Testimonio

Muy señores míos:

Voy a ser lo más breve que pueda. Hace muchísimo tiempo que tengo ganas de expresarles mi apoyo y creo que mediante su diario puede servir, es una necesidad interior de expresarme y felicitarles.

Tengo 55 años y mi nombre y apellidos vienen en mi correo. Nací en una familia bien acomodada, a pesar de ser de clase alta los castigos y reprimendas eran grandes porque yo me relacionaba y tenía amistad con los más desfavorecidos, pasó mi vida y a pesar de vivir muy bien, yo no era feliz, nunca comprendí porqué los de abajo no podían subir ningún escalón y que uno comiera ternera y otro patata.

No me extiendo, solo decirles que son ustedes los que tienes la razón, tienen la verdad, el mundo sería mejor si hubiera mil Cubas.

No me moriré sin visitar su País, es mi intención, aunque llevo 20 años intentándolo, el viaje es muy caro y siempre lo que puedo ahorrar para viajar al final lo tenemos que destinar a otra necesidad imperiosa.

Siempre he querido visitar su país al amparo de Fidel, paseando por la Habana y oliendo y sintiendo su magnitud.

Discúlpenme por éste escrito, puede que ni lo lean, pero ha sido muy beneficioso para mí el expresar.

Algún día, cuando sea, no importa cuando, lograré ver cumplido mi sueño, ¿se creen que llevamos ahora dos meses sin salir para no hacer gasto mi mujer y yo para guardar en la hucha de Cuba?

Seguramente, al final, lo guardado, como siempre, irá a otra necesidad imperiosa. Pero da igual, empezaremos de nuevo por enésima vez y seguro, segurísimo que iremos. Somos jóvenes y su País siempre estará ahí.

Muchas gracias por su atención, reciban un cordial saludo

José María García-Arrazola García

Anterior

Siguiente

   

SubirSubir