AMBIENTE             

(7 de abril de 2012)

Para que la atmósfera respire mejor

MAYLIN GUERRERO OCAÑA

El empleo intensivo de los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural) desde los tiempos de la Revolución Industrial, posibilitó el desarrollo económico, social y tecnológico de los países del orbe, pero también incrementó los niveles de emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Foto: Juvenal BaláEl traspaso de cargas del medio automotor al ferrocarril reporta mayores beneficios.

Algunos de los fenómenos derivados de este grave problema medioambiental son el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y otros gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global, además de perjudicar la calidad del aire y provocar daños a la salud humana y a los diversos ecosistemas del planeta.

Por participar en casi todos los sectores de la economía mundial, la infraestructura del transporte y el movimiento automotor son importantes fuentes contaminantes de la atmósfera. Similar situación también es propia de nuestro país, donde inciden, entre otros factores, una tecnología vehicular envejecida que utiliza mayormente combustibles fósiles y las dificultades para su mantenimiento.

Esta realidad ha impulsado a los especialistas cubanos a realizar estudios sobre las posibles medidas dirigidas a atenuar la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el archipiélago.

Preámbulo de una investigación

El arduo camino que a diario se recorre en pos de la protección del medioambiente siempre da sus buenos frutos. Uno de ellos es el trabajo Estrategias de mitigación para disminuir los GEI en el sector del Transporte, realizado por la Máster en Ciencias Martha Amarales, el Doctor en Ciencias José Manuel Villarroel y la técnico Xiomara Cardoso, del Centro de Investigación y Desarrollo del Transporte (CETRA).

Foto: José M. Correa Máster en Ciencias Martha Amarales.

Los resultados de esta investigación, que son parte de un gran proyecto rectorado por el Instituto de Meteorología, serán presentados próximamente como parte de la segunda Comunicación Nacional de la República de Cuba a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Martha Amarales, investigadora auxiliar y una de las autoras del estudio que resultó destacado a nivel ministerial el pasado año, explica a Granma que el trabajo esboza los posibles escenarios de las emisiones hasta el año 2050, así como identifica las mejores medidas de mitigación en el sector del Transporte para prevenir sus impactos.

Las estrategias presentadas se centran en el sector estatal, específicamente en el transporte automotor de carretera, por ser una gran fuente de contaminación, y en el ferroviario, por su importancia.

La investigadora subraya que las medidas de mitigación diseñadas responden a lo que potencialmente puede lograr el país. Ellas tienen en cuenta las perspectivas de desarrollo del sector, las acciones que ejecuta hoy el Ministerio de Transporte, las actuales emisiones de GEI y la evolución prevista de la demanda de transporte de la economía y la sociedad cubana.

En sintonía con la realidad

La primera alternativa de mitigación propuesta por los autores constituye una práctica mundial: el uso de mezclas alcohol anhidro-gasolina como combustible alternativo, donde se destacan en su empleo países como Colombia y Brasil. La investigación plantea que en Cuba podría usarse el alcohol anhidro en mezcla al 10 % en volumen con gasolina en todos los tipos de vehículos automotores de carretera que utilizan este combustible, con independencia de su envejecimiento.

Si se aplicara esta propuesta, indica Amarales, se dejarían de emitir considerables cantidades de gases tóxicos a la atmósfera, pues el combustible fósil empleado disminuiría.

En el caso del reordenamiento del transporte, Estrategias¼ se basa en el cambio de vehículos ineficientes con motor de gasolina por camionetas con motor diesel, proceso liderado por el MITRANS. "Desde el comienzo de esta acción a principios del 2009 hasta el 2010, el país dejó de enviar a la atmósfera 5 000 toneladas de GEI", informa el estudio.

Otra de las estrategias se refiere a continuar la remotorización en el transporte automotor, es decir, la sustitución de un motor de gasolina por uno de diesel, además de retirar de la circulación los vehículos ineficientes. Por esta vía, que reduce el consumo de combustible al establecer el cambio de gasolina por diesel, se dejaron de emitir 6 703 toneladas de contaminantes desde el 2008 (año en que comenzó este programa) hasta el 2010.

En relación con el ferrocarril, la especialista señala que su mayor participación en el movimiento de carga y pasaje, gracias a las acciones de recuperación del sistema ferroviario nacional, presupone una disminución del uso del transporte automotor, decreciendo el consumo de combustible fósil y con ello la emisión de GEI. El traspaso de cargas del medio automotor al ferrocarril reporta mayores beneficios, de acuerdo con las toneladas que se evitan de gases contaminantes.

De esta manera, los resultados de Estrategias de mitigación para disminuir los GEI en el sector reflejan los avances que en materia de protección al medioambiente ha alcanzado y puede seguir logrando el transporte en Cuba. También constituye un punto de partida para que posteriores investigaciones no dejen de contemplar a otros segmentos como el privado, que por la apertura de las nuevas opciones de empleo no estatal tiene gran protagonismo en la contaminación atmosférica.

Ir al inicio

Subir