Publicada el 27 de julio de 2012

Opinión de la Empresa de Restaurantes de La Habana

El pasado viernes 13 tuvimos la oportunidad de leer un artículo titulado "¿EFICIENTES O EFICACES?", del periodista Félix López, y para nuestra sorpresa se señala como ejemplo de una entidad supuestamente fracasada en su propósito a la Empresa "Restaurantes de Lujo". A todas luces, el periodista no conoce la Empresa y estoy en el deber de responderle, antes que todo por el malestar de muchos trabajadores fundadores o de largos años en la entidad, que con gran sentido de pertenencia han permanecido en sus puestos de trabajo pasando por lógicas dificultades de los años del periodo especial, pero quizás también por los reconocimientos recibidos han logrado amar el lugar donde laboran.

Estoy en el deber de comenzar diciéndole que la Empresa surge en el año 1973 como un proyecto de la máxima dirección del país, a partir de dos Empresas existentes con similares propósitos (Restaurantes 1 y Restaurantes 2) y, efectivamente, se aspiraba a la excelencia y máxima profesionalidad en el servicio gastronómico en Restaurantes emblemáticos de la Ciudad, que algunos fueron inaugurados hace casi 6 décadas con elementos constructivos y de confort que han costado mucho trabajo mantener después de más de medio siglo.

Quizás el nombre de "Lujo" fue muy comprometido y en eso coincidimos porque aunque tenemos instalaciones que sí pueden mostrar "Lujo" en el amplio sentido de la palabra (Monseigñeur, Emperador, Centro Vasco, Hurón Azul, Trastevere, la Giraldilla, por citar algunos ejemplos), en otras se ofrece un servicio mucho más ligero, rápido e informal. Mucho más debe decirle que con el decursar de los años, la Empresa fue diversificando sus servicios y que por el alto compromiso social con el pueblo capitalino y todos los cubanos, estamos presentes en casi todas las actividades sociales y políticas de la Ciudad, tanto masivas como de protocolo; es por ello que en los Planes de Verano, Ferias del Libro, Carnavales, la presencia de la Empresa se ha hecho casi imprescindible.

Estamos convencidos que la excelencia en el servicio y la esmerada profesionalidad no la hemos logrado en todas las unidades y de hecho lo discutiremos con fuerza, una vez más, en todos nuestros colectivos, pero acaso sabe el periodista:

—Que somos la única Empresa de gastronomía especializada en el país en Perfeccionamiento Empresarial, categoría otorgada en el 2007 y mantenida hasta el presente.

—Que participamos regularmente en la Feria Internacional de La Habana y somos de la cadena que más premios y menciones obtenemos en el Festival Gastronómico Complementario.

—Que tenemos en nuestras instalaciones, cantineros y chefs de cocina con reiterados premios nacionales e internacionales por el desempeño de su labor.

—Que tenemos cada año más de 100 egresados de los Institutos Politécnicos de Gastronomía que complementan su formación en nuestra Empresa.

—Que participamos cada año en la Feria Internacional del Libro en la capital con una cadena importante de nuestros restaurantes y con una decorosa imagen y oferta.

—Que durante muchos años hemos obtenido la condición de Empresa Muy Destacada en la Emulación por el 26 de Julio.

Finalmente, deseo agregar que recientemente fueron dadas a conocer las conclusiones de una Auditoría Integral a la Empresa, validada por la Contraloría General de la República, donde se nos otorga la Calificación de ACEPTABLE y parafraseando al periodista, qué ironía que salga esto en el periódico más leído por todos los cubanos.

Estamos convencidos que el Modelo Económico Cubano exige nuevas fórmulas en la prestación de los servicios, pero no piense que en todos los llamados paladares se exhibe el excelente servicio, imagen, etc., que señala el periodista, ya tenemos experiencias de trabajadores nuestros que se han ido para dichos lugares privados y han querido regresar de nuevo a nuestras unidades, no me toca a mí evaluar el porqué.

Le reitero que no estamos exentos de errores, de falta de profesionalidad en el servicio, de chapucerías, pero que somos un colectivo de dirección y de trabajo, claros de nuestro compromiso con los capitalinos y dispuestos bajo cualquier circunstancia a resolver estas dificultades, porque además soy de los que piensan que cuando el Estado hace bien las cosas, el cliente siempre lo preferirá al particular.

Saludos fraternales.

José Ramón Zorrilla Fernández de Lara
Director General

¿Qué pasa con la electricidad?

Un comentario bastante generalizado en parte de la población conocida por nosotros del Vedado es la situación que se está confrontando desde hace varios meses con reiterados apagones de la electricidad por pocos minutos sin existir problemas de lluvia, vientos ni nada parecido.

Esta situación lo mismo sucede en horas de la mañana, tarde, noche o madrugada sin motivos aparentes y sin ninguna explicación pública por parte de la Empresa Eléctrica.

Para poner ejemplos concretos en los últimos días podemos señalar como conocidos que el día 23 de julio se fue la electricidad en cuatro ocasiones, el 24 de julio en cinco ocasiones y comenzamos el día 25 con un apagón de aproximadamente 2 minutos a las 12 y 5 minutos de la madrugada.

El día 25 se ha ido la electricidad en nueve ocasiones de la siguiente manera: en horas de la tarde en tres ocasiones y en horas de la noche en los siguientes horarios.

Desde las 9:00 p.m. hasta las 9:03 p.m.

Desde las 9:38 p.m. hasta las 9:42 p.m.

Desde las 10:35 p.m. hasta las 10:41 p.m.

Desde las 11:15 p.m. hasta las 11:30 p.m.

Desde las 11:38 p.m. hasta las 11:50 p.m.

Como es lógico imaginar, esta situación, además de causar malestar, tiene efectos negativos sobre los equipos eléctricos, principalmente electrodomésticos como refrigeradores, televisores, etc.

Los comentarios de la población se han ido amplificando, llegando incluso, al no existir ninguna explicación, a considerarse si pueden ser realizados estos apagones de forma intencional o por personal irresponsable que mal atienden sus responsabilidades.

Nos parece que existe algo extraño en esta situación y reiteramos que la población merece una explicación de la institución correspondiente

F. Velasco Bouzada

La falta de exigencia genera parte de las indisciplinas sociales

Parte de las indisciplinas sociales que se generan en la capital cubana surge por falta de exigencia de algunas instituciones estatales al no hacer cumplir lo que está establecido diariamente y que cada cual debe hacer en su puesto de trabajo. De una u otra manera, todo servicio o tarea está relacionada con la población y todos somos parte de la población.

Está ocurriendo, desde hace varios meses, que el horario de abastecimiento de agua a las diferentes zonas no se cumple en los horarios previstos y anunciados por las correspondientes direcciones de acueductos en la ciudad.

Concretamente en el barrio Los Pinos, de Arroyo Naranjo, inicialmente el agua comenzaba a llegar sobre las 6 de la mañana, unas veces a las 7 y ya lo mismo llega a las 8, que a las 9, que a las 10 y a veces a las 11 hay que empezar a llamar a Acueducto para saber por qué no hay agua todavía.

En Los Pinos el agua llegaba en días alternos y hace más de un año que nos corresponde cada cuatro días. Se comprende la situación crítica relacionada con el abasto de agua a la ciudad, pero nada justifica que la población sufra por la informalidad de determinadas personas responsabilizadas con cumplir con el horario previsto. Hay que tener en cuenta que desde que empezó la crisis con el abasto de agua por la depresión del manto freático que surte a la capital, a este barrio, como a otros del municipio, les llega el vital líquido cada cuatro días y se escucha a diario a muchas personas quejarse de que aún no han salido para su centro laboral porque no ha llegado el agua.

Todos sabemos bien que cuando falta el agua surgen diversos problemas no solo en casa, sino también en instituciones como el policlínico, círculo infantil y las escuelas, y por ello muchas madres no pueden asistir a sus puestos de trabajo por dicha carencia. Cuando se corre el horario para mi barrio, lógicamente, se tiene que correr para otros lugares donde también tiene un tiempo determinado para el bombeo. Entonces hay obligación de cumplir con la hora establecida.

Las roturas no siempre son las verdaderas causas de que no haya agua, sino falta de responsabilidad empezando por los que tienen por tarea diaria exigir por un servicio vital para la población y los servicios en general.

El lunes 23 de julio a las 9:25 a.m. llamé al municipio del Partido en Arroyo Naranjo y me atendió eficientemente una compañera que me dijo llamarse Rosa María, la cual estaba de guardia, llamó al gobierno y a las 10:30 a.m. ya estaba llegando el agua a Los Pinos. Me pregunto ¿por qué no habían puesto el agua aún si no hubo ninguna rotura? Sé que esto no es tarea del Partido, aunque, afortunadamente, al Partido nada le es ajeno. Esto es tarea del Consejo de la Administración Municipal que tiene un Puesto de Mando encargado de controlar lo que diariamente se hace o deja de hacer en el municipio.

No es necesario que cada vez que debamos recibir el preciado líquido haya que estar llamando por teléfono a ninguna autoridad para recordar a alguien que nos toca el agua. Allí es donde la población se va a quejar cuando no se cumple con lo establecido o algo le perjudica. Hay que tener mucho cuidado con dejar espacio para las masivas quejas de la población, mucho más con asuntos vitales.

El compañero Raúl aboga con toda razón por la exigencia de responsabilidad sistemática diaria sobre cada institución para que cumpla con su objeto social. Esto es ley para vivir con orden y disciplina.

E. Rodríguez Rivera

Que las cartas no queden solo entre el periódico y los implicados

Yo me pregunto, ¿las administraciones no leen nuestro periódico Granma? Hay cosas que se pueden aclarar, por lo simples que son, que en mi modesta opinión, dan pena hasta de publicar, pero hay otras que tienen tanta importancia, que se hace imprescindible la opinión de un ministerio.

Este medio, muy útil, que ha utilizado el periódico Granma para plantear las opiniones de la población, no puede quedarse solo en los implicados, sin contar que me parece que muchas veces el Partido debiera exigirle más a las empresas y ministerios cuando reaccionan ajenos a lo que plantea la población.

Me parece que es muy buena la intención de publicar las tantas cosas que deben ser publicadas, para que la población vea reflejados sus problemas, pero son reiterativas las cosas que se plantean en la sección: y son tan apremiantes los problemas ahí planteados, que leyéndolos, el lector se pregunta: Independientemente a la respuesta de alguien, ¿qué hace el Gobierno ? Hay cosas que son obvias, que no pueden esperar.

¿Por qué tengo que ser yo, quien le escriba a Granma para resolver un problema, tan sencillo, como que "el pan de la población, en muchos lugares, llega fuera de peso" y provocar un intercambio de cartas, que solo ocupan espacio en el periódico y que todos mis vecinos lo dicen a gritos, que los que dirigen en la comunidad parecen no percibir?

Sin quitar importancia a la sección Cartas a la Dirección, debemos asumir que son las entidades las responsables de tanta indolencia.

R. Sequerella Pola

Por una capital limpia y ordenada

Suscribiendo en su totalidad lo expuesto el pasado viernes 20 de julio en este mismo espacio por parte de L. Soto González bajo el título "La política hacia las indisciplinas sociales debe ser más drástica y sistemática", podrían haberse agregado algunas etcéteras más como es el caso las palabras obscenas que niños, jóvenes y mayores de ambos sexos, sin pudor alguno, lanzan en cualquier lugar y momento no importando la presencia de otros niños y niñas, mujeres, o ancianos y hasta de agentes de la PNR, sin que haya un requerimiento social o punitivo que dé al traste con tamaña falta de respeto.

En estos dos últimos meses he tenido la necesidad de moverme a diario por el centro de mi Habana y ver el terrible panorama que estamos mostrando. El cubano siempre fue una persona limpia, ordenada en la generalidad de los casos, sin embargo, portales como los de todo Galiano, el parque Fe del Valle, los de la calle Monte, Manzana de Gómez, Prado y tristemente los que rodean el Museo Internacional de Artes Decorativas, presentan un grupo de personas alcohólicas, prácticamente desfallecidas y tiradas a pleno día en esos lugares, sin que las autoridades correspondientes le busquen una solución definitiva al problema. Me he dado cuenta de que siempre son los mismos rostros de estos elementos antisociales.

En una ocasión me dirigí a dos infantes de la PNR, al ver un dantesco cuadro de una mujer muy joven, sucia y totalmente borracha tirada a lo largo del portal de Galiano y casi Zanja. El compañero me expresó que la había acabado de sacar de la tienda y que buscaba cómo lavarse las manos, que ellos habían conducido varias veces a esas personas y al otro día ya estaban de vuelta. No obstante, oyeron mi reclamo y dio parte por su medio de comunicación.

Hay una pareja que tiene "instalada su casa" en el portal de la Peletería de Galiano y Reina y no pasa nada. He visto a extranjeros tirándoles fotos, en lugar de fotografiar tantas bondades y cosas bellas que hay en nuestra ciudad. ¿Qué responsabilidad social y penal tiene la familia de estos elementos?

Junto a esta situación está también, la generalizada, profunda, y extendida falta de higiene en todos esos portales, donde la fetidez que genera el orine y excremento de personas y animales hace imposible pasar por ellos.

Pregunto:

1.-¿No se puede obligar mediante alguna norma jurídica a los negocios estatales y no estatales a limpiar diariamente su frente y velar por su cuidado;

2.-¿No pueden destinarse unas cuantas pipas de agua para cada día, al amanecer, junto a los trabajadores de comunales, baldear los portales más céntricos, incluidos los citados más arriba (pisos y paredes)?

3.-¿No pueden poner un grupo de inspectores en función de sanear esta situación a través de fuertes multas.

4.-¿No podemos desarrollar conciencia en los ciudadanos de la capital para mantenerla a la altura de lo que somos y representamos?

Esto no tiene nada que ver con las limitaciones que nos impone el bloqueo, es un problema de falta de vergüenza y orgullo nacional; ello es responsabilidad directa de aquellos órganos que tienen que velar por el ornato público; sigamos siendo un pueblo no solamente patriótico, instruido, y laborioso, sino también limpio y ordenado, que podamos mostrar una cultura integral.

S. López Briel

Una reanimación inconclusa

Desde hace varios años se lleva a cabo en Pinar del Río una actividad que considero es importante en lo que a la reanimación de nuestros pueblos y ciudades se refiere, con acciones encaminadas a devolver a plazas, calles, parques, áreas verdes y edificaciones en general, su funcionabilidad, confort y belleza, lo cual sin dudas repercute en su entorno y por ende es recibido por la población con mucha aceptación, máxime si se tiene en cuenta el esfuerzo que en el orden de los recursos materiales y financieros deben ser destinados a este empeño por parte del Estado.

En el año 2011 le correspondió dicha reanimación al reparto Pedro Raúl Sánchez de la ciudad de Pinar del Río, en el cual vivo, y como casi siempre pasa, el trabajo comenzó lentamente, pero ya para los meses de noviembre y diciembre empezaron los maratones en las distintas acciones que se realizaban con el fin de terminar la misma en saludo al 1ro. de enero. Esto trajo consigo que muchos de los trabajos no contaran con la calidad requerida, y otros no se terminaran en aquel entonces y hoy continúen esperando por ello, lo sucedido trae a mi mente lo expresado por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, en su coletilla publicada en el periódico Granma a raíz de los problemas presentados con la construcción del acueducto de Santiago de Cuba cuando dijo, y cito: "Nos hemos habituado a ser ‘expertos’ en dar reuniones, mítines, asambleas, lanzar consignas y hacer compromisos de terminación de obras como saludo a fechas históricas, que casi nunca se cumplen y en las pocas veces que se logran, han sido en detrimento de la calidad", fin de la cita.

Valorando lo dicho en aquel entonces por el compañero Raúl, considero que las mismas son válidas para este caso por las siguientes razones:

· En muchos edificios quedaron partes sin pintar, en otros solo se dio una sola mano de pintura y nos preguntamos: ¿Dónde está la destinada a estos fines?, tal situación ha hecho que la población sea reacia a su pago, con el consiguiente perjuicio económico a las entidades ejecutoras y por ende el Estado.

· Las aceras reparadas en muchos lugares ya presentan signos de deterioro, al parecer por falta de calidad en la dosificación con los materiales empleados o la utilización del cemento no recomendado para ello.

· El parque infantil, un anhelo de la población, se construyó, según publicación del periódico Guerrillero, a un costo de 50 mil pesos, y cuando llueve se convierte en un verdadero lodazal, por lo que no puede ser utilizado por los niños. ¿Quién es, o quiénes son los responsables de esto?

· En la calle que se asfaltó por primera vez, el terraplén que la sustenta al parecer no contó con el tiempo necesario de compactación y ya se observan ondulaciones, grietas y desprendimientos en sus bordes por la acción de los vehículos y las lluvias. ¿Les llamará la atención esta problemática a los que la ejecutaron?

· El parque central del reparto, conocido como "Parque de Lucas" no se concluyó y lo que se hizo no tiene calidad, siendo significativa la falta de remozamiento de sus áreas verdes y el alumbrado, impidiendo esto último la realización en el mismo de cualquier actividad nocturna. Si estaba en el plan: ¿qué se hizo con los recursos destinados a este objeto de obra?

· Los compañeros de Comunales llevaron a cabo un eficiente trabajo en el fomento de áreas verdes y jardinería, lo cual hoy se ve amenazado por el cuidado y pastoreo de caballos dentro de estas, con daños a las plantas y suciedad en las aceras por la orina y sus excrementos, sin que hasta la fecha se vean acciones concretas por parte de los organismos e instituciones que les corresponde hacer cumplir lo establecido para estos casos.

El país se ordena, hablamos con mucha fuerza de la contratación como instrumento jurídico y legal para toda obra o transacción comercial. ¿Por qué no revisar qué pasó en este caso?

P. Marín Cejas

¿Cuánto más esperar por mis documentos de Propiedad de la vivienda?

Vivo en el reparto Silvio Caro Edificio 1, Bahía Honda, actual provincia de Artemisa. Concluí el pago de la vivienda en el mes de diciembre del año 2010 y realicé todos los trámites que se solicitan para inscribir la propiedad. Para no realizar la historia, a las 8 y 40 de la mañana del 11 de julio de este año me personé en la oficina de la vivienda del municipio de Bahía Honda para saber en qué nivel se encontraba el proceso de la documentación solicitada por mí. Me informaron que ya la jurídica tenía los documentos para su revisión desde el mes de abril del año en curso, que si quería saber más que marcara en la cola pues la compañera jurídica se retiraba a tomar sus vacaciones.

Pregunto: ¿Qué otro tiempo está previsto esperar para que se terminen esos dichosos documentos de propiedad de la vivienda?, ¿tendré que esperar por más años de indolencia, de falta de profesionalidad, de amor por los demás, de respeto y consideración, o debo pagar algo más por querer adquirir el título de propietario de este inmueble que por ley me pertenece?

Este edificio fue dado habilitado en el año 1974, ya pagué por 20 años de utilización del mismo.

G. Tuttle Rodríguez

Envíe su correspondencia a:
Periódico Granma. Departamento de Atención al Lector. General Suárez y Territorial. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. Código Postal: 10699. Zona Postal Habana 6, Apartado Postal 6187 o al correo electrónico: cartasaladireccion@granma.cip.cu Teléfonos 881 9712 o 881 3333, extensiones: 143,145, 148, 177.
 

 

SubirSubir