ALBA: La justicia de los hechos

MARIELA PÉREZ VALENZUELA
mari.pv@granma.cip.cu

La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) recibió a Nicaragua como su cuarto miembro pleno en medio del júbilo por el regreso del FSLN al poder en ese país, mientras el Ecuador de Rafael Correa suma un nuevo apoyo a la integración latinoamericana de nuevo tipo.

Más de un millón y medio de venezolanos entraron al mundo de las letras.

Tal como se vislumbra, el 2007 será un año en el que los nuevos liderazgos surgidos, o ratificados en las urnas durante el 2006, continuarán con el proceso de transformación continental, mediante, en lo esencial, la unidad y la solidaridad.

Tales cambios, catalogados como el inicio de una nueva era por el Presidente ecuatoriano, tienen en el ALBA un soporte fundamental, pues la revolucionaria propuesta del presidente Hugo Chávez, que de inmediato recibió el respaldo de Cuba, y de su máximo líder, Fidel Castro, muestra resultados concretos y alentadores.

Inspirada en las ideas del libertador Simón Bolívar, el ALBA se concretó el 14 de diciembre del 2004 cuando los mandatarios de Cuba y de Venezuela suscribieron el acuerdo, en coincidencia con el décimo aniversario de la primera visita de Chávez a La Habana.

Los centros oftalmológicos inaugurados en Bolivia con la colaboración de Cuba benefician a miles de personas pobres.

Bolivia fue el tercer país en sumarse al mecanismo de integración en abril del 2006, durante un encuentro en la Isla entre los presidentes Fidel Castro, Hugo Chávez y Evo Morales.

LOS HECHOS DEL ALBA

El 28 de octubre del 2005, Venezuela sorprendía al mundo con la alfabetización de un millón 519 555 iletrados, de ellos 76 369 indígenas, con la utilización del método pedagógico Yo sí puedo y la movilización de miles de facilitadores de la patria de Bolívar.

No fue el primero ni el único de los logros cosechados por la integración que se enfrentó al Área de Libre Comercio para las Américas, la opción neocolonial que Washington preconizaba e intentaba imponer.

Sobre tales beneficios para las tres naciones, Roberto Rivas, director de América Latina y el Caribe del Ministerio de Inversión Extranjera y Colaboración Económica (MINVEC), dio a conocer a Granma que con el apoyo de Cuba se han graduado miles de venezolanos en diversos niveles de la enseñanza.

Con el mismo espíritu solidario, hasta las localidades venezolanas más humildes llegó el personal de salud de la Isla, lo cual permitió un positivo vuelco a la situación de más de 17 millones de personas atendidas desde entonces de manera gratuita en la Misión Barrio Adentro, en la que laboran miles de cooperantes.

Profesionales cubanos y venezolanos unen sus conocimientos en 270 de los 600 Centros de Diagnóstico Integral (CDI) previstos en la nueva etapa, en un número importante de las 600 Salas de Rehabilitación Integral y en 11 de los 35 Centros de Diagnóstico de Alta Tecnología, ya en funcionamiento, mientras se construye el resto.

También se mantiene en Cuba el programa de atención a pacientes venezolanos de otras patologías, que superaron los 14 000 a mediados de diciembre pasado.

Jóvenes venezolanos estudian Medicina General Integral en nuestro país, y otro grupo cursa la Carrera Integral Comunitaria en su tierra, asesorados por médicos de Barrio Adentro.

El impulso al deporte también está comprendido en el ALBA. La presencia de cooperantes cubanos de la rama deportiva avala los positivos resultados del deporte venezolano en eventos regionales e internacionales y la mejoría de la calidad de vida de la población en su conjunto.

COMPLEMENTARIDAD ECONÓMICA

Por otro lado, según explicó Rivas, se constituyeron varias empresas mixtas, como la Constructora ALBA para edificar obras sociales y objetivos económicos en Venezuela y más tarde en Cuba y otros países.

Otras entidades son Transalva (la integración del transporte marítimo); Astimarca, (reparación de buques en el lago Maracaibo); PDV-CUPET S.A. (reactivación de la Refinería de Cienfuegos) y Telesur, una televisora en la que participan varios países latinoamericanos, destinada a difundir la realidad de los pueblos del Tercer Mundo.

El sector bancario también se favoreció. Se crearon el Banco de Exportación de Cuba en Venezuela, filial del Banco Exterior de la Isla, y el Banco Industrial Venezolano en Cuba.

Nuestro país se beneficia de la compra de petróleo a Venezuela sobre las bases del Pacto Energético de Caracas, cuyos fundamentos se aplicaron en la constitución de Petrocaribe, para el suministro a naciones caribeñas con precios y condiciones de pago preferenciales.

Otro proyecto en marcha es la aplicación en Venezuela de los conceptos elaborados por Fidel sobre la Revolución Energética. Se trata, explicó Rivas, de la instalación de grupos electrógenos y la sustitución de 52 000 000 de bombillos incandescentes por ahorradores, a fin de disminuir el consumo de combustibles y convertir el ahorro en una fuente de generación de recursos.

En la Isla se ejecutan dos proyectos de desarrollo con apoyo financiero y técnico de la nación sudamericana. Uno de ellos en Pinar del Río, en las comunidades de Martí, Bolívar y Sandino, dirigido a la reanimación económica y social de esos territorios y otro en San José de Las Lajas, en La Habana, para la formación de técnicos venezolanos en especialidades agrícolas.

El funcionario precisó que durante la VI Reunión de la Comisión Mixta celebrada en Caracas, en el 2005, se aprobó un presupuesto de 834 millones de dólares para ejecutar 209 proyectos en esferas clave del desarrollo económico y social bilateral.

Mientras, en Bolivia, donde el ALBA devolvió la esperanza de una mejor vida a millones de pobres, los médicos cubanos atendieron a unos tres millones de enfermos en alrededor de un año, o sea, el 30% de la población.

Esa nación andina ya posee 20 hospitales rehabilitados como parte de la cooperación cubana y deben sumarse otros 23 este año. En la actualidad 5 000 jóvenes bolivianos estudian en nuestro país, en su mayoría la carrera de Medicina.

La Campaña de Alfabetización que se desarrolla en ese territorio desde marzo del 2006 permitirá enseñar a leer y a escribir, con la ayuda de asesores de la Isla, a alrededor de 1,2 millones de bolivianos en 30 meses.

Gracias a este proyecto de integración, Bolivia tiene preferencias comerciales con Cuba y Venezuela, país este último que donó 5 000 becas de estudio para preparar a jóvenes bolivianos en el sector de la petroquímica y entregó un fondo de 100 millones de dólares para proyectos de desarrollo en la nación andina.

EL MILAGRO DEL ALBA

Uno de los programas sociales de mayor humanismo del ALBA es la Operación Milagro, ya en marcha en varios países, que atenderá, en una década, por enfermedades oftalmológicas a 6 000 000 de caribeños y latinoamericanos, en su mayoría sin recursos económicos.

Hasta mediados de diciembre fueron intervenidos quirúrgicamente 305 930 venezolanos, de ellos 130 481 en su país, donde funcionan 13 centros oftalmológicos.

La Operación Milagro también se hizo presente en Bolivia, uno de los países más pobres de América. Más de 51 000 de sus habitantes recobraron la visión desde noviembre del 2005, la mayoría aquejados de catarata, en 11 centros oftalmológicos. Como muestra de que la integración gana más fuerza en el continente, hasta Bolivia viajaron 3 277 pacientes argentinos y 1 938 peruanos, para dejar atrás la terrible ceguera.

En Ecuador, más de 10 000 habitantes ya están operados. En conjunto, se han beneficiado en la región medio millón de personas, entre ellos 24 416 caribeños.

ALBA POR AMÉRICA

En el espíritu del ALBA, otros gobiernos de América Latina y el Caribe, de acuerdo con sus necesidades y características, se benefician de determinados programas integracionistas en sectores como la Energía, la Salud y la Educación.

En la Escuela Latinoamericana de Medicina, inaugurada por Fidel en noviembre de 1999, ya se han graduado mas de 3 000 jóvenes y estudian otros 10 000 de 28 países.

Erradicar el analfabetismo es una prioridad en América Latina y el Caribe, de ahí que en más de 15 países se esté utilizando el método Yo sí puedo, de probada eficacia en el aprendizaje.

Uno de los planes más importantes del ALBA es garantizar el desarrollo energético de la región. A fin de aliviar la crisis energética en Nicaragua, de graves consecuencias para la economía y la sociedad, ya se encuentran en esa nación los primeros grupos electrógenos adquiridos en Venezuela por ALBA Petróleos de Nicaragua (ALBANIC).

La creación de empresas regionales de petróleo, como Petroandina, Petrocaribe y Petrosur, con facilidades de pago, y el llamado Gran Gasoducto del Sur, con la incorporación de Venezuela, Argentina, Brasil y Bolivia, para lograr la liberación energética de América Latina, grafican la expansión de las ideas contenidas en esta forma de integración.

En momentos en que cambia la correlación de fuerzas en América Latina a favor de las ideas más progresistas, la unidad preconizada por el ALBA aparece como la garantía para lograr la independencia política y socio-económica por las que batallaron Bolívar, Martí y muchos otros, y da fe del cambio de época que se vive en el continente.

 SubirSubir

Servicio especial del Periódico Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba sobre la Alternativa Bolivariana para las Américas. Año 2005.

 Inicio