AMBIENTE             

(8 de marzo de 2014)

Salvar la palma más rara del mundo

Freddy Pérez Cabrera

Villa Clara.— Tan esbelta y bella como la palma real, uno de nuestros símbolos patrios, es la palmera del género Hemithrinax, una planta endémica de Cuba, que solo habita en cuatro provincias de nuestro archipiélago: Villa Clara, Holguín, Guantánamo y Santiago de Cuba.

La Hemithrinax ekmaniana, es una especie exclusiva de la flora cubana y mundial, siendo considera­da la más enigmática de las palmas cubanas por la distribución fito geográfica que presenta. Foto: cortesía del entrevistado

La enigmática palma, considerada entre las especies más raras de su tipo en el mundo, fue colectada por primera vez en febrero de 1924, gracias a la labor del eminente botánico sueco Erick Leonard Ekman, para luego ser descrita y publicada por el científico alemán Max Burret.

Al referido género pertenecen la Hemithrinax ekmaniana, que habita en los Mogotes de Jumagua, área protegida perteneciente al municipio de Sagua la Grande, en Villa Clara; además de otras dos especies, la compacta y la rivularis, localizadas en el oriente cubano, según expresó Milián Rodríguez Lima, coordinador nacional de la Sección Científica de Palmas de la Sociedad Cubana de Botánica, quien re-conoció que en todos los casos existe una amenaza real de extinción.

Referente a la especie ekmaniana, que como se comprenderá debe su nombre al científico sueco Ekman, Milián explicó que dicha especie está localizada en la cordillera noroeste, en tres de los ocho mogotes allí existentes, formando poblaciones muy restringidas en los farallones escarpados de la ladera norte.

"Es una especie de palma de muy lento crecimiento y alta longevidad, que puede sobrepasar los 500 años de vida, la cual está integrada por una población total de 482 individuos", aseguró Rodríguez Lima, quien confirmó que en ningún otro lugar del mundo puede encontrarse este tipo de palmera, la cual, por su importancia, forma parte del escudo de la provincia de Villa Clara.

Abundó el científico, en que esta planta ocupa un área de apenas 3.2 hectáreas, por lo cual se está en presencia de la especie endémica lo-cal estricta más puntual de toda la fitogeografía de palmas de Cuba, y probablemente del orbe.

En la actualidad, la Lista Roja de Flora Vascular Cubana ubica a la mencionada especie en la categoría de Vulnerable, aunque pudiera pasar en un corto periodo de tiempo a la escala de En Peligro Crítico, e inclusive a Extinta, atendiendo a las amenazas que se ciernen sobre ella, reconoció el coordinador nacional de la Sección Científica de Palmas de la Sociedad Cubana de Botánica.

De acuerdo con los criterios del especialista, las investigaciones realizadas demuestran que las principales amenazas para la Hemithrinax ekmaniana son, además de los fenómenos asociados al cambio climático, el empleo en áreas cercanas de productos químicos en cultivos agrícolas como frijoles, tomates y fruta bomba, entre otros, lo cual afecta a los agentes polinizadores, razones que inducen a pensar que de no tomarse medidas a tiempo, esta bella palma pudiera pasar a una categoría de mayor alarma.

Respecto a las especies rivularis y compacta, que habitan en la región oriental de Cuba, Milián aclaró que la primera está ubicada en la categoría de amenaza En Peligro, mientras la segunda está focalizada como Vulnerable, a partir de criterios científicos como la pobre extensión de presencia y área de ocupación, además del fraccionamiento severo del ecosistema donde se localizan.

La ciencia tiene la palabra

Son varias las acciones de conservación realizadas por científicos especializados para perpetuar la presencia de esta planta en Cuba, las cuales incluyen tareas de investigación en materia de reproducción, germinación, creación de viveros, cultivo y reintroducción de ejemplares en las áreas donde ella vive, con resultados promisorios.

Los primeros intentos en materia de preservación comenzaron a desarrollarse en el primer lustro de la década de los 90 del siglo pasado, y fueron encaminados de manera conjunta por la Empresa de Flora y Fauna de Villa Clara y el actual Instituto de Investigaciones Agroforestales, e iban orientados a evaluar e incrementar la germinación de la especie, así como su supervivencia.

A partir de aquellos y otros resultados obtenidos, se ha extendido la presencia de la Hemithrinax, en colecciones de los jardines botánicos Nacional, de Las Tunas, Cienfuegos y de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, según la explicación del doctor Idelfonso Castañeda, reconocido estudioso del tema.

La labor paciente de los especialistas y trabajadores del área protegida permitió establecer germinadores y viveros en la propia zona de estudio, lo que aseguró la conservación in situ y el reforzamiento con varios ejemplares encaminados al aumento de la población de la especie, realizándose asimismo la traslación hacia algunos lugares menos habitados.

Loable es también la interrelación lograda entre el grupo de educación ambiental de la reserva ecológica donde se encuentra la Hemitrhrinax ekmaniana y la escuela primaria Hermanos Mateos, centro asociado a la UNESCO, ubicado en la comunidad de Chinchila, en Sagua la Grande, donde es desarrollado un fuerte trabajo en la formación de valores ambienta-listas.

Al igual que en Villa Clara, la comunidad científica de Holguín, Guantánamo y Santiago de Cuba labora en la preservación de esta bella palmera, según reconoció Milián Rodríguez Lima, quien destacó que el mérito fundamental en la conservación de esa rara especie corresponde a los trabajadores de esas áreas, artífices fundamentales en la aplicación de las líneas trazadas y ejecutores de las labores de restauración ecológica emprendidas allí.

Ir al inicio

Subir