(17 de marzo de 2004)

Medicina Natural y Bioenergética

El Noni

WALKIRIA FIGUEROA ENRÍQUEZ

Cada vez se oye hablar más de los beneficios del Noni o Morinda Citrofolia, planta que en nuestro país se conoce como Mora de la India, y su empleo está rodeado de expectativas e interrogantes. Oriundo de Polinesia, es un árbol de hojas perennes, flores blancas y puede alcanzar una altura de hasta 30 pies.

Foto: ALBERTO D. PÉREZMás rara que la apariencia y el olor
 del Noni es la larga historia de
 sus usos medicinales.

Estudios científicos le atribuyen 101 efectos benéficos sobre el cuerpo humano, por lo que ha revolucionado el desarrollo de los productos naturales en su aplicación nutritiva y terapéutica. Ofrece una mayor calidad de vida, ya que sus extractos aportan elementos con propiedades inmunoestimulantes, antihipertensivas, antinflamatorias, antipiréticas, antistamínicas, antibacterianas y analgésicas. Investigaciones realizadas en Japón y Hawai apuntan que la presencia de un agente anticarcinógeno en la planta puede neutralizar el avance de ciertas neoplasias (cáncer) en una etapa temprana de la enfermedad.

"Los productos del Noni no son medicamentos, sino suplementos alimentarios, reconstituyentes o regeneradores a nivel celular que unidos a otros medicamentos cooperan en la mejoría o cura de algunos padecimientos". Así define el doctor Isidoro Scull a los derivados de la planta que bajo su guía se obtienen en el Laboratorio de Productos Naturales, ubicado en el Politécnico Agropecuario Villena Revolución.

El también especialista en Medicina homeopática e investigador principal del estimulante PV-2, asegura que ya Cuba acumula buenos resultados en la aplicación terapéutica del Noni que se está desarrollando en todo el país como un subproducto de la agricultura urbana. Hasta el momento 2 500 personas, con ayuda de este complemento nutricional, han mejorado sus padecimientos, e incluso, rebasado diversas dolencias de pronóstico fatal. Los productos que se les administran son jugos, pastillas y cápsulas derivadas de la fascinante planta, todos debidamente certificados, pero aún están en etapa de observación con el fin de determinar las variables necesarias que permitan en un futuro registrar un medicamento acorde a las normas que exige el Ministerio de Salud Pública.

Los primeros estudios del Noni datan de 1848, y tenían un fin comercial, el de encontrar tintes naturales para ropa de color amarillo y rojo. En los años cincuenta del siglo XX comienzan las investigaciones médicas. La fruta del Noni podría convertirse en un efectivo agente curativo.

Para analizar las perspectivas del uso nutricional y terapéutico en Cuba de las plantas del género Morinda, se desarrollará el próximo 27 de marzo en la capital el Primer Taller Nacional. Entre las temáticas que abordará figuran: Estudios toxicológicos, Elaboración de productos, Patentes y Comercialización, y se proponen como objetivo fundamental relacionar a los estudiosos de la materia para intercambiar experiencias y llegar a acuerdos que permitan obtener mejores resultados en las investigaciones que se realizan en el país.

   

SubirSubir