(18 de abril de 2011)

No engavetar la voluntad

ANNERIS IVETTE LEYVA

Miguel Sotolongo Pérez partió de Cienfuegos hacia este Congreso con un valioso equipaje. Junto con los artículos necesarios, trajo el nada ligero compromiso de representar a todos los revolucionarios del municipio de Aguada de Pasajeros.

Ahora que la cita esperada ya casi concluye, es capaz de presentir que a su regreso irá más cargado: Durante estos días de reunión, ha constatado que el mayor trabajo será el de instrumentar lo aprobado y este está por comenzar.

Según su parecer, el pueblo confía en que aquí se acordarán las vías más rápidas y justas para perfeccionar nuestra sociedad, pero será imprescindible demostrarle además que los documentos rectores no quedarán empolvados:

"Siempre hemos hablado de lo que debe hacerse, sobre la base de más o menos los mismos conceptos; hoy, simplemente, nos toca concretarlos".

Como dirigente del nivel municipal de la organización partidista, este delegado tiene sobre sus hombros la responsabilidad de ser ejemplo en el cumplimiento de lo que apruebe el cónclave. Y si como humano se equivoca, reconocerlo; y si la prensa lo refleja seriamente, aceptarlo como necesaria crítica constructiva.

"Los medios tienen un papel indiscutible dentro de la Revolución; con su trabajo, apegado a la verdad, nos fortalecen y ayudan a resolver los problemas".

Subir