Consultas  Médicas

Tuberculosis

Mundialmente la tuberculosis ha tenido un resurgir en los últimos años. En 1993 la Organización Mundial de la Salud decretó una situación de emergencia en relación con esta enfermedad. En los próximos 10 años afectará a 90 millones de personas, que se sumarán a los 1 900 millones ya enfermos. Se calcula que en ese período este mal cobrará 30 millones de vidas.

Con estos dramáticos antecedentes me acerco a un experto en la materia, el doctor Antonio Marrero Figueroa, jefe del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis del Ministerio de Salud Pública.

Esta es una enfermedad infecciosa y contagiosa, fuente de diversas manifestaciones, principalmente pulmonares, originadas por el Mycobacterium tuberculosis, que toma este nombre por las lesiones en forma de tubérculo que produce.

Lesiones tuberculosas se han encontrado en el hombre neolítico, en las momias egipcias, en cráneos precolombinos en América, lo que pone de manifiesto que esta dolencia acompaña al hombre en su desarrollo evolutivo. Hipócrates —el padre de la Medicina— la llamó tisis, por los deterioros que causaba. Por esta denominación se conoce hasta 1839 cuando el médico alemán Johann Shonlein parece ser el primero en utilizar el nombre de tuberculosis.

El 24 de marzo de 1882, Roberto Koch, médico alemán también, infoma del descubrimiento del agente causal de la enfermedad y, en su homenaje se le denomina bacilo de Koch. La OMS ha declarado esa fecha como Día Mundial de la Tuberculosis.

—Doctor, ¿qué primeros signos y manifestaciones principales nos deben hacer pensar en esta enfermedad?

—La tuberculosis presenta síntomas respiratorios: tos persistente (por más de dos semanas) con expectoración, algunas veces con sangre; y otros síntomas generales como fiebre, inapetencia, cansancio fácil, pérdida de peso y sudoraciones nocturnas.

—¿Puede pasar inadvertida?

—No exactamente. Los pacientes con tuberculosis pulmonar tienen conciencia de los síntomas, pero ocurre que no les conceden importancia y, por ello, en ocasiones acuden tardíamente al médico.

—El BCG, la vacuna que se administra al nacimiento, ¿no protege contra la enfermedad de por vida?

—El BCG produce una respuesta inmune eficaz en los niños para prevenir las formas graves de la enfermedad, que son la meningitis tuberculosa y la tuberculosis miliar (con diseminación generalizada). Por esta razón se aplica en los recién nacidos pero no protege de por vida.

—¿Siempre aqueja a los pulmones o puede también afectar otros órganos?

—La localización pulmonar es la más frecuente, entre un 80 y un 90 por ciento del total de casos. También puede ocurrir la diseminación del bacilo hacia otros órganos, dando lugar a la llamada tuberculosis extrapulmonar.

—¿Cuál es la vía de trasmisión?

—La principal es la respiratoria, por inhalación de las microgotas de saliva contaminadas y eliminadas por el enfermo al toser, hablar, cantar o estornudar. Es por ello que la trasmisión ocurre fundamentalmente entre los contactos próximos, sean familiares o no.

—¿También puede ser trasmitida a través de platos, cucharas, sábanas, toallas, objetos personales en general?

—No. La fundamental es la trasmisión aérea al inhalarse el bacilo en suspensión en las microgotas de saliva. La vulnerabilidad del bacilo a la radiación ultravioleta hace difícil el contagio en espacios abiertos o en locales bien iluminados con ventilación natural. Un detalle: el bacilo por la penetración digestiva se destruye en gran medida por efectos de los jugos gástricos.

—¿Cuál es el período de incubación? ¿Y el de trasmisibilidad?

—Un 10 por ciento de las personas en contacto con el bacilo desarrolla la enfermedad. De ellas la mayor parte durante los primeros dos años de la infección. Un enfermo no diagnosticado puede infectar hasta 12 personas al año.

—¿Es una enfermedad asociada a la malnutrición y a depresiones en el sistema inmunológico, fundamentalmente?

—Sí, estos grupos de población presentan alto riesgo de padecer la enfermedad. La malnutrición origina depresión inmunológica, como también ocurre en los pacientes portadores del virus del SIDA, en los alcohólicos y en las edades extremas de la vida, primordialmente los ancianos.

—¿El sexo ejerce alguna influencia para contraer esta afección?

—Es más frecuente en los hombres que en las mujeres, y con una mayor incidencia en las zonas urbanas que en las rurales.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

—El principal es por examen directo de esputo y cultivo.

—¿Tiene tratamiento específico? ¿Cuánto dura como promedio?

—El tratamiento, que es ambulatorio y gratuito, consiste en la administración controlada por el medico de familia de cuatro medicamentos específicos, y dura 30 semanas.

—¿Su falta de atención puede ser causa de invalidez e incluso muerte?

—En las formas graves de la enfermedad los pacientes sin tratamiento fallecen en su mayoría (alrededor de un 80 por ciento) entre los 2 y 8 años de evolución.

—¿Qué medidas desarrolla el Ministerio de Salud Pública para el control de la tuberculosis?

—Dos esencialmente: la detección precoz de la enfermedad y el tratamiento controlado.

—¿Qué piensa deben saber además personas aquejadas de esta enfermedad y sus familiares?

—Que con el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno se interrumpen las vías de trasmisión de la tuberculosis en la comunidad. (2002)