Publicadas el 29 de mayo de 2009

Producir y ahorrar, no hay otra salida

La humanidad entera está enfrentando uno de los momentos más difíciles de su historia debido a la profunda crisis económica que vive el mundo. Los cubanos no estamos exentos de esa gravísima situación.

En un reciente artículo publicado en Granma, su Director expresaba que de no ahorrar se producirían presumiblemente de manera inevitable los apagones que tan ingrato recuerdo nos traen a la memoria. De acuerdo con lo expuesto en el comentario periodístico se desprende que, además de ahorrar, hay que eliminar el despilfarro en el que estamos involucrados casi todos.

Para nadie es un secreto que los cubanos estamos acostumbrados a que nuestro Estado dé solución a todos nuestros problemas, nos sentimos con ese derecho, y lo tenemos, que si un huracán nos derriba la casa nos sea reconstruida o seamos reubicados.

Los últimos ciclones nos produjeron daños por casi 10 000 millones de dólares. Nadie quedó desamparado. Sin embargo, es imprescindible que cada uno de nosotros comprenda que la crisis no está por venir, la crisis ya llegó y nos va a afectar a todos, sin excepción alguna.

Recibimos una canasta básica, realmente modestísima a nivel de núcleo familiar, pero no es modestísima a nivel de país, pues esa modesta canasta básica familiar tiene que ser multiplicada por más de 11 millones de personas.

Nuestro Estado subsidia la electricidad que consumimos de manera que produce energía eléctrica con combustible en gran medida pagado en dólares y nosotros la pagamos en moneda nacional, todos, los que reciben pagos en divisa o no.

A fuerza de ser sincero expreso que si los apagones vuelven a destrozarnos las noches, cuando tenemos asegurada una capacidad de generación superior a la demandada, no es porque ellos quieran venir, es porque nosotros los hemos traído, desde los ministerios u otras instancias gubernamentales, pasando por grandes o pequeñas industrias hasta llegar a cada hogar cubano donde no hemos adoptado las medidas para evitarlo. En rigor hay que ahorrar combustible a toda costa, desde el que tiene un vehículo oficial hasta el obrero que ve encendida las luces de su centro de trabajo a plena luz del sol o un equipo eléctrico conectado innecesariamente.

Si tuviera que explicarle a un niño de sexto grado la gravedad de nuestra situación financiera, conforme a mis menguados conocimientos en la materia, le diría que en los últimos meses hemos estado ganando 22 pesos y gastando 78. ¿Alguien puede sostener esa situación? Se trata de un desequilibrio descomunal en medio de una situación dramática.

Una cosa es imprescindible hoy día: hacer entender a cada cubano de todas las edades la impostergable necesidad de ahorrar y estar conscientes, además, de que no solo nos pudiéramos ver afectados por apagones. Podemos enfrentar otras situaciones difíciles, incluso con la alimentación.

Estamos a unos días del inicio de una nueva temporada ciclónica que no sabemos las sorpresas que nos traerá y para la cual debemos estar preparados, quienes dirigen determinados recursos están obligados a asegurarlos y protegerlos, si a quien corresponde esa tarea no lo hace, sea quien sea, alguien tendrá que actuar. El Estado cubano es cada uno de nosotros.

También viene sucediendo con reiteración que los productos que exportamos bajan de precio y los que importamos aumentan.

Insisto que en cuanto al ahorro las medidas deberán ser exigentes a todos los niveles para lograr, de una parte, el uso racional de los recursos y por otra que se eleve la producción y se acabe de reducir la importación de productos; que la tierra más hermosa que ojos humanos vieron pueda producir.

A. R. Velásquez

La isla del coco "seco"

Ante todo deseo que reciban mis saludos. He seguido con bastante frecuencia esta sección y aplaudí la idea de reflejar en la prensa los problemas que por lo general suceden en nuestra sociedad y les escribo para citar uno de estos "problemas", que me han llamado mucho la atención. Hace unos días visité el parque temático "La isla del coco", con unos amigos y sus hijos, cuando llegamos nos encontramos con la sorpresa de que solamente estaban funcionando 4 o 5 aparatos, de los cuales algunos tenían partes rotas. Al ver esto me pregunté: ¿Cómo es posible que esta idea tan buena de nuestro gobierno se deje destruir en tan poco tiempo? ¿Por qué no le dan mantenimiento a los equipos de forma sistemática, para que estas cosas no sucedan? Pienso que si se logró brindar un buen servicio en las cafeterías, con variedad de ofertas en moneda nacional, ¿por qué no se puede brindar el mismo servicio en el corazón del parque: los aparatos?

Yo aún no tengo hijos, pero deseo que cuando los tenga ellos puedan disfrutar de este parque en su totalidad, y no se convierta en "La isla del coco seco".

I. M. Socías

¿Tendremos que esperar por los barcos para que el pueblo se pueda alimentar?

Somos productores de arroz popular:

Cómo podemos mirar hacia la tierra y no hacia el barco importado, cuando existimos tres compañeros con las resoluciones y el certifico de las tierras desde diciembre a marzo, además de tener todos los medios necesarios para ponerlas a producir. Ya existiera una parte en producción, solo existen alrededor de 200 cordeles que gracias a la lluvia vienen naciendo. Hemos visto desde diciembre al jefe del Distrito, jefe de la Granja Geocuba de Nuevitas y Guáimaro, la compañera del Registro de las Tierras de Camalote casi a diario, al compañero que atiende las tierras en Guáimaro a parte de llamarlo por teléfono, al Jurídico de la Agricultura Municipal, al Delegado de la Agricultura del Municipio, al del Sector Campesino de la zona y no se resuelve el problema.

¿Se nos vencerán los documentos en las manos? Porque al paso que va, 10 años serían pocos para solucionar el problema. ¿A quién o dónde habrá que ir, ver o llamar para que se resuelva? ¿Tendremos que desistir y comenzar en el mundo desagradable de los vagos o incorporarnos al negocio ilícito y no al trabajo como lo necesita el país?

¿Dónde está el programa de popularización del arroz, o tendremos que esperar por los barcos para que el pueblo se pueda alimentar?

Esperamos que alguien nos dé una respuesta de solución no de espera, todos dicen al ver los documentos y conocer el problema que tenemos la razón, pero, ¿cuándo la solución?

G. Aguilera Vila, E. Aguilera Vila y J. Montejo León

¿Agua en exhibición?

En la tarde del viernes 8 de mayo, a la salida de mi centro laboral me dispuse a recorrer varias tiendas con mi mamá en busca de un regalo para ella, ya que estaba próximo el día de las madres. Estaba buscando un frasco de colonia de la línea Natural de Heno, que es amarilla, y lo único que mi madre deseaba. Al pasar por la tienda Casa Mimbre cita en la calle Monte, municipio Cerro, vi la colonia en exhibición y entré.

Subí al segundo piso, donde se encuentra la perfumería, marqué en la cola y cuando había avanzado me puse a mirar en los mostradores y nada, no estaba. Le pregunté a la cajera y me explicó que solo quedaba el de exhibición, que buscara a Yanet, la comercial, y que ella me hiciera el favor de abrir la vidriera y así lo podía adquirir. Estuve un buen rato de arriba para abajo buscando a la comercial, hasta encontrarla. Le expliqué que había buscado en muchos lugares la colonia y que solo allí estaba. Su respuesta, muy sonriente, fue: eso es agua, es una iniciativa que hemos tomado nosotros aquí, eso es solo agua.

Se lo comenté a mi mamá y me dijo que ella quería oler el agua, comprobar que fuera verdad porque delante de ella la dependiente me había dicho que me lo podían vender. Fui en busca del gerente, no se encontraba y me atendió el gerente adjunto. Le expliqué lo que sucedía y el deseo de mi madre de oler el agua y me dijo que eso lo enviaba Suchel como muestra junto con el paquete. Es decir, ya no era una iniciativa del colectivo de trabajadores de Casa Mimbre, sino de Suchel y agregó que mi madre era una majadera.

Le expliqué que si era cierto no podía estar en exhibición algo que no podrían vender, ni en esa tienda ni en ningún comercio, ya sea en Moneda Nacional o Convertible y que no tenía derecho a decir que mi madre es una majadera.

¿Por qué tengo que soportar un maltrato de esa manera?, además, ¿quién tiene la razón?: ¿la cajera que afirma que se puede vender? o ¿la comercial diciendo que el agua es iniciativa de ellos? o ¿el gerente adjunto conque es iniciativa de Suchel? ¿Por qué tienen a la venta cosas que no existen? ¿Hay alguna razón para ofender a algún cliente que busca una respuesta cuando no está convencido?

M. Duany Callaba

Juguetes para niños: ingeniosidad con responsabilidad

El artículo "El futuro comienza hoy", del periodista Joel Mayor Lorán, publicado el 3 de abril, resultó muy oportuno, tanto por el tema específico que trata, como por todo lo demás que influye en la formación general de nuestros niños y adolescentes.

Actualmente, las instituciones pertinentes y la sociedad cubana han mostrado su preocupación por el estado actual de la educación, la instrucción y la formación de valores en nuestros infantes y jóvenes.

Es una problemática que se trata multisectorialmente y no debe descuidar una sola variable, pues está en juego el futuro funcionamiento estructural y superestructural de la sociedad.

La arista de los Círculos de Interés y de la formación vocacional, Joel la desgrana muy bien. Nuestra prensa ha analizado, quizás no con la pertinencia que se espera, otras variables importantes que inciden también en esta problemática, como la familia y la sociedad y dentro de esta última, el rol de la escuela. Institución insustituible, llamada a educar e instruir, pues de la calidad de la semilla que sembremos hoy en nuestras escuelas primarias, secundarias y politécnicas, dependen las características de los frutos que recogeremos mañana. Reflejo de esas mujeres y hombres será, entonces, la sociedad cubana en el porvenir.

A tenor con estos debates sociales quiero referirme, de manera general, a los juguetes que utilizan nuestros niños. Nadie puede negar hoy el papel del juego en la formación física y espiritual de los infantes y adolescentes. Por ello, en medio de nuestros planes de reforzamiento de los valores humanos en nuestros hijos, debemos detenernos en esto.

Además de que los precios y surtidos no se ajustan a la realidad actual, hay que señalar que muchos juguetes le hacen el juego al pensamiento neoliberal y pseudocultural, que nos impone sus héroes y símbolos y los posiciona en el imaginario infantil, no solo mundial, sino también cubano.

Para enfrentar con tino esta situación, sugiero retomar experiencias anteriores, adaptarlas e impulsar, entre alternativas locales, provinciales y nacionales, una industria del juguete que además de llevar nuestra impronta, sustituya importaciones. No faltarán los escépticos que se escudarán en la falta de recursos, pero, pregunto: ¿Acaso sería muy caro producir juegos de mesa al estilo de Deuda Eterna, de aquellos de estrategia militar exquisitos que conocí en la SEPMI, juegos de ensamblaje, juegos de ajedrez, damas u otros de mesa bien pensados, llamativos, que estimulen el ejercicio intelectual de manera creativa y amena y que, además, entretengan, recreen, enseñen y eduquen?

¿Por qué este tipo de juguetes, como los que conocí en mi infancia, no se producen o de lo contrario, no se venden a precios más modestos?

Mientras no cubramos nuestras brechas en esta área, serán ocupadas con juegos como Monopolio, Lotería, etcétera, creados por particulares, quizás hasta ilegalmente, y vendidos a precios más accesibles en nuestros pueblos y ciudades, que solo un ingenuo o un ignorante diría que no crean valores. Sí, los crea, pero no aquellos que deseamos, al igual que los videojuegos, tema que debemos continuar estudiando por sus previsibles consecuencias.

Soluciones hay muchas, talento también, solo se trata de tomar conciencia de los problemas que enfrentamos y darle curso a la ingeniosidad con responsabilidad. Unidos podemos.

O. Rafael García Lazo

Sin aliento ante un trámite

Ante todo un saludo a todo el colectivo de Cartas a la dirección por esta posibilidad que le dan al pueblo de expresar sus quejas, críticas y sugerencias.

Siempre he sido un asiduo lector de esta sección y sinceramente les confieso que nunca imaginé que iba a escribirles, pero lo que me ha sucedido realizando unos trámites legales me dejó sin aliento. El día 22 de mayo pasado me dirijo hacia las oficinas "UNIFICADOS DE LA HABANA" en 29 y 36, Playa, a solicitar la Certificación Literal de Nacimiento de mi esposa y mi suegra. Al llegar me encuentro una cola bastante grande y decido hacerla porque, como era para solicitudes, el servicio era bastante rápido. Cuando me corresponde mi turno soy atendido por un joven muy correcto y ágil en su trabajo que inmediatamente recoge los datos de mi esposa y me da un papelito con el supuesto día de recogida y llega mi primer asombro, la fecha de recogida era para el 10 de septiembre. Le pregunto ¿tanto tiempo? sí, ese es el tiempo para la entrega, me responde. Disciplinadamente acepto porque imagino que es la orientación que tiene ante estos casos. Una segunda pregunta ¿en el caso de mi suegra que nació en el Cristo, Santiago de Cuba, cómo es el trámite de su certificación literal de nacimiento? Debe hacerse en Santiago de Cuba, por teléfono ya no se hace, la única manera es viajar a Santiago o que algún conocido allá le haga la solicitud, contesta.

¿Es justo que se demoren casi 4 meses para entregar una Certificación Literal de Nacimiento? ¿Es tan complicado realizar este documento? Estamos conscientes de que hay una carga muy grande de solicitudes de documentos a estas instituciones, la cual puede provocar una demora en la entrega de estos, pero pienso que se deben buscar alternativas para brindar un mejor servicio a la población y evitar maltratos al pueblo, pues las demoras de un servicio son también una forma de maltratar.

En cuanto a la Certificación de mi suegra. He tratado de buscarle una razón lógica a esta situación y no se la encuentro. Cómo es posible que no se pueda hacer el trámite de la Certificación Literal de Nacimiento desde la provincia en que se vive. Mi suegra lleva viviendo en Ciudad de La Habana unos 60 años, no tiene familia en Santiago de Cuba, ¿cómo hace su solicitud? ¿Tiene que viajar entonces a Santiago, hacer la solicitud, volver para la Habana y esperar que llegue el día del turno de recoger los documentos, volver y regresar? ¿Cuánto sería el costo de viajes y hospedajes?

Estoy seguro de que muchas personas están en nuestra misma situación y espero que mi carta tenga una respuesta, que aunque no solucione nuestros problemas, por lo menos nos explique las razones de estas medidas. Pienso que es nuestro derecho como ciudadanos.

J. L. Fernández Peña

Sobre el estímulo a los profesores de las SUM

Sin tomar mucho espacio deseo plantear un problema que ha afectado a los profesores en la Sede Universitaria Municipal de Bejucal, pero que me parece que también afecta a los de otras Sedes Municipales.

Resulta que la Dirección de la SUM recibía la indicación de rebajar el 6% del Presupuesto Salarial. Esta medida ha afectado a todos los profesores de esta Sede. No es la primera vez que sucede, ya en años anteriores se han aplicado medidas iguales, y hay profesores con más tiempo que yo laborando, que han comentado que esta es la cuarta vez que sufren rebaja salarial (yo la he sufrido dos veces ya). Ante esta medida, desgraciadamente, hay profesores que no desean continuar impartiendo conocimientos, porque plantean que ya la remuneración no cubre los esfuerzos de preparación, horas clases, tutorías, etc. Recordar que no somos profesionales de la educación en el sentido directo de la palabra, trabajamos en otros centros, con grandes responsabilidades también, y todos los esfuerzos encaminados a lograr el desarrollo educacional de las Sedes Universitarias, es ocupando nuestro tiempo libre en nuestra preparación y en la transmisión de esos conocimientos.

Si hace poco la dirección del país hacía un llamado para la incorporación a las aulas hasta de los maestros retirados, cómo es posible que se afecte tan directamente el salario de los que han dado ese paso.

Conocemos la situación actual de la economía cubana, los momentos que estamos afrontando, el llamado al ahorro como fuente directa de ingreso pero me parece que el ahorro debe estar dirigido, principalmente (fíjense que digo principalmente, porque nada está exento de ahorrarse) a disminuir los consumos, primero, de aquellos renglones que tenemos que importar (petróleo, acero, piezas de repuesto etc., o sea, materiales que cuestan divisas), segundo, de aquellos que debemos disminuir su consumo para aumentar las exportaciones, y así sucesivamente. Ahora bien, me parece que afectar el salario, que al final va a tener de destino el mercado nacional, me parece un poco descabellado. De que el presupuesto haya que disminuirlo en un 6%, está bien, pero cuántas partidas constituyen un presupuesto para que sea el salario lo afectado. Estoy seguro de que la indicación de disminuirlo en esa proporción está más bien dirigida a renglones como la electricidad, las comunicaciones, el combustible, reparación y mantenimiento, materiales, piezas de repuesto, y no disminuir directamente ese por ciento en las nóminas.

Entonces, qué puede estimular que profesionales que trabajan jornadas a veces de más de 8 horas diarias, se incorporen al magisterio. Me siento orgulloso de que muchos en el pueblo ahora me llamen profesor, pero también necesitamos un estímulo como el del salario.

G. M. Tirador

Envíe su correspondencia a:
Periódico Granma. Departamento de Atención al Lector. General Suárez y Territorial. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. Código Postal: 10699. Zona Postal Habana 6, Apartado Postal 6187 o al correo electrónico: cartasaladireccion@granma.cip.cu Teléfonos 881 9712 o 881 3333, extensiones: 143,145, 148, 177.
 

 

SubirSubir