Noticias...

Tributo de Benedicto XVI a la Virgen de la Caridad en el Santuario del Cobre

Eduardo Palomares Calderón

foto: Juvenal BalánSantiago de Cuba.— Como anticipara en las primeras palabras pronunciadas a su llegada a esta ciudad, el Papa Benedicto XVI inició el segundo día de su visita a Cuba en el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, para rendirle tributo y "agradecer a los pies de la Madre de Dios, sus desvelos por todos los hijos cubanos".

El Sumo Pontífice fue recibido en la Basílica con muestras de cariño y respeto por residentes de este poblado, ubicado a 21 kilómetros al oeste de la Ciudad Heroica, mientras que la Steel Band, simbólica agrupación musical del lugar, interpretaba con sus instrumentos formados por bidones metálicos el Ave María de Schubert.

Después de orar en silencio frente al altar ocupado por la imagen de la Virgen y ofrecerle el cirio encendido, el Pontífice acudió a la escalinata frontal de la iglesia para saludar a los fieles congregados y dirigirles unas palabras.

"He venido como peregrino hasta la casa de la bendita imagen de Nuestra Señora de la Caridad, ‘la Mambisa’, como ustedes la invocan afectuosamente", dijo antes de trasmitirles un saludo de cariño y desear el avance del país por caminos de renovación y esperanza, para el mayor bien de todos los cubanos.

"Ante María de la Caridad —añadió más adelante—, también me he acordado de modo particular de los cubanos descendientes de aquellos que llegaron aquí desde África, así como de la cercana población de Haití, que aún sufre las consecuencias del conocido terremoto de hace dos años".

Al convocar a los campesinos y a sus familiares, a los jóvenes y a todos los hijos de esta querida tierra a seguir edificando la vida, el Peregrino de la Caridad, como ha sido denominado en esta visita pastoral, concluyó con el deseo de que mantuviéramos la alegría interior, tan característica del alma cubana.

Como en el recibimiento, a la salida del templo aguardaba la Steel Band del Cobre, interpretando ahora la pieza Virgen Mambisa, dedicada a la Caridad del Cobre. Luego de ser despedido en el Aeropuerto Internacional Antonio Maceo por las principales autoridades políticas, gubernamentales, y dirigentes de organizaciones de masas en el territorio, Benedicto XVI partió hacia La Habana.

Subir