Consultas  Médicas

Vejiga neurogénica

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

El Jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario General Calixto García, profesor Osvaldo Cantero Calderón, no duda en calificar de "verdadero reto" la atención médica de pacientes aquejados de la denominada vejiga neurogénica o neuropática, como se le conoce también.

Los accidentes del tránsito vienen contribuyendo al incremento de esta enfermedad.—Profesor Osvaldo Cantero Calderón.

Con visión periodística, y luego de escuchar una verdadera clase magistral sobre el tema, diría que los músculos y los nervios del sistema urinario trabajan juntos para contener la orina en la vejiga y vaciarla en el momento apropiado. En este trastorno se produce una interrupción de las vías nerviosas que controlan el funcionamiento de la vejiga, por lo que deja de contraerse y relajarse.

—¿Se conocen las causas, doctor Cantero, de esta enfermedad, o, en su defecto, factores principales desencadenantes?

—Las causas son múltiples. Te citaré, entre ellas, enfermedades como la diabetes, el Parkinson, la esclerosis múltiple; tumores en cualquier localización del sistema nervioso. Asimismo las afecciones cerebrovasculares y los accidentes que ocasionan trauma al cerebro o a la médula espinal.

—¿Es también un trastorno congénito?

—Sí, tanto debido a malformaciones de la columna vertebral, como por tumores en recién nacidos.

—Como apreciamos es una afección que se asocia en general con otros padecimientos.

—Es siempre secundaria a una lesión neurológica del cerebro o de la médula espinal.

—¿Afecta por igual a hombres y mujeres? ¿Tiene una alta o baja incidencia?

—Una alta incidencia, que ha venido incrementándose en los últimos años como consecuencia, sobre todo, de los accidentes automovilísticos y también por caídas de altura. Se presenta por igual en el sexo masculino y femenino.

—¿La vejiga neurogénica podría generar alguna disfunción en la sexualidad masculina?

—Puede dar lugar a erecciones no mantenidas que dificultan la relación e incluso causar impotencia.

—¿Cuáles son sus síntomas más comunes?

—Los trastornos urinarios como la incontinencia (expulsión involuntaria de orina) o por dificultades durante la micción que puede llegar a la retención de orina. O por las complicaciones que se pueden derivar del mal funcionamiento de la vejiga: infecciones, formación de cálculos, dilatación del sistema urinario que podría conducir a la insuficiencia renal.

—¿El diagnóstico es exclusivamente clínico o requiere exámenes complementarios?

—En lo fundamental es clínico, apoyado con un examen neurológico completo. A ello se agregan los estudios radiológicos, de laboratorio y pruebas que miden la función vesical y uretral.

—¿Cuál es el tratamiento de elección en estos pacientes?

—Estará en dependencia de la severidad de los síntomas, la causa del daño a los nervios y el tipo de disfunción, y puede ser medicamentoso o quirúrgico. El objetivo esencial de la terapéutica es preservar o estabilizar la función renal, prevenir las complicaciones del aparato urinario y proveer al paciente de una continencia urinaria socialmente aceptable.

—¿Es un trastorno curable o deviene crónico?

—En general se convierte en crónico, aunque hay un número de pacientes que son curados.

—¿Tendría alguna recomendación que hacer a personas con este padecimiento?

—Subrayar la importancia que reviste el estricto control y seguimiento de las indicaciones del especialista en Urología, a fin de evitar complicaciones derivadas de una vejiga neurogénica que dificulten entonces una buena evolución del paciente.

—¿Quedaría algo esencial por señalar?

—En general el tratamiento requiere del concurso no solo de urólogos, sino de especialistas en Neurofisiología, Neurología y Fisiatría, fundamentalmente.