CUBA                 

(26 de diciembre de 2002)

Clonación para obtener animales-farmacia

Se declara el profesor norteamericano Steve Stice, una de las personalidades más avanzadas en esas técnicas, muy impresionado con el trabajo del equipo cubano de clonación

Raisa Pagés

El profesor norteamericano Steve Stice, de la Universidad de Georgia, realiza experimentos de clonación para obtener animales-farmacia, los cuales puedan suministrar grandes cantidades de proteínas de interés para la Medicina Veterinaria.

Dividiendo su tiempo entre la docencia y la investigación, Steve no renuncia a la Universidad de Georgia, porque entrenar a jóvenes lo vigoriza y reconforta. Además de su trabajo para la compañía ProLinia, Inc., es vicepresidente de BresaGen, donde se dedica a investigaciones de cultivos de determinados tipos de células-madre. "Deseo mucho mejorar la salud de los animales y los seres humanos, pero sin crear monstruos o clonar hermanos", reiteró.

"Estoy impresionado con el desarrollo de Cuba en la clonación", dijo Steve, al centro de la foto, cuando intercambiaba criterios con el doctor Fidel Ovidio Castro, a la derecha, y José Morales, director del CIMA.

Durante una conferencia impartida en La Habana, Stice, pionero en la obtención de patentes de clonación de bovinos en el mundo, disertó sobre sus experiencias e intercambió con expertos cubanos y de otras naciones interesados en las técnicas de mejoramiento animal.

"La mayoría de las personas en Norteamérica identifican la clonación con variaciones genéticas, pero es un error, no hay cambios del ADN de los animales, son copias exactas", advirtió, aunque su opinión personal es que no debe aplicarse en humanos porque es peligrosa.

La clonación no es una modificación genética. Lo único que ha cambiado es el tipo de reproducción de sexual a asexual".

Con estas palabras comenzó su diálogo con la reportera, una de las personalidades más avanzadas en el mundo en las técnicas de clonación, el profesor Steve Stice.

Jefe del Departamento de Producción Animal de la Universidad de Georgia y experto principal de la compañía ProLinia, INC., Stice visitó los Centros de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) y de Investigaciones para el Mejoramiento Animal (CIMA), ambos responsabilizados con el desarrollo de la clonación en Cuba, entre otros institutos científicos de la Isla.

"Estoy muy impresionado con la seriedad y el trabajo desarrollado por el equipo cubano de clonación", aseguró. Manifestó su disposición a colaborar, pero "ellos no necesitan ayuda", mientras extendía sus manos fraternales a los especialistas cubanos, doctores Fidel Ovidio Castro, del CIGB, y José Morales, director del CIMA. "Cuba es un país que está muy avanzado en estas tecnologías, aun cuando es una nación sin suficientes recursos, como las naciones ricas", subrayó.

PIONERO EN CLONACIÓN DE BOVINOS

Parecería cosa fácil y es rápido de decir: 200 terneros en buen estado de salud logrados por clonación. Pero si se conoce que por cada 100 embriones clonados implantados en una vaca receptora, nacen en buen estado entre 5-11 animales, entonces se comprenderá mejor el saldo exitoso del profesor norteamericano Steve Stice, quien mediante una tecnología nueva, ya patentada, aumentó la eficiencia del proceso.

Stice fue el pionero de las patentes sobre clonación en Estados Unidos en animales bovinos, al lograr sus primeros terneros clonados en diciembre de 1997. La oveja Dolly, obtenida en julio de 1996, por el científico Ian Wilmut, le había antecedido en ser el primer mamífero animal clonado a partir de una célula adulta.

El nacimiento de George y Charlie, los terneros clonados por el equipo dirigido por Stice, le mereció dos patentes: por la clonación de animales vacunos a partir de células adultas y por la tecnología transgénica que permitió transferir genes de un organismo a otro.

"Tenemos la técnica de formación de embriones clonados, pero debemos mejorar el cultivo in vitro de esos embriones y mejorar la gestación en las vacas receptoras. Hemos colocado muchos embriones clonados, pero la única hembra bovina que se gestó, abortó a los 55 días de implantado el embrión", explicó el doctor Fidel Ovidio Castro, jefe del grupo de clonación animal de Cuba.

Ese equipo cubano está integrado por expertos del Centro de Ingenería Genética y Biotecnología (CIGB) y el Centro de Investigaciones de Mejoramiento Animal (CIMA) y de otros institutos prestigiosos como el Centro de Investigaciones de Sanidad Agropecuaria (CENSA).

Sobre la posibilidad de que nazca el primer ternero clonado en Cuba, el equipo cubano no ofrece expectativas si puede ser este año, quizás estén cerca, pero todo puede suceder en esta técnica tan compleja. Por eso no ponen fechas, para no crear falsas expectativas.

Ir al inicio

Subir