Consultas  Médicas

Síndrome del túnel carpiano

Una figura cimera de la Neurología, el profesor Santiago Luis González es el director del Instituto de Neurología y Neurocirugía del Ministerio de Salud Pública. El tema que abordamos, el síndrome del túnel carpiano, se inscribe dentro de sus actividades científicas cotidianas, pues tiene a su cargo también, como investigador titular, la dirección del Grupo de Enfermedades Neuromusculares de esa prestigiosa institución, ubicada en la barriada capitalina del Vedado.

Ante todo conozcamos, indica mi entrevistado, que el túnel carpiano o del carpo, es un espacio por donde transcurren el nervio mediano y los tendones flexores de la mano y los dedos. Dicho espacio está limitado por un verdadero anillo, constituido por los huesos de la muñeca por detrás y el ligamento transverso por delante. De ahí la denominación de túnel.

Y precisa: El atrapamiento y la compresión que puede sufrir el nervio mediano al resultar afectado ese espacio, se expresan por una serie de manifestaciones clínicas características. Como las causas que pueden provocar tal compromiso son múltiples —aclara seguidamente— a este cuadro se le denomina síndrome y no enfermedad.

—Profesor, ¿sus causas se derivan en general de la acción de trabajos manuales intensos que comporten un sobreuso de las manos?

—No siempre. No obstante, la exposición ocupacional prolongada, generadora de traumatismos repetidos, puede ser responsable del engrosamiento del ligamento transverso y de otras alteraciones de esa región que ocasionen la compresión del nervio.

—¿Pudiera deberse también a una disposición individual por una fragilidad, digamos, de nervios y músculos?

—Es posible, ya que se ha sugerido el factor congénito como responsable de la estrechez del túnel carpiano y las manifestaciones lesionales del nervio mediano son frecuentes en pacientes con neuropatía diabética o con insuficiencia renal crónica. Se ve además en mujeres sanas, sobre todo después del climaterio o durante el embarazo.

—¿Y otras causas posibles, doctor?

—Las fracturas de la muñeca, los cambios degenerativos de los huesos del carpo, la artritis reumatoide, el engrosamiento de las vainas de los tendones y en el curso de algunas enfermedades que pueden ocasionar el depósito de sustancias en el espacio del túnel carpiano o en el ligamento transverso.

—¿Cuáles son los síntomas principales de este padecimiento?

—El dolor, la sensación de ardor, pinchazos, hormigueo y adormecimiento en la mano afectada, donde también puede parecer frialdad, cambio de coloración, aumento de volumen, y en ocasiones alteraciones de las uñas.

—¿Una vez que comienzan las primeras manifestaciones, siguen un curso progresivamente ascendente?

—Por lo general las manifestaciones clínicas tienen curso progresivo, si no son corregidas las causas que provocan la lesión nerviosa.

—¿Son de alguna manera similares a los que causa la tendinitis?

—No, los síntomas y los signos que expresan la compresión del nervio mediano son diferentes a las que aparecen en las tendinitis.

—El trastorno de la sensibilidad y el dolor, ¿dónde se localizan específicamente en el síndrome del túnel carpiano?

—El dolor y las alteraciones de la sensibilidad a que hacíamos referencia tienen características muy específicas. El dolor por lo general es muy intenso en la mano, suele ascender al resto del miembro superior y no es infrecuente que aparezca durante el reposo nocturno y mejore con las sacudidas de la mano o con el cambio de posición. Las alteraciones de la sensibilidad se localizan en los dedos del medio, índice y pulgar, fundamentalmente en la cara palmar y en las últimas falanges de esos dedos en la cara dorsal.

—¿Se requiere algún examen específico para el establecimiento del diagnóstico de certeza?

—Por lo general el cuadro clínico es tan típico que permite diferenciarlo fácilmente de otras alteraciones neurológicas u ortopédicas que afectan la mano. No obstante, el diagnóstico de certeza se hace con el estudio electromiográfico y de neuroconducción.

—Este síndrome, doctor, ¿en qué edades suele aparecer? ¿Es igualmente frecuente en la mujer que en el varón? ¿Es unilateral o bilateral?

—Se ve con más frecuencia en la mujer después de la cuarta o quinta década de la vida. Es de resaltar que aun cuando los síntomas y signos son predominantemente unilaterales, lo más frecuente es que la lesión sea bilateral.

—¿Es curable o solo mitigable? ¿En qué consiste el tratamiento?

—En dependencia de la causa que origina la compresión del nervio mediano, el síndrome puede ser curable o no. Por lo general la infiltración con corticosteroides de la región carpiana suele aliviar los síntomas durante meses. Es necesario en ocasiones realizar la sección quirúrgica del ligamento transverso, lo cual permite la descompresión del nervio.

—¿Es posible establecer medidas de prevención para evitar su desencadenamiento?

—Salvo cuando el síndrome está relacionado con alguna enfermedad como la diabetes, el hipotiroidismo y otras, que necesitan tratamiento, no existen medidas definidas para evitar su ocurrencia. (2002)