Consultas  Médicas

 

 

Enfermedad de transmisión sexual

Trichomoniasis

JOSÉ A. DE LA OSA

¿Trichomoniasis o tricomoniasis?...

¿Podríamos comenzar por esclarecer el término? Se escribe trichomoniasis, pero fonéticamente se pronuncia tricomoniasis, y su denominación más común es trichomoniasis vaginal, nos aclara la doctora Lázara Rojas Rivero, especialista de segundo grado en Parasitología y Máster en Enfermedades Parasitarias Tropicales.

Doctora en Ciencias Médicas Lázara Rojas Rivero.

La también Doctora en Ciencias Médicas (PhD), Investigadora Titular y subdirectora de Investigaciones en Parasitología Médica del afamado Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, indica seguidamente que la trichomoniasis vaginal es producida por un parásito que se llama trichomonas vaginalis, que en las mujeres se localiza específicamente en la vagina y en los hombres en la próstata y la uretra. Afecta a todos los grupos raciales y estratos socioeconómicos.

—¿Es una enfermedad exclusivamente de transmisión sexual, o puede ser transmitida también por toallas, uso común de ropa interior, trusas?

—El contacto sexual es el principal mecanismo de transmisión de esta infección, y no es muy frecuente que se origine durante el baño en piscinas o aguas termales, ni por el uso compartido de ropas ni toallas. Esta forma de transmisión se denomina extravenérea y se ha producido comprobadamente en niñas y mujeres vírgenes.

—¿Es alta o baja la incidencia de trichomoniasis?

—Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la incidencia anual es de más de 170 millones de casos en todo el planeta.

—¿Podría precisar cuáles son los signos y síntomas fundamentales que se manifiestan específicamente en la mujer?... ¿Y en el hombre?

—Son más frecuentes en la mujer, y en ella se puede encontrar leucorrea, conocida como flujo vaginal, de color blanco, amarillo o verde, de aspecto espumoso y olor fuerte, sensación de ardor y picazón a nivel vulvar, irritación en los genitales, que puede llegar a provocar dolor al contacto sexual. Los hombres generalmente son asintomáticos, es decir, no presentan síntomas, por lo que se denominan "portadores sanos".

—¿Cómo se establece el diagnóstico de certeza?

—Con el empleo de un microscopio óptico es posible visualizar el parásito en las secreciones obtenidas de un exudado vaginal en la mujer y en el sedimento urinario y las secreciones prostáticas en el hombre.

—Bien entendido que el tratamiento se indicará a la pareja. ¿En qué consiste? ¿Cuánto dura como promedio?

—Aunque el hombre sea asintomático es muy importante que el tratamiento lo realicen ambos miembros de la pareja para lograr el éxito en los resultados. El tratamiento más común consiste en el uso de Metronidazol en tabletas a dosis de 250 miligramos por vía oral tres veces al día durante una semana. También puede utilizarse el Tinidazol, dos gramos en dosis única, y el Clotrimazol, 100 gramos intravaginal durante siete días, siempre mediante indicación médica.

—¿Es recomendable alguna medida profiláctica en las relaciones sexuales mientras dure el tratamiento?

—No. Las relaciones sexuales pueden mantenerse durante el tratamiento, que debe ser cumplido estrictamente.

—¿Esta infección por trichomonas originaría algún trastorno a corto o largo plazo si no se atiende adecuadamente?

—La trichomoniasis se ha relacionado con el cáncer cervical, la enfermedad pélvica inflamatoria y la infertilidad. También con un aumento en la predisposición para adquirir el virus del SIDA. En el hombre puede ser causa de inflamación de la próstata y del epidídimo, y también de infertilidad.

—¿Incluso si cursara de forma asintomática?

—Sí, puede acarrear severas complicaciones.

—¿Algún cuidado especial si la trichomoniasis se diagnostica durante el embarazo?

—En las embarazadas la infección por este parásito puede predisponer a la rotura prematura de membranas placentarias, al parto prematuro y al nacimiento de niños de bajo peso. El tratamiento en estas pacientes debe ser indicado solo por el ginecobstetra o médico de asistencia, pues algunos fármacos que se emplean para la terapéutica están contraindicados en las gestantes.

—¿Hay vías de prevención en el tema que nos ocupa?

—Son las mismas que para otras enfermedades de transmisión sexual: mantener parejas estables, uso de condón o preservativo, y en caso de infección establecer el tratamiento adecuado.