Publicadas el 2 de septiembre de 2011

Ética médica, lo primero es atender al paciente

Hace unos 15 días, mi suegra, que vive en San Antonio de las Vegas, provincia de Mayabeque, fue a su policlínico por causa de un dolor en el pecho y allí el médico de guardia le indicó análisis de sangre. Fue al laboratorio y se encontró que no había reactivos y, sin pensar dos veces, en cuanto se sintió mejor, salió para San José de las Lajas, cabecera del municipio, donde esperaba poder hacerse los análisis de rigor. Para su asombro y aumento de su dolencia, le respondieron que no la podían atender, pues sus análisis deben hacerse en San Antonio. Ella trató de explicar por qué fue hasta allá recorriendo 18 km y alguien, que le dijeron es la jefa, hizo valer su jerarquía y repitió que eso es en San Antonio y que no es su problema si allí no hay reactivos.

La señora, de unos 65 años, regresó a su casa protestando y recordando que todos los días estamos diciendo que somos una potencia médica... pero hay algunos indolentes trabajando en la salud que dan esa imagen negativa tan criticada, pero no pasa nada en ninguna parte cuando hay maltratos.

Quise verificar con mi suegra exactamente lo sucedido para no inventar una historia y la comento porque como esta hay muchas por ahí.

Lamentablemente quienes esperan orientaciones de arriba funcionan así, para esa jefa eso es lo que está orientado o lo que ella interpreta. Algunos que dirigen piensan que todo lo que hoy se está diciendo por radio, televisión y prensa escrita es para otros y no para ellos. Me refiero a esos jefes, responsables de área, directivos en municipios y más arriba que no verifican que en su radio de acción todo funcione como es debido, mucho más cuando se trata de la atención al pueblo, a la salud del pueblo, logro social mundialmente reconocido para orgullo de los cubanos.

Al margen del maltrato recibido por la anciana, me pregunto si la Dirección de Salud del municipio de San José de las Lajas desconoce la falta de reactivos en el policlínico de San Antonio de las Vegas, y si en realidad hay reactivos ¿por qué no se ocupa todos los días de verificar si existen los recursos necesarios para trabajar en cada área de salud? Esta despreocupación agrega una gota más de cansancio a la población, ya agobiada con los problemas económicos que tenemos y que muchos comprendemos, pero que otros oportunistas aprovechan para desgajar al proceso revolucionario.

Hoy, la máxima dirección del país está reorientando y reorganizando el sistema de salud que con toda razón indica que cada paciente debe ser atendido en su área de residencia o área de salud. La anciana hizo lo correcto, pero la "batearon" con un maltrato sin consideraciones humanas. Tengo entendido que cualquier persona en cualquier parte del país puede ser atendido en cualquier centro de salud. La vida primero. Eso es ética médica, servir no importa a quién. Nadie está facultado en Cuba para no atender a un enfermo, mucho más cuando es urgente. Puede recibir una orientación oportuna, pero nunca una negación a prestar un servicio que le puede costar la vida a un ser humano. Estas cosas pasan cuando se sabe que una queja se hace, se tramita y no pasa nada, cuando más un llamado de atención, por eso evitamos hacer quejas porque muy pocos o nadie las atiende y al final nos buscamos problemas.

Me sumo a los que piensan con optimismo que a partir de la nueva provincia de Mayabeque habrá mejor atención a las comunidades, en San Antonio de las Vegas no se piensa así. Hay que acercarse y escuchar la opinión del pueblo antes de hablar y orientar. Esto lo dijo el 26 de Julio el compañero Machado Ventura en la clausura del acto por el aniversario 58 del Moncada. Yo, en nombre de muchos cubanos, diría que los jefes tienen que estar enterados de los problemas y deficiencias en su radio de acción diaria, y si no cumplen con sus funciones hay que demandarlos en privado o, si es necesario, en público.

E. Rodríguez Rivera

Mis respetos a Graziella Pogolotti

Usted, como siempre, objetiva y franca, su artículo del 21 de julio en Granma sobre el burocratismo es una pieza para estudiar. Además de lo planteado en el mismo, está el irrespeto a indicaciones, orientaciones y falta de utilización de la legislación vigente, siempre le he dicho a mis compañeros y a periodistas conocidos que nuestro país es un lujo de infraestructura, donde en la base existen instituciones de todo tipo, políticas, administrativas, sociales, culturales, educacionales etc. etc., sin embargo, en ocasiones nos da la impresión de que no funcionan y la gente recurre al envío de cartas y quejas a la prensa y a dirigentes del primer nivel.

Se habla en la TV, en la radio, en los programas especializados, donde entrevistan a dirigentes y funcionarios que dicen cosas que no se cumplen en la base y continúan los problemas sin resolver, los disgustos, la falta de credibilidad y los criterios negativos sobre algunos sectores y todo eso está ligado a la burocracia, la falta de iniciativas y el conformismo.

Usted va hoy a resolver un problema y te dicen, el compañero que atiende ese asunto está de vacaciones o está enfermo y más nadie sabe de eso, y hasta el jefe te dice que no tiene detalles, que eso lo maneja Fulano, que se incorpora tal día.

Todo eso crea un estado de ansiedad y de disgusto en los ciudadanos, y que en algunos deriva en falta de confianza en el sistema y de momento se olvidan de todas las cosas positivas que a pesar de todo les ofrece el mismo. El burocratismo tiene buena culpa de esto, hay que destruirlo.

C. Dantin Acosta

¿Por qué tanto maltrato?

En la madrugada del sábado 9 de julio en el área comprendida entre las calles 319 y 321 del Reparto Lutgardita en Rancho Boyeros, se produjo un alto voltaje cuando entró, por la línea de 110, voltaje de 220 volt. La gran mayoría de los vecinos amanecimos con los equipos electrodomésticos rotos.

Como está establecido, en 72 horas hicimos nuestro reporte a la UBE de la Empresa Eléctrica del municipio de Boyeros. Con un derroche de mala atención y educación el compañero que nos atendió, ante preguntas nuestras, nos dijo:

· No se ha efectuado el NT (palabra desconocida para un usuario que no sea del sistema) y no piensen que eso es tan rápido, aquí no hay transporte y yo soy solo para todo el municipio. (¿?)
· Esto puede durar lo mismo un mes que un año para hacer el dictamen. (¿?)
· No se les ocurra arreglar ningún equipo pues pierden el derecho. (¿?)
· Los clientes no tenemos constancia del reporte porque no existe numero ni nada parecido. (¿?)
· A la solicitud de conocer el procedimiento establecido para verificar los tiempos de reclamación, la respuesta fue: No existe procedimiento. (¿?)
· De los equipos que reporten se verá si están comprendidos en la empresa. (¿?)
·Por qué no se les ocurrió desconectar los equipos, en este país tienen que desconectar los equipos. (¿?)

Bueno yo me siento acusada, me siento anormal, con incapacidad total para el análisis, y me pregunto, ¿por qué tenemos que maltratarnos tanto entre coterráneos? ¿Acaso no estamos todos a expensas de sufrir esta misma causa? La solución no puede ser tratar de buscar la culpa en los clientes, sino analizar profesionalmente qué pasó que tantos vecinos estamos involucrados en esta situación y no se trata de un caso puntual.

La culpa no es del bloqueo, no podemos seguir permitiendo que nos bloqueen los que tienen responsabilidades para con el pueblo.

M. Herrera Barnadaz

Prevenir la ilegalidad

La verdadera existencia de una ley no es hacer que se cumpla, sino, evitar que se incumpla. Puede parecer un juego de palabras, pero lo importante no es la forma gramatical, sino, estar consciente de que lo más elemental es prevenir. La falta de prevención a la ilegalidad abre un espacio de poder a la propia ilegalidad.

La capacidad de respuesta de la PNR, la reacción oportuna ante el delito cometido, forman parte de la lucha contra las ilegalidades, pero esta lucha sería más eficiente si, ante todo, trabajamos para prevenir estas violaciones.

De otra forma, se corre el riesgo que, cuando no se actúa contra el que delinca, estos buscan cada vez una manera más ingeniosa de burlar la ley, lo que alienta a otras formas de ilegalidades. Actuar solo ante el delito que ya se cometió, hace que en ocasiones, sean los propios habitantes quienes se enfrenten a esas ilegalidades para hacer respetar sus derechos y que, a veces, van en contra de su propia seguridad personal, lo que puede traer como consecuencia un desafío a la dignidad de estas personas por otros miembros de la sociedad y, por ende, a un enfrentamiento entre los propios ciudadanos, muchas veces entre vecinos.

De modo que, si no colocamos por delante un actuar para evitar cualquier tipo de ilegalidad, esta vuelve a aparecer una y otra vez, y hasta incluso, con mayor regularidad, constituyendo un obstáculo a la tranquilidad ciudadana.

En este sentido, juegan un papel importantísimo las instituciones. No soy especialista en este tema, pero me atrevería a decir que no existe ley que no esté vinculada a un sector y, este a su vez, a una institución. Si cada una de ellas contara en su haber diario con una estrategia real y, en correspondencia, un actuar para evitar las ilegalidades, estoy convencido de que muchos de los problemas actuales serían resueltos.

No es secreto que en nuestro país, en los últimos años, ha existido un aumento de la ilegalidad. Mucho tiene que ver también la pérdida de educación en sentido general y la falta de cultura en materia de legalidad.

Estoy seguro de que lo más importante para cualquier Estado, es evitar que se atente contra la ley.

M. Santana Pérez

Pregunta de un cuentapropista

No pensé en ningún momento ser uno de los que escribiera al periódico para buscar una respuesta a mi situación actual y que quizás sea la de otros a lo largo y ancho de todo el país. Debo hacer un poco de historia para ubicarlos en el tiempo que transcurre este problema y en el cual hasta el momento el Consejo de la Administración Municipal de Jiguaní, provincia de Granma, al cual pertenece la localidad de Charco Redondo, lugar donde resido, no ha dado respuesta.

En el año 2002 ejercía el trabajo por cuenta propia vinculado a la agricultura urbana vendiendo productos del agro procedentes de parcelas y patios lo cual ejercía en la calle. En ese año se me exige que tengo que hacerme un quiosco. Me dirijo al departamento de Planificación Física del municipio de Jiguaní, hago los trámites pertinentes y se me concede la licencia para construir dicho quiosco. Lo construyo de forma rústica con madera al lado de mi casa con la dirección de Antero Fernández # 22 y continúo con mi actividad siempre vinculado a la agricultura urbana.

En el año 2009 se me exige por parte del presidente del Consejo Popular de mi localidad que tengo que reconstruir el quiosco para mejorar la imagen del pueblo, lo cual hago con medios propios haciéndolo de bloque y placa, en el mismo lugar donde estaba el otro.

Por mi desconocimiento y falta de información no sabía que el mismo debía estar aprobado por el Consejo de la Administración Municipal.

Al conocer esta situación me dirijo al administrador de la granja urbana de Jiguaní, este avala la existencia de dicho establecimiento y me otorga una carta de recomendación donde hacia constar la importancia que tenia este quiosco en Charco Redondo donde existen serios problemas con el abastecimiento de alimentos. Al llevarlo al Consejo de la Administración me encuentro con la negativa del mismo de reconocerme y por más que lo intento no acaba de aceptar este establecimiento en dicho lugar.

Al aprobarse las nuevas modalidades del trabajo por cuenta propia entre ellas aparece la figura de punto fijo para la venta de productos del agro. Pienso que ahí está la solución del problema, pero para mi sorpresa cuando voy al órgano de Trabajo para legalizar la situación del punto de venta me encuentro con la negativa de otorgar la misma pues está en manos del Consejo de la Administración Municipal y aquí está la situación: mantengo el quiosco cerrado, tuve que sacar una licencia como carretillero, creando esto un estado de opinión en la población que no comprende el absurdo de esta disposición pues me mantengo vendiendo en la calle, mientras el Consejo de la Administración amenaza con la demolición de quiosco.

Yo me pregunto, si yo poseo toda la documentación otorgada por Planificación Física municipal para dicha construcción, ¿cómo puede ser posible que se declare ilegal a pesar de todos los esfuerzos que he hecho para normalizar dicha situación y se me han cerrado todas las puertas?

C. Corrales Acosta

Sobre el ferrocarril

Me dirijo a usted con dos objetivos. El primero se trata de que recordando la crítica realizada por un compañero lector recientemente en la sección del periódico sobre la situación que se venía presentando en el tren Santa Clara-Nuevitas, donde señalaba la desorganización existente y las ilegalidades que ocurrían en dicho tren, quisiera expresar que a raíz de dicho material la situación de este tren cambió por completo. Se notó en los días posteriores en que estuvo trabajando y realizando su recorrido completo, la organización, la disciplina y limpieza con que el tren viajaba. Cabe también señalar el trabajo de los compañeros oficiales de la PNR en el apoyo ofrecido a la tripulación de dicho transporte.

Mi segundo objetivo es señalar que en estos momentos hace mes y medio se encuentra anulado este mismo tren que transporta de Santa Clara – Nuevitas, por una alcantarilla que se encuentra rota en el tramo entre Perea y Venegas. Según las autoridades ferroviarias a las que me he dirigido en las estaciones antes señaladas me han comunicado que es una pequeña alcantarilla que no lleva grandes recursos para su solución. Cabe señalar que quizás se haya pensado aprovechar dicha rotura para realizar una inversión mayor pero se debía tener en cuenta que estamos en el periodo de vacaciones y que esta ruta es utilizada por gran cantidad de pasajeros de las cuatro provincias que abarca su recorrido y que todas estas personas por lo general lo utilizan por no tener las posibilidades materiales o financieras para utilizar otros medios de transporte.

A. García

Mis seis hectáreas

Desde abril de 2010 realicé la solicitud de seis hectáreas de tierra que se encontraban ociosas con el objetivo de incrementar el ganado mayor que tengo en el patrón de un campesino con el que trabajo hace más de dos años, y también para sembrar frutales.

A partir de esta solicitud comenzaron mis visitas a la Delegación de la Agricultura de San Antonio de los Baños, provincia de Artemisa, pero no fue hasta noviembre que la Comisión Agraria acordó entregarme lo solicitado, o sea, siete meses después .

En febrero del 2011 se le dio el visto bueno. Pero todavía el 11 de julio continúo sin poder explotar las tierras que solicité; la última respuesta la recibí del Delegado el martes 28 de junio y fue la siguiente:

La Delegación Municipal de la Agricultura en San Antonio de los Baños no tiene presupuesto para pagar al Ministerio de Justicia los servicios del asesor jurídico que elabora la Resolución que me otorga las seis hectáreas solicitadas .

Y yo me pregunto ¿cuánto más tendré que esperar para explotar dichas tierras y producir leche ?

E. Quintana Suárez

Siguiendo la polémica del ruido

Estoy convencida de que al aumentarse la cuantía de las multas (previstas en un antiguo Decreto Ley) se solucione gran parte del problema, además no tengo dudas de que el aporte a la economía municipal o provincial y por qué no nacional, por parte de " los escandalosos" va a ser considerable.

Aplaudo los mensajes que a diario la prensa escrita, la radio o la TV les dedican a esta plaga, pero lamentablemente no creo que sean de interés para los causantes del mal. En su carta (15/7/11) La era de los gritos, M. Santana Pérez, plantea hacer reuniones en los edificios, yo añadiría en el CDR y asambleas del Poder Popular, centros escolares y laborales, porque a ellos asisten gran parte de las personas que hacen ruido.

Pero ese mismo compañero dice que la PNR no tiene que resolverlo todo, por el contrario yo pienso que es imprescindible la participación activa de la PNR por ser una indisciplina social grave que molesta y agrede a muchos cubanos, los cuales por lo general se resignan a este castigo inmerecido, para evitar problemas peores, porque las personas que causan ruido generalmente son instruidas pero poco o nada educadas y a veces hasta conflictivas.

Estoy en total desacuerdo con lo planteado En mucho ruido... pocas nueces, de R. Ramón López, (publicado el 22/7/11) con relación a retirar el equipo reproductor de los ómnibus y decomiso de los mismos en los boteros, una forma de hacer que además de poco educativa es bastante represiva, estamos hablando de cambiar la mentalidad (léase artículo La mentalidad frente al espejo publicado ese mismo día) y de paso me pregunto a dónde irían a parar tantos equipos de música. La situación es crítica pero... hay remedios peores que la enfermedad.

M. P. Machado

Once salideros en el acueducto de Jaruco

Mi preocupación es la siguiente: el acueducto del poblado de Jaruco tiene en estos momentos once salideros en las conductoras, los cuales deben estar vertiendo innecesariamente el 40 % del agua a la tierra. El problema es que a las 6:00 p.m. apagan los pozos por el pico eléctrico y es electricidad que se está malgastando con dichos salideros al igual que el agua que se vierte, no obstante, parte del pueblo no recibe el agua permanente y esto pudiera ser una causa.

N. Castillo González

¿Qué hacer para reparar las armaduras de espejuelos?

Tengo en mi poder varias armaduras de probada calidad que me han acompañado durante años sin tener que recurrir a ningún técnico por rotura.

En las últimas ocasiones en que he necesitado una nueva graduación, no me han aceptado estas armaduras y he tenido que comprar armaduras chinas de muy mala factura y muy débiles, las cuales tengo que estar reparando con frecuencia.

La última que tengo tiene dificultades con una pata y no he logrado que pueda ser reparada en la óptica del Cerro que es la que me queda más cercana .

En estos días me informaron que ya el técnico que se ocupaba de las reparaciones no va a brindar más este servicio.

¿Qué hacer para repararlas?

N. Rodríguez Triana

Envíe su correspondencia a:
Periódico Granma. Departamento de Atención al Lector. General Suárez y Territorial. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. Código Postal: 10699. Zona Postal Habana 6, Apartado Postal 6187 o al correo electrónico: cartasaladireccion@granma.cip.cu Teléfonos 881 9712 o 881 3333, extensiones: 143,145, 148, 177.
 

 

SubirSubir