncia de "Toñín" Llama no entra en los parámetros de lo que es una noticia, tal y como se enseña en las escuelas de periodismo de esa nación.

Esto puede tener diferentes causas.

Por ejemplo, un programa del canal 41 de Miami anunció la semana en que se destapó el escándalo, que al día siguiente llevaría a este espacio "de altura" y con permanentes "revelaciones exclusivas", a José Antonio Llama.

Pero algo ocurrió.

Según el espacio radial Radio Miami, que se transmite en la emisora Union Radio de dicha ciudad y que dirige el veterano periodista cubano Max Lesnik, en su sección El Duende del pasado día 27 de junio, explicaba:

"El conductor del programa de televisión A Mano Limpia, el dominicano Oscar Haza, había prometido a su audiencia la semana pasada que le daría un espacio en su show del Canal 41 a José Antonio Llama, para que hiciera sus alegatos acusatorios ante las cámaras de la televisión."

Pero de ese caso, el periodista Haza no ha vuelto a decir ni una jota.

Según le dijeron a El Duende, la presión se le hizo a la empresa del Canal 41 y quien apretó las tuercas fue el propio Jorge Mas Santos, invocando que si le daban la oportunidad a Llama para que dijera todo lo que sabe, eso sería, según las palabras que se emplearon, "hacerle el juego a Castro".

Al dominicano Haza no le ha quedado más remedio que ponerse un tibor sin asa en su cabeza.

¿Qué hizo el señor Llama al descubrir que "el guardián de la Cueva de Ali Babá" (forma en que se refirió a Jorge Mas Santos en su denuncia), había logrado suprimir la libertad de expresión en el citado "programa de altura y con revelaciones exclusivas"?

Pues se fue para el programa rival donde reafirmó todo lo que ya ha denunciado y reiteró que tiene las pruebas de todo lo que afirma.

Paralelamente, ¿que sucedió en el diario oficial del establishment de Miami?

Tanto El Nuevo Herald como The Miami Herald publicaron un reportaje al día siguiente de desatarse el escándalo, aunque con algunas curiosas omisiones.

En un análisis realizado por el programa radial Progreso Semanal, que dirige Francisco González Aruca en Miami, se explica lo ocurrido: "Ambos diarios acuerdan publicarlo en primera plana sin usar las siglas `FNCA' o la palabra `Fundación' en el titular".

Los titulares usados fueron en El Nuevo Herald: "Revelan un plan para atentar contra Castro" y en The Miami Herald en primera plana del mismo día, "Urdimos ataques contra Cuba, dice exiliado".

Y una curiosidad, es ya conocido que el diario oficial del establishment de Miami, "guardó" esta información durante meses. El citado programa de radio "Progreso Semanal" comentó cómo, quizás por vergüenza, se omitió este tema en el artículo en inglés:

"El Nuevo (Herald) dice que recibió un desmentido de la FNCA en noviembre del año pasado advirtiéndole al diario que sería "sumamente irresponsable" publicar las aseveraciones de Llama, pero The Herald omite esa fecha. ¿Por qué? ¿Para que sus lectores no averiguaran que El Nuevo escondió la noticia durante siete meses?"

¿Por qué intimida tanto una "advertencia" de la FNCA a cualquiera en Miami?

Quizás sea por la historia. Miami es la ciudad donde más bombas y actos violentos se han cometido contra medios de prensa en los EE.UU. El propio Herald fue víctima de estos métodos a principios de la década de los noventa del siglo pasado, por parte de... la FNCA que dirigía Jorge Mas Canosa.

No por gusto, un productor televisivo y periodista reconoció en el órgano oficial de Miami que "un escándalo a media voz recorre Miami".

Cierto, pero difícil de entender, ¿cómo es posible que en la época de la Doctrina Bush de lucha contra el terrorismo, algo tan terrorista como crear un grupo paramilitar secreto que compra lanchas artilladas, aviones teledirigidos y explosivos, para ataques contra un gobierno extranjero, y planea asesinar a dirigentes de dicha nación, se toque en la prensa "a media voz", a pesar de que se reconoce que es todo un "escándalo"?

¿Será por miedo al grupo paramilitar? ¿A la historia de bombas y asesinatos políticos de la ciudad? ¿Por dinero? ¿Por qué será?

Lo que sí recibió espacio y tiempo total fue el famoso complot de una supuesta célula clandestina terrorista, ubicada en un barrio negro de Miami, que se dice iba a volar las torres Sears en Chicago, célula que juró lealtad terrorista a un agente del FBI y que al parecer, dirigidos por este, planearon algunas acciones.

Pero el asunto, ideal para desviar la atención de diversas complicaciones, ha tomado un nuevo giro cuando los abogados y activistas que están representando a los acusados en este nuevo caso han empezado a comparar.

Max Rameau, uno de estos activistas, en una conferencia de prensa realizada el pasado jueves, afirmó:

"El mismo día en que estos hombres fueron detenidos, el señor Llama confesó a la prensa que directores de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) habían comprado armas, helicópteros y explosivos para atentar contra un país soberano... no hay explicación para que en esta comunidad sigan en libertad personas que han confesado promover actos terroristas".

"...pero a una persona que ha confesado que compró helicópteros, armas automáticas y embarcaciones para uso terrorista no le hacen nada, está en libertad'', añadió el abogado Jack Liberman, de la filial floridana de la organización Peace and Justice.

Finalmente, empiezan a aparecer preocupantes indicios de que el escándalo de las revelaciones de José Antonio Llama puede terminar con la desaparición de este de la escena pública, por una causa u otra.

En la mencionada sección El Duende, del programa Radio Miami del pasado jueves 29, se reportaban estos indicios: "El estado de salud de José Antonio Llama es preocupante y su familia teme lo peor. El hombre está arruinado económicamente, enfermo de los nervios, con un serio problema cardiaco y según sus amigos, al borde de quitarse la vida de un pistoletazo".

Al mismo tiempo, hemos conocido que ya se habla de una "cantidad de dinero de cinco números" que podría tranquilizar a Llama y permitirle realizar trámites económicos legales que aliviarían su situación. No debe olvidarse que Toñín Llama es un terrorista convencido y que su única motivación para realizar esta denuncia fue el haberse arruinado como consecuencia de la estafa de que fue objeto por parte del grupo paramilitar de la FNCA.

No obstante, por si las moscas, este terrorista ex directivo de la FNCA y de su exclusivo grupo paramilitar, conociendo su medio y a su gente, ha tomado algunas precaucionas; en la edición del espacio Radio Miami del pasado jueves 29 se revelaba que: "La maleta con las pruebas de su denuncia, Llama la carga para dondequiera que va. Pero como medida de precaución tiene otro maletín con los documentos originales que está muy bien guardado en lugar seguro".

El tema se puede complicar en varias direcciones. Ni todos han hablado del asunto Llama y del terrorismo de la FNCA ni los que han hablado lo han dicho todo.

En resumen, lo esencial es que, al parecer, la Doctrina Bush no está concebida sobre el terrorismo de los cubanos en Miami.

Por eso mi consejo es que siga atento y saque usted sus propias conclusiones.

3 de julio del 2006

   

SubirSubir