SOCIALES             

(23 de noviembre de 2013)

Un tema para las Ciencias Sociales

Familias cubanas en transición: enfoques, polémicas y desafíos

Lisandra Fariñas Acosta

"Si queremos entender la sociedad cubana en materia familiar, tenemos necesariamente que avanzar hacia otras miradas y reconocer la familia en su diversidad y complejidad".

foto: Ahmed Velázquez
Resolver el divorcio entre lo público (papel social) y lo privado (el hogar), es uno de los principales desafíos de la mujer cubana.

Así comenzaba su diálogo con Granma la doctora, profesora e investigadora titular del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), Rosa Campoalegre Septien, a propósito de su participación en el coloquio Familias y género en dinámicas transnacionales y locales, celebrado recientemente en Chile y que organiza el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Cuba llevó a debate la ponencia Familias cubanas en transición, apoyada en 30 años de investigación del CIPS y su grupo de estudio sobre la familia.

Para la investigadora no existe un modelo único de familia cubana, dado que la diversidad y la complejidad familiar son las tendencias rectoras que caracterizan el panorama familiar. "Hoy estamos transitando de un modelo tradicional patriarcal hacia un modelo emergente, con una mayor democratización de las relaciones familiares, que proyecta otros estilos de comunicación y desdibuja roles tradicionales, especialmente en la maternidad y paternidad, las relaciones de pareja y con los hijos".

"No ha sido establecido, no es un modelo que impera, sino que lucha contra las formas tradicionales de relaciones familiares heredadas del modelo patriarcal. Precisamente, la impronta de esta contradicción marca la emergencia de un nuevo modelo más democrático, dialógico, intergeneracional y que se afianza en cambios estructurales".

El tamaño de la familia cubana ha disminuido, lo que ha ido acompañado de un replanteamiento de los propios límites del concepto de familia. "Se fortalece como subsistema de parentesco y lo cohabitacional cede. Así lo demuestran las nuevas configuraciones familiares, donde encontramos las llamadas uniones de techo abierto. El vínculo de la relación familiar y de pareja se mantiene y el espacio tradicional de hogar no", dijo.

En este sentido mencionó el impacto de la migración y la creación del hogar "glocal", que es aquel que se construye por las familias en situación de transnacionalidad cuando uno de los miembros abandona el hogar tradicional. "Sin embargo siguen siendo una familia que estructura nuevas relaciones y estrategias familiares a distancia".

"Una de las cuestiones que distingue a la familia cubana es su creatividad en el diseño de estrategias familiares de enfrentamiento, ante situaciones que convocan el esfuerzo familiar. Estas van desde el papel y la ampliación de la familia como unidad productiva en el sector no estatal hasta otras que refuerzan las redes familiares en Cuba y el exterior".

¿Es bueno o malo este modelo; es lo que queremos? "De-pende siempre de lo que se logre en materia de relaciones familiares y su conexión con la sociedad", puntualizó la investigadora.

Señaló que el CIPS desarrolló desde los años 80 una metodología para el estudio de la familia, basada en las funciones de la misma, viéndola como sujeto activo de transformación social y no solo como objeto de políticas. Se distinguen cuatro funciones básicas: la biosocial, que se visualiza en la reproducción pero la trasciende, la económica o de sostenimiento familiar y la educativa; a las que se añade una integradora resultante: la socializadora o formadora, que es la que da o no el ciudadano que se aspira.

Hay que tener en cuenta que en la perspectiva sociológica la familia es un subsistema de parentesco, conyugal, residencial, doméstico y funcional definido por criterios de consanguinidad, afectivos y cohabitacionales, cuyos límites y significación se conforman e inevitablemente se reestructuran bajo la impronta de las transformaciones sociales y de la identidad. Cuba no escapa, en modo alguno a estas realidades.

"Se han identificado asimetrías en las funciones familiares. La función económica se ha hiperbolizado en detrimento de las restantes, y en ello influye la impronta del periodo especial y las estrategias de afrontamiento trazadas. Especialmente golpeada está siendo la función educativa, bajo la influencia de las exigencias laborales, los medios de comunicación y las nuevas tecnologías. Cada vez es menos el tiempo dedicado a la comunicación con los hijos, y se mantienen temas tabú como la sexualidad.

"Ante la recepción acrítica de mensajes en numerosas ocasiones de violencia, alejados de los patrones axiológicos y de valores que defiende la sociedad cubana, y el consumo de enfoques y estereotipos, pasar de una educación correctiva al diálogo en el seno familiar —que también es escenario de conflictos y contradicciones—, es vital".

La entrevistada llamó la atención sobre el replanteamiento de las relaciones entre el Estado y la familia. Durante muchos años predominó un enfoque paternalista y asistencialista, al punto de generar contradicciones. Ejemplo de ello es el binomio familia-escuela. "La familia no puede perder su responsabilidad porque su papel es único e insustituible".

Avanzar puertas adentro

Los desafíos que tiene la mujer son una de las grandes polémicas cuando se habla de familia en Cuba. "El nuevo modelo tiene un importante asidero en el rol de las féminas y sus conquistas sociales. Pero tiene que avanzar más puertas adentro. Muchas veces la mujer encuentra importantes escenarios de desarrollo social y profesional, mientras en casa se conserva la contradicción antagónica, el divorcio entre lo público y lo privado".

Sin embargo, hoy se mueve en Cuba el patrón familiar. Los resultados del Censo de población y vivienda del 2012 arrojaron que se reconoce la jefatura femenina del hogar aun en presencia de la pareja.

Un mayor protagonismo de la familia tiene que ir asociado además al desarrollo local. Encontramos la incorporación al sector no estatal, donde las mujeres son una de las fuentes principales. Pero no podemos perder de vista que se trata de preservar las conquistas alcanzadas en materia de independencia económica, profesionalidad y derechos laborales.

Emerge también el tema de los cuidados, que ha centrado la reflexión en los estudios de familias en el mundo. "Son las mujeres las que cuidan. Sale a la luz el tema de las familias en situación de trasnacionalidad y las cadenas internacionales de cuidado, tendencia marcada hoy en la región, y donde los grupos más vulnerabilizados son las mujeres y los jóvenes".

Mujeres, jóvenes y ancianos son las víctimas más frecuentes de la violencia intrafamiliar, hacia donde hay que dirigir también la mirada.

Un camino que desandar

Los lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido llaman a fortalecer el papel de la familia en la sociedad. Al calor de la actualización, la familia cubana tiene entonces lecturas encontradas. De un lado un nivel de satisfacción de determinadas necesidades y el incremento de ingresos para aquellos que participan en las nuevas formas de gestión no estatal; y por otro las diferencias sociales.

Encontramos familias en situación de vulnerabilidad social, asociada a determinadas características territoriales, de estructura, jefatura de hogar y condiciones socioeconómicas.

Hacia ellos se focalizan las políticas públicas —explicó la investigadora— que buscan la personalización de las estrategias preventivas en función de los problemas que se plantean. Se dirigen además a las estrategias ilegítimas desarrolladas, distanciadas de los valores socialmente aceptados y que tienen respuesta en la ilegalidad y las conductas antisociales.

"Con el proceso de actualización, la familia cubana saldrá fortalecida, a partir de un mayor protagonismo en la identificación y solución de sus problemas, diseño de estrategias y aprovechamiento de las coberturas sociales", enfatizó nuestra entrevistada. Lo que no podemos olvidar es que la familia constituye un escenario fundamental de cambios inacabados, que delinean constantemente nuevos desafíos.

Ir al inicio

Subir